De Guindos califica de “riesgos manejables” un brexit sin acuerdo

Archivado en: 

El Banco Central Europeo (BCE) considera que la salida del Reino Unido de la Unión Europea sin un acuerdo de retirada plantea “riesgos manejables” para la estabilidad financiera de la eurozona, pero advierte de que aún hay algunas “vulnerabilidades” que podrían generar efectos más adversos, según ha manifestado el vicepresidente Luis de Guindos ante la Eurocámara.

El vicepresidente del BCE, que no dio más detalles de estos posibles efectos, indicó que la ausencia de claridad ligada al resultado del proceso de salida del Reino Unido de la UE sigue contribuyendo a “una mayor incertidumbre política” en la eurozona.

En respuestas a los eurodiputados, de Guindos insistió en que las consecuencias de un brexit sin acuerdo serían manejables pero que no van a ser “irrelevantes”.


El vicepresidente del BCE califica de baja probabilidad un escenario de “no acuerdo”


A su juicio esto se debe a que los mercados no han descontado la posibilidad de “un escenario de no acuerdo”, al que conceden una “baja probabilidad”, lo que se suma a la ralentización económica en la eurozona y a nivel global.

En este contexto, una salida desordenada del Reino Unido podría ser una especie de amplificador de los impactos negativos y las tendencias a la baja que están detrás de la desaceleración de la economía europea, explicó.

“Podemos discutir del impacto en las centrales de contrapartida, derivados, aseguradoras, pero creo que el principal impacto potencial de un ‘no acuerdo’ sería sobre el sentimiento y este sentimiento agravaría y amplificaría los elementos detrás de la desaceleración de la economía europea”, dijo de Guindos.


Un brexit sin acuerdo agravaría el proceso de ralentización económica


El exministro de Economía español subrayó que lo relevante no es tanto la reacción concreta de los mercados ante un brexit sin acuerdo, sino el hecho de que “serían malas noticias” en un momento de “fragilidad de la economía“.

“Estamos viviendo un proceso de ralentización y quizá podría ser otro factor que incluso haga difícil el repunte de la actividad que deberíamos tener en la segunda mitad del año, según nuestras proyecciones”, dijo.

La UE ha convocado una cumbre el próximo 10 de abril dado que, según lo acordado en el último Consejo Europeo, Londres debe decidir cómo desea proceder tras este nuevo rechazo y comunicarlo a Bruselas antes del 12 de abril, fecha límite para que el Reino Unido convoque elecciones europeas si necesita seguir durante más tiempo como miembro de la UE. EFECOM

Suscríbete a nuestra newsletter