Sociedad de gestión de activos provenientes de la reestructuración bancaria

Sareb perdió 878 millones en 2018, un 55% más que un año antes

En seis años ha reducido su cartera de activos financieros e inmobiliarios en 16.541 millones de euros, un tercio de los 50.781 millones que asumió

Archivado en: 

La sociedad de gestión de activos provenientes de la reestructuración bancaria, Sareb, perdió 878 millones de euros en 2018, un 55 % más que los 565 millones de un año antes.

El aumento de los costes financieros y los gastos operativos condicionaron el resultado del ejercicio, un periodo que también estuvo marcado “por la fuerte competencia que se ha vivido en el mercado institucional”, que provocó que Sareb redujera los ingresos por la venta de préstamos.

En concreto, en 2018, los préstamos inmobiliarios a los promotores sufrieron un descenso de los ingresos del 16%, hasta los 2.208 millones, según Sareb, que ha explicado que esta actividad se vio lastrada por las grandes operaciones que se llevaron a cabo en el mercado institucional y la elevada competencia.

Esta elevada competencia exige unos niveles de descuento que llegaron hasta el 70% en algunas operaciones, y que es “impensable” para Sareb.

No podemos reducir la cartera “regalando los activos a un tercero”, ha dicho el presidente de Sareb, Jaime Echegoyen.

Por ello, Sareb ha reducido de forma clara el flujo de estas operaciones de ventas de carteras de préstamos y ha optado por transformar estos préstamos en inmuebles para preservar su valor económico.

En los próximos años, Sareb seguirá priorizando la transformación de los préstamos en inmuebles al ser activos más líquidos, que se pueden vender más fácilmente, y que permitirán a la sociedad beneficiarse de la consolidación del ciclo inmobiliario, ha señalado Echegoyen.

Ha destacado que solo en 2018 se convirtieron 1.400 millones de euros de préstamos al promotor en inmuebles, y prevé alcanzar los 3.800 millones en 2020.

Sareb volvió a registrar pérdidas en 2018 pese a lograr una cifra récord de ventas de inmuebles, que alcanzó las 21.152 unidades, un 12 % más.

Por ello, Sareb ingresó más de 1.400 millones, un 19% superior.

Al cierre de 2018, Sareb generó unos ingresos totales de 3.650 millones de euros, un 5% menos.

Respecto a los gastos, los operativos alcanzaron los 697 millones de euros, el 2% más, de los que la mayoría, 204 millones correspondieron a la gestión y comercialización de los activos; 217 millones al pago de tributos y 135 millones a costes de comunidades y mantenimiento de los activos inmobiliarios.

Los gastos financieros llegaron a 658 millones de euros, según Sareb, que prevé que este volumen se reduzca hasta el entorno de los 540 millones en 2019.

Sareb ha explicado que en los seis años desde su creación, ha reducido su cartera global de activos financieros e inmobiliarios en 16.541 millones de euros, un tercio de los 50.781 millones que asumió en 2012 y 2013 de los bancos.

En este periodo, ha vendido 85.500 inmuebles y ha aprobado la construcción de 6.950 viviendas nuevas.

Los ingresos generados por estas desinversiones y por la gestión y venta de la cartera de préstamos le han permitido a Sareb repagar un 30% de la deuda que emitió para pagar la cartera de activos que adquirió a las nueve entidades que recibieron ayuda del Estado.

En concreto, Sareb ha amortizado 15.020 millones de euros de deuda.

Solo en 2018, la amortización de deuda alcanzó los 2.114 millones de euros, con lo que el volumen pendiente se sitúa en 35.761 millones.

A cierre de 2018, los fondos propios de Sareb se situaron en 2.607 millones de euros, un volumen “suficiente” en el corto y medio plazo para no plantear ninguna ampliación de capital.

Sareb cerrará la operación de venta de su socimi Témpore en mayo

El presidente de la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), Jaime Echegoyen, prevé que las ofertas vinculantes por su socimi Témpore se reciban en abril y que la operación de venta esté cerrada en mayo.

El pasado 7 de marzo, Sareb abrió el periodo para recibir ofertas vinculantes por Témpore, aunque en noviembre ya avanzó en la apertura de un proceso formal de venta que habría suscitado el interés de, al menos, cinco fondos entre los que se encontraban TPG o Ares.

Témpore, propiedad de Sareb, amplió capital recientemente, por un importe de 150 millones de euros, con el objetivo de asumir 1.769 activos inmobiliarios, incluidas 850 viviendas.

Tras esa operación, su cartera creció hasta las 2.268 viviendas destinadas al alquiler, convirtiéndose así en el tercer mayor operador del mercado del alquiler residencial español.

Con la ampliación de capital, Témpore prevé alcanzar un volumen de 325 millones de euros y el plan de la sociedad cotizada de inversión inmobiliaria es llegar a los 500 millones antes de noviembre de 2020.

Con todo ello, Témpore, que cotiza en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) se ha marcado como objetivo dar el salto al mercado continuo a finales de 2020.

Suscríbete a nuestra newsletter