La información económica de los líderes

IV Barómetro sobre clima y perspectivas de la inversión Británica en España

El brexit no está afectando a la inversión británica en España

Según Arenere, “la creciente inversión británica en nuestro país en los tres últimos años ha contribuido al crecimiento económico experimentado y a mejorar las perspectivas en la Comunitat Valenciana"

La salida del Reino Unido de la Unión Europea no está afectando a la inversión británica en España, que entre noviembre de 2017 y noviembre de 2018, alcanzó más de 3.800 millones de euros, una cifra superior a los promedios históricos anuales, tal y como arroja el “IV Barómetro sobre clima y perspectivas de la inversión Británica en España” que ha presentado el Foro de Asesoramiento Patrimonial (FAP), promovido por la Fundación de Estudios Bursátiles y Financieros (FEBF). Salvador Arenere, consejero de Intu España y miembro del Consejo de Gobierno de British Chamber ha sido el encargado de presentar el barómetro. Al Foro han asistido representantes de Andreu Barberá, Aznar Patrimonios, Azulev, Banco Sabadell, Corbalán Abogados, Edetania, Fermax, Intu Mediterrani, Led&Spa, Roma Bohorques Tax & Legal, Tressis y Uría Menéndez, entre otros.

Salvador Arenere ha destacado el compromiso que el país británico tiene con España pasando del sexto lugar en 2015 hasta ser el segundo inversor extranjero internacional, solo superado por Estados Unidos.  En cuanto a los datos del stock de la inversión del Reino Unido en España, las últimas cifras acumuladas de 2016 reflejan que se ha prolongado la tendencia creciente acumulada desde 2013. Reino Unido representa el 13,1% de la inversión extranjera total en España, con más de 49.800 millones de euros, lo que supone un aumento en 2016 de más de 6.300 millones de euros.

En palabras del consejero de Intu “la creciente inversión británica en nuestro país en los tres últimos años ha contribuido al crecimiento económico experimentado y a las mejores perspectivas en diversos sectores y regiones, entre ellas la Comunitat Valenciana”. El Barómetro apunta que desde el comienzo de la recuperación económica (2013), la IED británica se concentra en Madrid (motivado por el efecto sede), el País Vasco, Cataluña y en cuarto lugar la Comunitat Valenciana, donde la inversión en los años de recuperación económica ha sido de 120 € per cápita.

Salvador Arenere ha puesto de relieve que, pese a que en el periodo 2013-2018 se incrementó notablemente la inversión procedente de Reino Unido en la Comunitat Valenciana, que llegó a alcanzar más de un 30% del total de la inversión extranjera recibida, actualmente ha descendido hasta el 21% del total.

En su intervención ha analizado el ranking de inversión por sectores, encabezado por las telecomunicaciones, el tabaco, las sedes centrales y servicios auxiliares y en cuarto lugar el comercio mayorista. Asimismo ha revelado que del análisis de la naturaleza de las inversiones se concluye que el grueso de la inversión extranjera directa británica en España es productiva.


Casi dos tercios de las empresas británicas en España tiene previsto aumentar su inversión en España, de las que el 80% lo hará en un plazo inferior al año


En términos laborales a nivel estatal, la inversión británica es la responsable del mantenimiento de más de 187.000 puestos de trabajo directos e indirectos, lo que supone el 1% del total de todo el empleo en España.

En cuanto a las perspectivas de inversión, el estudio indica que casi dos tercios de las empresas británicas en España tiene previsto aumentar su inversión en España, de las que el 80% lo hará en un plazo inferior al año. Además, las compañías británicas consideraron en el momento en el que se realizó el sondeo, que la salida de la UE no llevaría aparejada una desinversión desde las matrices en las islas en nuestros países e incluso, un pequeño grupo reducido consideró que el brexit puede ser una oportunidad para que España atraiga más inversión desde el Reino Unido.

España, un buen lugar para invertir

Salvador Arenere ha realizado un pormenorizado análisis de la coyuntura política internacional y de los factores que inciden en la atracción de inversiones, de los que ha destacado la estabilidad política y la seguridad jurídica. En la valoración sobre el clima de negocios en España, el Barómetro señala que las compañías británicas lo consideran aceptable a pesar del cambio de Gobierno en mayo de 2018, la fragmentación parlamentaria o la situación política en Cataluña.

La calidad de vida, las condiciones de financiación y los costos de proveedor son las áreas mejor valoradas por los británicos; sin embargo, en el lado negativo sigue a la cola la inversión y el compromiso gubernamental en I+D+i, el riesgo y la inestabilidad política y la relación con la administración pública.

Suscríbete a nuestra newsletter