La información económica de los líderes

Resultado de un estudio realizado por la UJI entre 274 adolescentes de la provincia

La dieta mediterránea y la calidad del sueño mejoran el redimiento de los estudiantes

La práctica regular de actividad física y la adopción de un estilo de vida saludable tienen efectos positivos sobre la salud física y cognitiva durante la adolescencia

La actividad deportiva y la dieta mediterránea contribuyen a mejorar el rendimiento académico

La dieta mediterránea contribuye a mejorar el rendimiento de los estudiantes, de acuerdo a un estudio científico realizada por la Universitat Jaume I (UJI) entre 274 adolescentes de institutos y clubes deportivos de Castellón. La dieta es sólo uno de esos factores, entre los que están la calidad del sueño y la resistencia cardiorrespiratoria. Los tres influyen en el rendimiento académico y la cognición durante la etapa de la adolescencia.

El estudio liderado por el grupo de investigación Physical Activity, Fitness and Health (LIFE) de la UJI, dirigido por el profesor Diego Moliner, desvela nuevos efectos derivados de la práctica regular de actividad física y la adopción de un estilo de vida saludable sobre la salud física y cognitiva durante la adolescencia.

El estudio probó que la dieta mediterránea, que incluye el consumo frecuente de frutas, verduras, panes, legumbres, nueces y semillas, así como aceite de oliva como principal grasa, tiene efectos positivos en el rendimiento académico de los adolescentes. Los investigadores encontraron que este efecto positivo se ve facilitado por las mejoras en la calidad del sueño.

Durante los tres años que ha durado el estudio, los investigadores trataron de ver cómo la evolución de diferentes hábitos relacionados con la salud (actividad física, alimentación, condición física y sueño) afecta a la salud física de los adolescentes, a sus niveles de bienestar psicológico y a su rendimiento académico.

En ese tiempo se ha realizado un seguimiento por medio de cuestionarios validados, análisis sanguíneos, test de condición física, valoraciones antropométricas y el uso de acelerómetros de muñeca que permiten medir de manera objetiva la actividad física y los patrones de sueño de los adolescentes.

Los adolescentes que cumplieron con el patrón alimentario mediterráneo mostraron mejoras en la calidad del sueño, las habilidades del lenguaje, las materias básicas, la capacidad verbal y los promedios de calificaciones.

En la investigación se observó una asociación positiva entre la dieta mediterránea y la calidad del sueño, así como entre esta dieta y las calificaciones finales. Como consecuencia, la mejora en la calidad del sueño y la adherencia a esta dieta se asoció con mejores notas finales.Según el estudio, la asociación entre la dieta mediterránea y el rendimiento académico podría estar relacionada con el papel clave que los patrones dietéticos y los nutrientes ejercen sobre el cerebro.

El consumo de ácidos grasos poliinsaturados, abundantes en aceitunas, nueces y pescado, aumenta los niveles de factores neurotróficos derivados del cerebro, que estimulan el funcionamiento cognitivo. Y esto, a su vez, puede mejorar el rendimiento académico.

Los datos obtenidos están siendo analizados mediante diferentes técnicas estadísticas con el propósito de determinar qué factores influyen en mayor o menor medida en el desarrollo de los adolescentes tanto a nivel físico, como psicológico y cognitivo.

Suscríbete a nuestra newsletter