La información económica de los líderes

Los términos de la declaración de paraje natural contravienen el convenio entre fábrica y ayuntamiento de Sagunto aprobado por abrumadora mayoría

Peligra el futuro de la factoría de Lafarge en Sagunto si se aprueba el paraje natural

Empresa y sindicatos presentan un frente común contra la aprobación por el Consell de paraje natural municipal de Romeu

Vista de la factoría de Lafarge en el Camp de Morvedre

La viabilidad de la factoría de Lafarge Holcim en Sagunto puede sufrir mañana un golpe definitivo. El Consell, según informa la compañía, tratará mañana viernes la declaración de paraje natural municipal de la montaña de Romeu, lo que supondría la prohibición expresa de cualquier actividad minera en superficie.

Ayer ya el comité de empresa de la cementera emitió un durísimo comunicado contra el alcalde de Sagunto, Francesc Fernández (Compromís) al que acusó someter a la fábrica de “un acoso y persecución política sin precedentes en cualquier ámbito, con el único fin de cerrar la cantera y la fábrica”.

En su nota, la empresa se queja de la falta de seguridad jurídica, “teniendo en consideración las importantes inversiones realizadas en los últimos años para adecuar la planta a los más altos estándares operativos y a las exigencias normativas ambientales más garantistas a nivel europeo” y recuerda que ha recibido las autorizaciones necesarias para desarrollar su actividad por parte de la administración competente.

Para Lafarge, la aprobación de dicho plan supone “la imposibilidad de desarrollar el plan de futuro de la fábrica y las inversiones previstas”. Los proyectos de la factoría incluyen una ampliación de la actual cantera que ocupa una pequeña parte del parque natural previsto.


La aprobación del paraje natural supondría a medio plazo el cierre de la cementera y la pérdida de 650 puestos de trabajo


En 2013 Lafarge y el ayuntamiento de Sagunto firmaron un convenio que contemplaba la compatibilidad de la actividad extractiva en el paraje natural municipal, junto con actuaciones de mejora de la biodiversidad y uso público en 123 hectáreas afectados hace años por incendios forestales, así como la progresiva integración del espacio minero rehabilitado en el entorno.

La compañía recuerda que el plan, tal y como se plantea, supone la paralización de la cantera a medio plazo y la inviabilidad de la fábrica de cemento. Todo ello acarrearía la pérdida de 650 puestos de trabajo directos e indirectos, con el consiguiente impacto en la actividad económica de la ciudad y la región.

Lafarge Holcim recuerda que el pasado año aportó más de 33 millones de euros a la economía del Camp de Morvedre, la cifra más alta de los últimos cinco años, resultante de la suma de contratación de servicios, convenios, proyectos sociales, impuestos y salarios de sus trabajadores, entre otros.

La compañía ha ha presentado alegaciones al plan ante la Consellería de Agricultura y Medio Ambiente sobre las deficiencias que entiende concurren en el procedimiento para la declaración del paraje natural municipal, de lo que ha informado al Consell.

Además, Lafarge señala que ante una eventual aprobación en los términos actuales “la compañía ejercerá todas las acciones legales necesarias para la defensa de sus legítimos intereses ante los Tribunales competente”.


El comité de empresa acusa al alcalde de Sagunto de persecución a la empresa con el propósito de abocarla al cierre


Por su parte, el comité de empresa de la cementera acusa “al actual alcalde y su grupo Compromís” de utilizar medios de dudosa legalidad desde el inicio de la legislatura contra la fábrica.

En un comunicado, el comité de empresa acusa también al alcalde de perjudicar a la cooperativa Transmorvedre -que realiza el transporte del mineral hasta la factoría- de obligarles a realizar un recorrido suplementario de 10 km “con el único propósito de perjudicar a la fábrica” causando a sus trabajadores graves perjuicios económicos.

Aunque la crítica se dirige fundamentalmente al grupo de Compromís en el ayuntamiento de Sagunto, también acusan al resto de grupos de izquierda, EUPV, Podemos y PSOE de no poner solución a la situación, aunque “dicen apoyarnos y estar a favor de la continuidad de la fábrica”.

Los sindicatos de Lafarge contrastan esta situación con la postura de otras administraciones ante situaciones similares, como el ERE presentado por Cemex en Almería y Baleares. En estos casos, recuerda el comité de empresa, los grupos políticos han llevado a la empresa a negociaciones para evitar el cierre.

Por todo ello, el comité de empresa pide al Consell que paralice el decreto, más aún cuando Les Corts están disueltas y los partidos del Botànic ni siquiera han contactado con los trabajadores. Y recuerda que el convenio entre empresa y ayuntamiento se aprobó por 18 votos a favor y 7 en contra.

El comité señala que está a favor de la creación del paraje natural municipal en los términos que estipula el convenio y considera que será beneficioso para la ciudad, ya que la fábrica se haría cargo de su mantenimiento.

Suscríbete a nuestra newsletter