La información económica de los líderes

Se trata de una experiencia única en Europa que permite innovar en productos contando con el cliente como centro de la cadena de valor

Mercadona, ejemplo para el gran consumo con su Centro de Coinnovación

El Centro de Coinnovación del Jarro de Mercadona es una de las principales innovaciones de su sector. Así ha sido calificado en el Observatorio de Innovación en Gran Consumo en España 2019, elaborado por el Institut Cerdà y presentado esta mañana en la sede de la Fundación Cotec.

El Centro de Coinnovación del Jarro de Mercadona, se puso en marcha a mediados de 2017, tras una inversión inicial de 3,5 millones de euros. El centro se basa en una “visión hacia atrás”, contando con el cliente y el resto de eslabones de la cadena.

Sobre una superficie de 5.700 metros cuadrados, este espacio consta de varias dependencias, donde destaca la recreación de un supermercado con todos los productos para realizar pruebas y un conjunto de centros de coinnovación que reproducen una cocina, asador y paellero y una zona de limpieza.

Según el Observatorio, este espacio, único en el sector gran consumo de Europa, destaca por haber conseguido crear “un espacio híbrido” donde sus trabajadores interactúan con los productos en su ubicación natural y realizan todo tipo de pruebas, y donde realizan formaciones internas sin interferir en la actividad diaria de una tienda.


El Centro de Coinnovación sirve para decidir sobre el surtido y el espacio de venta para ofertar los mejores productos al mejor precio posible


En un único punto, se puede realizar y gestionar todo el proceso de desarrollo de producto, desde el inicio hasta su lanzamiento definitivo en las tiendas reales, e implementar decisiones sobre el surtido y sobre el espacio de venta.

Este centro de coinnovación forma parte de la red que la compañía tiene en España y Portugal, la gran mayoría especializados en categorías de productos. Actualmente, la compañía cuenta con un total de 19 centros donde realiza sesiones de coinnovación con sus clientes, lo que le permite captar necesidades concretas y dar respuesta, tanto por medio de mejoras, como a través de nuevas referencias en todas y cada una de las secciones.

En estos centros trabajan especialistas en categorías de consumo, responsables de captar y observar, “con el delantal puesto”, las preferencias y necesidades de los clientes para que la compañía pueda ofrecerles soluciones acertadas.

Este modelo se puso en marcha en 2011, mediante la Estrategia Delantal, basada en compartir con los clientes experiencias y costumbres de consumo. De esta forma, la compañía puede desarrollar un surtido eficaz con productos de la máxima calidad al mejor precio posible.

Suscríbete a nuestra newsletter