La información económica de los líderes

La firma de joyería valenciana busca dos millones para abrir nuevas tiendas y desarrollar un modelo de franquicia

Singularu amplía capital para financiar su expansión comercial

El año pasado facturó 4 millones de euros a través del canal online, 6 tiendas físicas y córners en grandes almacenes

Cristina Aristoy y Paco Tormo, fundadores de Singularu

La marca de joyería valenciana Singularu abre una nueva ronda de ampliación de capital de dos millones de euros con el objetivo de continuar su expansión comercial física y online. El pasado mes de octubre, la empresa ya cerró otra ronda de inversión por valor de un millón de euros que fue suscrita por sus actuales socios: Pinama InversionesGrupo Zriser y Demium Ventures,

La compañía prevé abrir cinco nuevas tiendas en España este año y prepara su proceso de internacionalización en nuevos mercados emergentes.

La firma duplica así la inversión realizada el año anterior con el objetivo de alcanzar una facturación estimada para 2019 de 7 millones de euros.

Singularu cerró 2018 con 4 millones facturados. En la actualidad, cuentan con seis tiendas propias, venden a través de 10 puntos de venta en grandes superficies y están desarrollando la franquicia como modelo de negocio.

Esta hoja de ruta para 2019 que pasa por desarrollar su modelo de venta y el desarrollo tecnológico se basa en un modelo de financiación establecido en ampliaciones de capital, a través de business angels y fondos de capital riesgo.

En la actualidad, el equipo de Singularu trabaja en un modelo de expansión comercial basado en franquiciar los espacios de venta físicos y dar así entrada a nuevos socios.

Singularu opera a través de su canal online en España, Francia, Inglaterra, Alemania y Polonia. La producción es 100% española, lo que permite un alto nivel de flexibilidad y rapidez a la hora de generar propuestas acorde a los gustos y tendencias. Su catálogo es corto y de alta rotación, basado en un análisis y estudio del mercado.

Singularu se define como una marca de chicas para chicas. Con fábricas en Extremadura, Valencia, La Rioja y Cataluña, está logrando unos tiempos de entrega de 24-48 horas, siendo un plazo un poco más amplio en el caso de joyas personalizadas.

El balance de ventas durante 2018 alcanza las 200.000 joyas vendidas, además, la cartera de clientes ha aumentado en los últimos meses en 75.000, lo que eleva el número total de clientes a 250.000. Singularu da trabajo a 50 personas.

Suscríbete a nuestra newsletter