La información económica de los líderes

De decaer el Presupuesto de 2019 sería el segundo rechazado en la historia

Dos días decisivos para Pedro Sánchez y para los valencianos

Sin la aprobación de los Presupuestos quedarían en el aire los 1.190 millones consignados para los valencianos, aunque desde la CEV recuerdan que la no aprobación no colapsa el sistema, ya que automáticamente se prorrogan

 / 

El pleno del Congreso empezará a las 12 de este mediodía a debatir las 6 enmiendas a la totalidad que han presentado PP, Ciudadanos, ERC, PDeCAT, Foro Asturias y Coalición Canarias al proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado de 2019 presentado por Pedro Sánchez y cuyo objetivo es devolverlo al Gobierno, como ya ocurrió en 1995, cuando decayó el proyecto de Ley para 1996 y el entonces presidente, Felipe González, tuvo que adelantar elecciones.

A las 12:00 horas la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, abrirá el debate de totalidad con su intervención. La sesión se interrumpirá para reanudarse a las 15:00 horas con las intervenciones de los grupos que han registrado enmiendas. PP y Cs afirman que son unas cuentas pactadas con los independentistas, que ceden a los intereses de la autodeterminación y que llevarán a la economía española a un mayor endeudamiento, al aumentar el gasto sin proponer ingresos creíbles.

ERC y PDeCAT las presentan al entender que el Gobierno no avanza en el diálogo para resolver el conflicto político en Cataluña, además de que urgen más inversiones en función de su contribución al PIB.

Foro Asturias también demanda más recursos para la industria, los fondos mineros, las centrales térmicas y la alta velocidad ferroviaria. Y Coalición Canaria reclama más de 400 millones  según su Estatuto y Régimen Económico y Fiscal (REF).

Las intervenciones de los grupos que han presentado enmienda y de los que no, se prolongarán durante mañana miércoles. La ministra de Hacienda será la última en intervenir.

¿Qué mayoría se requiere para aprobar las enmiendas de totalidad y qué posibilidades hay?

Si en la votación que se produzca se alcanza la mayoría simple -más votos a favor que en contra- el proyecto de Presupuestos Generales del Estado quedará rechazado y se devolverá al Gobierno.
Si se produjera un empate técnico, se llevarían a cabo tres votaciones y si a la tercera sigue el empate las enmiendas a la totalidad decaerían y los Presupuestos seguirían adelante.

En función de las cábalas hechas por la agencia EFE, a día de hoy hay más síes que noes en favor de las enmiendas a la totalidad ya que los votos de los grupos enmendantes suman 185 escaños, a los que se añaden 2 de UPN, por lo que serían 187.

Los noes del PSOE, Unidos Podemos, PNV y Compromís a las peticiones de devolución suponen 160 votos, mientras que Nueva Canarias previsiblemente se abstendrá y EH Bildu aún no ha decidido su voto.

Si ERC y PDeCAT retiran en el último momento sus enmiendas y se suman al Gobierno, los Presupuestos saldrían, pero si deciden abstenerse tampoco serviría de nada. Al menos los 9 diputados de ERC tendrían que votar a favor de los Presupuestos para que el Gobierno contara con 171 votos frente a los 170 de los enmendantes.

A esta difícil aritmética podrían sumarse Nueva Canarias y/o EH Bildu en favor del Ejecutivo en el último momento.

Pero si finalmente los Presupuestos son rechazados, el proyecto de Ley sería devuelto al Gobierno sin opción de volver a presentar otro y sería prerrogativa del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, convocar o no elecciones anticipadas.

Lo que está claro es que en todo ese periplo no quedaría más remedio que continuar con los actuales Presupuestos prorrogados, lo que dejaría a la Comunitat Valenciana sin el el 9,8% de la inversión territorializada que se preveía en el proyecto de Presupuestos del Estado para 2019.

Es decir, quedarían en el aire los 1.190 millones de euros consignados para los valencianos en estas cuentas, un 61% más que en las anteriores. “Es el presupuesto más alto en los últimos 15 años”, subrayaba el president de la Generalitat, Ximo Puig hace algo menos de un mes.

Entonces, ¿qué escenario económico se abre para la Comunitat Valenciana?

Desde Economía 3 hemos intentado conocer la opinión del conseller de Hacienda, Vicent Soler, pero ha preferido no adelantar acontecimientos y pronunciarse cuando el resultado esté claro. No obstante, el president de la Generalitat, Ximo Puig, ha asegurado, en declaraciones ante los medios, que si “finalmente no hay presupuestos, el presidente del Gobierno decidirá como le corresponde”. 

“Esta volatilidad es propia de España, yo espero que más pronto que tarde se llegue a la estabilidad que hemos llegado en la Comunitat Valenciana en los últimos años”. Por ello, el jefe del Ejecutivo valenciano ha afirmado que le gustaría que hubiera “una posición por parte de los grupos parlamentarios que hiciera posible la realidad de los presupuestos”.

Pero a su juicio “todo el mundo es consciente de las soluciones que hay en una situación de crisis política o de crisis en la confianza”.

Desde la Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana, CEV, su presidente, Salvador Navarro, entiende que, a pesar de que los PGE constituyen la ley más importante que un Gobierno promulga en un año, su no aprobación no colapsa el sistema:

“Los ingresos, gastos e inversiones que se plasman en miles de partidas concretan el plan económico del gobierno y suponen, de forma directa, más del 40 % del PIB nacional. Sin un PGE propio, un gobierno no puede ejecutar su política económica. Sin embargo, la no aprobación de unos presupuestos nuevos no colapsa el sistema, ya que automáticamente se prorrogan los correspondientes al ejercicio anterior; salvo en la parte de los créditos presupuestarios que fueron aprobados para las actividades que finalizaron en el ejercicio anterior”.

Esto último afecta los capítulos de inversiones, así como subvenciones nominativas, y resulta relevante para una comunidad autónoma como la nuestra, “que necesita la ejecución de obras en infraestructuras para no seguir perdiendo niveles de competitividad frente a otros territorios”, opina Navarro. Por tanto, la prórroga de los PGE del ejercicio anterior “supondría –a su juicio– un nuevo retraso, que se acumularía a los déficits en inversiones y los bajos niveles de ejecución de ejercicios anteriores”.

“El otro apartado extraordinariamente relevante para nuestra comunitat, el del nuevo sistema de financiación autonómica, no se verá afectado ni frustrado con la eventual prórroga, porque el Gobierno central ha vuelto a optar por su aplazamiento”, lamenta Navarro.

Por lo que respecta a las partidas que dotan de contenido monetario las políticas económicas sobre el tejido empresarial, “el coste de oportunidad aquí es más reducido, ya que son precisamente estas partidas y políticas las que menos crecen en el proyecto de los PGE de 2019”, recuerda.

Desde el lado de los ingresos, la prórroga de las PGE “encuadraría las estimaciones de ingresos tributarios en un escenario más realista y no afectaría a la competitividad de las empresas. En un entorno de ralentización generalizada, lo último que debe hacer la política fiscal es cargar la reducción del déficit sobre la fiscalidad de las empresas”, defiende el presidente de la CEV.

En resumen entiende, que “una visión de conjunto, sensata y responsable debe valorar no solo los elementos económicos de una prórroga, sino también los elementos colaterales -y sus repercusiones para el conjunto del sistema- que la aritmética parlamentaria puede implicar en la aprobación de unos nuevos”.

Suscríbete a nuestra newsletter