La información económica de los líderes

Proyecto europeo en el que participa la UPV

Crean un software de drones gratis para rodar interiores o cuidar catedrales

Su principal activo es que permite realizar planes de fotografía o grabación en espacios cerrados. Estará en el mercado en un año

Archivado en: 

Uno de los drones diseñados por la Universitat Politécnica de València. | Foto: Virginia Santamarina

La Universidad Politécnica de Valencia lidera y coordina un proyecto europeo que ha desarrollado el primer software del mercado, gratuito y de acceso abierto, para diseñar planes de vuelo de drones en interior, del que se podrán beneficiar desde rodajes cinematográficos hasta conservadores de catedrales.

El sistema permitirá diseñar, programar y ejecutar tomas complejas de vídeo y fotografía en interior con el uso de un dron y, con una tableta, realizar desde la captura inicial del entorno tridimensional para el diseño del plan de vuelo hasta la ejecución final del vuelo de grabación.

En AiRT también participan empresas españoles, inglesas y belgas y la investigadora de la UPV y coordinadora del proyecto, Virginia Santamarina, resalta que aunque hay “montones” de software de diseño de planes de vuelo, para espacios interiores no había ninguno: “Hasta ahora no había ningún dron que integrara un sistema de posicionamiento lo suficientemente potente“, explica Santamarina a la agencia Efe.

Lo novedoso de este software es que “puedes diseñar planes para interior”, lo que ha sostenido, es “un paso adelante” para empresas creativas como el cine, la televisión o la música, ya que el dron permite grabar o fotografiar de forma programada y evitar así grúas, rieles o andamios, que encarecen y ralentizan el trabajo y ocupan espacio.


El equipo de la UPV forma parte del proyecto europeo y tiene previsto que este dispositivo pueda estar en el mercado en un año

“Tienes un producto que te da liberad, te libera espacio y no pone en riesgo a los cámaras“, incide para valorar que lo “fundamental” del software es que permite “una reconstrucción del espacio interior para posteriormente diseñar el plan de vuelo y decirle al dron que pase por un sitio, pare, haga fotos o grabe”.

Potencial abierto a muchos sectores

El proyecto original se dirigía a este sector pero la Comisión Europea, al advertir “su potencial”, les planteó abrirlo a otros sectores industriales como el de patrimonio (para hacer supervisiones en catedrales o museos), la seguridad y la logística.

Existen drones de interior con sensores que pueden dar “cierta seguridad limitada pero no para un trabajo profesional” y no se usaban en estos espacios hasta ahora “porque no incorporaban sistemas de posicionamiento interior fiables y asequibles”, ya que los de carácter profesional pueden alcanzar los 200.000 euros.

“Aportamos un sistema de posicionamiento novedoso que da una precisión de centímetro y a bajo coste (unos 1.000 euros) y lo incorporamos a un dron con un diseño especial, cámara profesional y también muy asequible, que hace un vuelo semiautomático para reconstruir el espacio en 3D y a partir de ello, diseñar tus propios planes de vuelo“, explica.

El diseño ha superado las pruebas de laboratorio y el equipo, que tiene una próxima reunión con la Comisión Europea para cerrar el proyecto, se ha comprometido a tener el producto en el mercado en el plazo de un año.

“Se podrá adquirir el dron con el sistema de posicionamiento que hemos diseñado o comprar el sistema de posicionamiento por separado, incorporarlo a tu dron y modificar el software, que es en abierto, para adaptarlo a tus necesidades“, añade.

El proyecto AiRT de robótica pertenece a la convocatoria H2020 para transferencia de tecnología al ámbito de la industria creativa y participan empresas de Inglaterra, Bélgica y España, además de la UPV, que es la única universidad en el mismo.Además de liderar y coordinar el proyecto, la UPV se ha encargado del diseño del software, que lo ha hecho libre y gratuito “para facilitar la comercialización del producto por parte de las otras empresas”.

El software tiene un diseño de tipo cliente-servidor y este último se ejecuta en el ordenador de a bordo del dron, y se encarga de las comunicaciones con el sistema de control de vuelo, con la cámara de captura 3D, con la cámara de grabación y con el gimbal (una plataforma mecánica para garantizar la estabilidad de la imagen).

El sistema se ejecuta en una tableta y proporciona al usuario en tiempo real todas las herramientas para diseñar el plan de vuelo, visualizar el estado del dron en cada momento y controlar los distintos vuelos que se realizarán en una sesión de trabajo.

Suscríbete a nuestra newsletter