Las cuentas publicadas hoy de 2018 revelan unas pérdidas de 352 millones de euros

DIA denuncia a sus anteriores consejeros delegados y despide a 2.100 empleados

Mientras tanto, los accionistas deben decidir si aceptan la OPA de LetterOne

Archivado en: 

Grupo DIA informa a través de un comunicado que ha procedido a interponer una denuncia ante la fiscalía tras los resultados de la investigación llevada a cabo en los últimos meses. Una investigación que se ha realizado con el objetivo de esclarecer “los hechos que han dado lugar a determinados ajustes contables en las cuentas de 2017″.

La denuncia se ha formaliado una vez finalizada la investigación, “continuando con el ejercicio de diligencia, responsabilidad y máxima transparencia desde el momento en el que tuvo conocimiento de los ajustes contables” de la compañía, concluye el comunicado.

Con esta denuncia se cierra una atribulada semana para la distribuidora de alimentación que se ha agudizado a lo largo del día con el anuncio del despido de 2.100 empleados debido a los malos resultados económicos.

El informe anual de resultados de la empresa, conocido a primera hora de hoy, ha desvelado una pérdida de 352,6 millones de euros, el peor dato en la historia de la firma, y confirma su crisis de los últimos meses.

Pérdidas que se añaden a la volatilidad de la cotización en Bolsa, caídas por posiciones a corto y subidas por la OPA que se ha activado esta semana.

DIA ha comunicado que iniciará un ERE que afectará a 2.100 trabajadores de los 26.690 que tiene contratados, un 8% de la plantilla. UGT y CCOO consideran que la cifra es desproporcionada y supondrá el cierre de unas 300 tiendas.

El informe del auditor, KPMG, hecho público hoy desvela que las irregularidades contables se produjeron en Esplaña y Brasil, y que fueron producidas por “determinados empleados y directivos, incluyendo algunos de los anteriores miembros de la alta dirección del grupo”. Irregularidades que han supuesto una pérdida patrimonial de 52,6 millones de euros.

El consejo de administración de DIA ha informado que estudia la posibilidad de reclamar a los consejeros delegados cesados durante los últimos meses –Ricardo Currás y Antonio Coto– la devolución de sus “bonus“, en caso de que se demuestre que se cobraron sobre información “falsa o inexacta” o por la existencia de errores que afectaran a las cuentas de la empresa.

A todo lo anterior se suma la caída de ventas en España, el principal mercado del grupo, con 161 millones menos de ingresos que en 2017.

La compañía acabó 2018 en quiebra técnica, con un patrimonio neto negativo en 166 millones de euros, frente a los 257,3 millones positivos de un año antes. La deuda neta, por su parte, se ha disparado más de un 50 %, al pasar de 945 a 1.451 millones de euros.

La cotización de la jornada se inició con desplome que fue recuperándose paulatinamente hasta alcanzar una subida del 0,28% al cierre de la sesión, informa Efe.

Los accionistas deben decidir si aceptan la opa anunciada por el magnate ruso Mijaíl Fridman -dueño del 29 % del capital a través de LetterOne-, que incluye una ampliación por 500 millones de euros, o desecharla y confiar en el plan trazado por el actual consejo de administración, que propone una recapitalización de 600 millones.

Suscríbete a nuestra newsletter