La información económica de los líderes

La aseguradora declara un resultado de 529 millones, un 24,5% menos que en el pasado ejercicio

Las catástrofes naturales y la inflación lastran el resultado de Mapfre

La compañía mantiene la retribución a los accionistas

Archivado en: 

El resultado de Mapfre para 2018 fue de 529 millones de euros, un 24,5% menos que en el ejercicio anterior, debido en parte a las catástrofes naturales. Esta pérdida se fundamenta en los 173 millones de euros que la compañía ha aprovisionado para paliar el deterioro en operaciones en Estados Unidos, Italia e Indonesia.

Mapfre justifica la caída de los ingresos financieros por los bajos tipos de interés, la depreciación de las monedas, el coste de los eventos catastróficos (principalmente huracanes y tormentas de invierno), con un impacto en el negocio reasegurador de 97 millones de euros, y la reexpresión por hiperinflación de las filiales en Argentina, con un impacto negativo de 18 millones de euros, han influido negativamente en el resultado.

Los ingresos totales del grupo ascendieron a 26.590 millones de euros, lo que representa un descenso del 5%, debido fundamentalmente a la depreciación de las monedas, así como a la caída de los rendimientos financieros. Las primas, por su parte, se situaron en 22.537 millones de euros (-4%), influidas también por el efecto de la depreciación de las divisas, con un impacto negativo de 1.439 millones de euros.

España fue el mercado que tuvo un mejor comportamiento, con unas primas de 7.524 millones, un crecimiento por encima del 10%, lo que consolida el área regional como el motor del grupo.

Las primas de automóviles ascendieron a 2.283 millones, con un crecimiento del 2,2% (frente al crecimiento del 1,94% del mercado). El número de vehículos asegurados supera los 5,7 millones,.

El negocio de seguros generales creció un 13,5%, hasta los 1.877 millones de euros, y el de Salud y Accidentes, creció un 5,4%, hasta los 578 millones de euros.

Por su parte, Mapfre Vida creció un 16,4%, hasta los 2.627 millones de euros de primas, frente a un descenso del 1,68% que registró el mercado. El patrimonio de los fondos de inversión se situó en 3.237 millones de euros, mientras que los fondos de pensiones se situaron en 4.875 millones de euros.

El patrimonio neto se situó en 9.198 millones de euros, mientras que los fondos propios ascendieron al finalizar el año a 7.994 millones de euros, y los activos totales se situaron en 67.291 millones de euros.


El grupo mantiene casi 50.000 millones de euros en inversiones, la mayoría en deuda soberana


Las inversiones del Grupo al finalizar el año 2018 ascendían a 49.274 millones de euros. El 56% de las mismas corresponden a deuda soberana y el 18,1% a renta fija corporativa. El 4,9% son inversiones en renta variable y el 4,5% está en tesorería, un porcentaje similar al invertido en inmuebles. El 67% del total de las inversiones en renta fija tienen una calificación crediticia de A o superior.

El ratio de Solvencia II al cierre de septiembre de 2018 se situó en el 207,9%, frente al 201,7% de junio, con un 88% de capital de máxima calidad (TIER 1). El ratio de solvencia mantiene una gran solidez y estabilidad, sustentado en una alta diversificación y estrictas políticas de inversión y gestión.

El Consejo de Administración ha acordado proponer a la Junta General de Accionistas un dividendo complementario con cargo a los resultados del ejercicio 2018 de 0,085 euros brutos por acción. Así, el dividendo total con cargo a los resultados del ejercicio ascenderá a 0,145 euros por acción. En el año 2018, la rentabilidad por dividendo sobre el precio medio de la acción ha sido del 5,5%. Mapfre destinará a pagar a sus accionistas, íntegramente en efectivo, 447 millones de euros con cargo a los resultados del ejercicio 2018, la misma cantidad que el año anterior.

Suscríbete a nuestra newsletter