La información económica de los líderes

BBVA Research se muestra optimista en el último informe Situación España

El crecimiento del PIB se aceleró en el último trimestre hasta alcanzar el 2,5%

Alerta, sin embargo, del impacto negativo sobre el empleo que podría tener la subida del SMI. Estima que se podrían perder hasta 75.000 empleos en los próximos dos años.

Rafael Doménech, Jorge Sicilia y Miguel Cardoso durante la presentación del informe

BBVA Research confía en un sólido crecimiento de la economía española, como recoge en su último informe Situación España en el que apunta a que la recuperación ha continuado en 2018, permitiendo un avance del PIB del 2,5%.

Un crecimiento sustentado en la demanda interna, que ha contribuido al crecimiento medio anual del PIB en 2,9 puntos porcentuales, la misma que en 2017. Este crecimiento compensó la caída de la demanda externa, a pesar de que las exportaciones totales se recuperaron algo en el último trimestre.

Los investigadores de BBVA Research estiman que la recuperación económica y la creación de empleo se mantengan a lo largo del año, así como que los salarios empiecen a recuperarse, incluso por encima de la inflación.

Las estimaciones son de un crecimiento que podría llegar al 2,4% este año y al 2% en 2020. El informe agrega que, de cumplirse estas predicciones, se podrían crear 800.000 puestos de trabajo en el bienio, lo que supondría reducir la tasa de paro al 12,6%, sobre todo por la caída en la tasa de población activa.


El informe macroeconómico alerta que la subida del SMI podría suponer la pérdida a largo plazo de hasta 160.000 puestos de trabajo si no aumenta la productividad


Sin embargo, BBVA Research considera que se ralentizará la creación de empleo por la subida del salario mínimo interprofesional, lo que en 2019 supondría un crecimiento de la ocupación cinco décimas inferior a la del pasado año. En concreto, el informe señala que el impacto negativo de la subida del SMI podría alcanzar entre 20.000 y 75.000 puestos de trabajo.

Las previsiones a largo plazo del informe son más pesimistas, ya que auguran que si el SMI no conlleva un aumento de la productividad, la pérdida de empleo podría llegar a los 160.000 puestos de trabajo. Los colectivos más vulnerables serían los más castigados, así como sectores y regiones que más utilizan contratos ligados al SMI.

Incertidumbre política

El informe agrega que la incertidumbre sobre la política económica sigue siendo elevada, especialmente en lo que atañe a la aprobación de los Presupuestos Generales de Estado. A ello se añade el crecimiento del gasto público al acercarse el ciclo electoral y la práctica seguridad de que no se cumplirá el objetivo de déficit, el 1,3% del PIB.

Desaceleración global
El informe refleja una desaceleración del crecimiento económico mundial más acusada que la esperada. Por ello, y dadas los riesgos proteccionistas que se mantiene, la previsión de crecimiento de la economía mundial la sitúa en el 3,6% para 2018 y con la pérdida paulatina de una décima en los próximos dos años.

En el entorno exterior, se mantiene un nivel alto de incertidumbre de política económica. En primer lugar, las tensiones comerciales entre EE.UU. y China perduran y continúan poniendo en riesgo el devenir del comercio global.

En el contexto europeo, la probabilidad de no alcanzar un acuerdo sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea ha aumentado. Otros factores son la incertidumbre económica en Italia o las movilizaciones sociales en Francia.

Suscríbete a nuestra newsletter