La información económica de los líderes

La actividad de la cementera aportó a la economía del Camp de Morvedre 33 millones de euros el pasado año

Lafarge invertirá 4 millones en 2019 en automatización y excelencia ambiental

Utilizó como combustible 56.000 toneladas de residuos no reutilizables ni reciclables

La factoría de Lafarge en Sagunto tiene previstas para este año inversiones de más de cuatro millones de euros que se destinarán a la actualización del tratamiento automático de muestras en el laboratorio, el sistema de control de funcionamiento de la fábrica y la excelencia ambiental.

La cementera ha anunciado además que realizará mejoras estructurales en iluminación y acústica y se remodelará la línea de cemento blanco.

La fábrica, perteneciente al grupo LafargeHolcim, ha informado de la contribución que realiza a la economía del Camp de Morvedre. En 2018 aportó 33 millones de euros en contratación de servicios, convenios, proyectos sociales, impuestos y salarios de sus trabajadores, entre otros.

Es el importe más elevado de los últimos cinco años, pone de manifiesto y con él, la multinacional quiere poner de manifiesto su implicación con el desarrollo económico y social de la comarca.

En 2018, Lafarge generó 650 puestos de trabajo entre directos e indirectos e invirtió 3,5 millones de euros en modernización de instalaciones y actuaciones medioambientales.

José Luis Coleto, director de la planta, ha señalado que “las exportaciones alcanzaron el pasado año el 27% de la producción de cemento y el 20% de clínker, con destino a diferentes mercados como el europeo, el mediterráneo o el asiático”.

Para este año, Coleto prevé una caída de las exportaciones como consecuencia de los precios de los derechos de emisión de CO2 y el aumento de los costes eléctricos. Sin embargo, se mostró optimista con la reactivación del sector con el objetivo de recuperar en 2022 una producción anual de 30 millones de toneladas.

Apuesta por la economía circular

A lo largo de 2018, la planta de Sagunto dio salida a un total de 56.000 toneladas de residuos, no reciclables ni reutilizables, procedentes de otras industrias, que fueron valorizados en los procesos de fabricación en sustitución de recursos naturales y combustibles fósiles, dándoles así un nuevo uso y evitando su envío a vertederos.

Raquel Cezón, responsable de medio ambiente de la fábrica, señaló que “para la compañía constituye una herramienta eficaz de reducción de consumo de recursos naturales, combustibles fósiles y ahorro de CO2 para alcanzar las metas fijadas en el Plan 2030 del Grupo LafargeHolcim y en contribución a las políticas europeas de economía circular y gestión adecuada de los recursos-residuos”.

El 37% de la energía consumida en la fábrica en 2018 procedió de combustibles alternativos, frente al 44% de media de otros países de la UE. Gracias al uso de biomasa y de 41.000 toneladas de combustibles alternativos en los procesos de fabricación, se evitó la emisión a la atmósfera de más de 24.300 de CO2 fósil.

Además de dar continuidad a las labores de restauración ecológica de la cantera Salt del Llop, se invirtieron más de 240.000€ en provisiones y acciones orientadas a la biodiversidad.

Acciones para recuperar abejas silvestres

La fábrica de Sagunto colabora con la Asociación al Servicio de la Polinización Forestal (Asaf) en un proyecto singular de fomento de abejas silvestres mediante la instalación de colmenas en canteras. La finalidad de esta iniciativa es favorecer la polinización y la dispersión de semillas, la recuperación de los enjambres, actualmente en regresión, y facilitar las labores de restauración.

En 2019, se pondrá en marcha un ambicioso plan de fomento de la biodiversidad, de la mano de Simbosi, con iniciativas vinculadas a la cantera y la apicultura medioambiental.

Lafarge ha apoyado dos proyectos emprendedores impulsados por mujeres a través de su convocatoria “Ponemos la primera piedra”, dotado con 10.000 euros.

Suscríbete a nuestra newsletter