Los conflictos laborales en el transporte colectivo entran en vías de solución

Los conflictos laborales de la EMT de València y de FGV entran en vías de solución tras alcanzar sendos preacuerdos con los sindicatos.

En el caso de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV), la empresa se compromete durante un periodo de cinco años a vincular un incremento del 2% anual de las tablas salariales con el aumento de la eficiencia en el trabajo.

Este aumento se medirá con indicadores como el incremento del trabajo productivo y el aumento de número de viajeros. Queda pendiente negociar la metodología, los indicadores y los objetivos finales que servirán para evaluar la productividad a través de una comisión y de un auditor interno.

La consellera María José Salvador, ha explicado que la firma ha sido posible a gracias a la legislación vigente estatal y a los Presupuestos Generales del Estado de 2019 que “justifican un aumento salarial si va de la mano de mayor eficiencia”.

Entre los objetivos marcados para la próxima negociación figuran, por ejemplo, la realización de un Plan de Formación de servicios estratégicos, la introducción de nuevas tecnologías que faciliten la mejora de la eficiencia o un nuevo plan de servicios.

Además, también se han propuesto mejorar la movilidad interna del personal, medidas para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, la regulación de los servicios en periodo punta o el cambio de los sistemas de acceso y retribución de los puestos técnicos.

El preacuerdo abre la puerta, en palabras de la consellera, a seguir negociando el convenio colectivo.

Por otro lado, EMT València ha llegado a un acuerdo con tres de las cinco secciones sindicales en torno a un texto sobre la jubilación parcial, con el que se pretende poner fin a los paros. Faltan los votos favorables de CCOO y UGT.

El pasado jueves, las secciones sindicales de UGT y CCOO en la EMT anunciaron la presentación de una propuesta que mejoraba la anterior sobre prejubilaciones, jubilaciones parciales y otros puntos reivindicativos que, sin embargo, fue rechazada por el resto de sindicatos.

Los desacuerdos en las jubilaciones y prejubilaciones han motivado los paros que los trabajadores han celebrado dos días el pasado mes de enero y otros cuatro previstos para febrero, tras rechazar el preacuerdo alcanzado entre la empresa y los sindicatos.

En cuanto a las jubilaciones parciales, ambas partes alcanzaron un principio de acuerdo el 14 de enero por el que los trabajadores a partir de 61 años harían el 40 % de las jornadas de trabajo en su puesto habitual, y podrían hacer el 60 % restante en una segunda actividad menos penosa.

El preacuerdo contemplaba igualmente la posibilidad de que los trabajadores pudieran acogerse voluntariamente a los 60 años a un puesto de trabajo con menos carga física si tienen dificultades para desarrollar su trabajo habitual, bajo prescripción médica. También contemplaba un incremento salarial del 2,25 % y reconocer a cada trabajador las cien horas de formación que la empresa les adeuda.

La propuesta que elaboraron la semana pasada UGT y CCOO, con mayoría en el comité, obtuviero los votos en contra del resto de sindicatos. EFE

Suscríbete a nuestra newsletter