La información económica de los líderes

Decálogo para que la industria valenciana se convierta con éxito en 4.0


Director General
Sisteplant
Logo firma
Archivado en: 

La industria valenciana vive un momento de cierta confusión. Por un lado, da muestras de buena salud: en septiembre facturó un 4,2 % más que en el mismo mes de 2017 y la entrada de pedidos se incrementó un 3,4 %, al mismo tiempo que la industria española facturaba un 0,3 % menos que un año antes y la entrada de pedidos bajaba el 3,2 %. Y, por otro lado, existe preocupación por los efectos que pueda tener el encarecimiento de la energía y la guerra comercial emprendida por EE. UU.

Esa inquietud se extiende al futuro y a cómo abordar la transformación hacia el paradigma 4.0. Hoy en día la industria debe hacer frente a una serie de circunstancias, como la personalización en masa (es decir, la producción de pequeñas series de productos con características diferentes de una forma rentable); la digitalización de las plantas y procesos; y la preparación y adaptación del personal a esa nueva forma de trabajar y producir.

A esas condiciones se unen las peculiaridades de la industria valenciana, compuesta por empresas de tamaño reducido, muy orientadas a negocios tradicionales y con una inversión en I+D+i escasa para una industria con tanto peso. El futuro está, sin duda, en la industria 4.0, desde la que se pueden superar con éxito todas las circunstancias referidas.

Decálogo para la transformación
Para ayudar a las empresas de la industria valenciana a llegar a ella con garantías, proponemos un decálogo de medidas:
01. Situar al cliente en el centro. Lo primero que debe hacer cualquier compañía es entender a sus clientes y conocer sus necesidades. La era digital ha propiciado la aparición de un nuevo tipo de cliente que demanda una mayor personalización e inmediatez y que está obligando a las industrias a ser más ágiles y robustas. Por tanto, hay que situar al cliente en el núcleo y diseñar a partir de ahí la transformación.

02. Buscar un modelo disruptivo; ser ambicioso. Las empresas deben ser ambiciosas, no limitarse a mejorar lo que ya tienen, sino ir más allá. Se deben buscar cambios disruptivos, que tengan un impacto positivo en valor añadido de productos, procesos de fabricación o modelo de negocio.

03. Definir una estrategia de transformación integral e integrada. Una vez que tenemos claro que nos queremos dirigir hacia 4.0, debemos diseñar una estrategia global que contemple tecnología, conocimiento, personas, modelo industrial y de negocio orientado a flexibilidad y agilidad y, posteriormente, establecer un roadmap para desplegar la transformación.

04. Establecer planes industriales de desarrollo paralelos Lean Manufacturing / Industria 4.0. Debemos evitar el riesgo de construir 4.0 en falso, sin unos sólidos cimientos de optimización, mediante las técnicas world class o lean manufacturing. Analizar el nivel de madurez de los procesos y diseñar la transformación con visión de corto, medio y largo plazo, dará los mejores frutos.

05. Ir poco a poco. Para garantizar el éxito en este viaje, una buena estrategia es comenzar con un proyecto piloto (por ejemplo, la implantación de una célula 4.0), y posteriormente comunicar los beneficios alcanzados para facilitar su extensión.

Propiciar el cambio en las personas
06. Desarrollar a las personas y lograr su compromiso con el cambio. Las personas tienen una mayor responsabilidad de lo que se cree a priori en el éxito de la transformación hacia 4.0. Con frecuencia se cae en el error de pensar que la tecnología lo es todo en este proceso, pero las personas son una pieza clave. Hay que involucrarlas desde un principio y darles la formación para que adquieran las competencias necesarias para transformarse en 4.0.

07. Crear espacios para favorecer la creatividad, innovación y flujo de conocimientos. Es fundamental impulsar las capacidades de las personas para la toma de decisiones. Para ello necesitamos transformar los espacios y fórmulas de trabajo tradicionales y potenciar la curiosidad y disfrute por el conocimiento. Una iniciativa altamente recomendada es la creación de aulas-laboratorio en la empresa.

08. Implicar a toda la organización. Desde la cúpula directiva hasta los operarios de planta, todos deben involucrarse y actuar en la misma dirección. La iniciativa debe ser impulsada desde la dirección. Para ello se hace necesaria una nueva mentalidad por parte de las personas con responsabilidad directiva, que deben ser conscientes de que el dato es la nueva materia prima y es fundamental convertirlo en información para la toma de decisiones. Una vez reconocido este principio, deberán sentar las bases para orientar la compañía y las personas en la dirección adecuada.

09. Comunicar, comunicar y comunicar. Comunicar los objetivos de la transformación, los beneficios alcanzados (rentabilidad que puede ayudar a la generación de empleo), comunicar los planes de desarrollo de personas y con qué fines y asegurar también canales de comunicación bidireccional.

10. Establecer colaboraciones tecnológicas. Una de las características de Industria 4.0 es la velocidad de los cambios. Los habilitadores tecnológicos (big data, machine learning, inteligencia artificial, realidad aumentada, etc.), y las nuevas tecnologías de fabricación, estarán en el eje de estos cambios. Sin embargo, se hace difícil disponer internamente y mantener actualizado el conocimiento necesario para aprovechar estas nuevas oportunidades, por lo que la creación de ecosistemas de colaboración tecnológica será fundamental.

Todas estas recomendaciones se guían por el sentido común, que es probablemente el elemento más importante y el que debe llevar a las empresas a buscar siempre la rentabilidad y no dejarse arrastrar por la corriente general. Independientemente del vocablo de moda, lo realmente importante es implantar este proceso buscando siempre el beneficio para el negocio.

Suscríbete a nuestra newsletter