La información económica de los líderes

Sin dicho impacto, el beneficio ordinario alcanzó los 1.254 millones (+57%)

Naturgy pierde 2.822 millones tras ajustar el valor contable de sus activos

Fruto del ajuste del valor contable de los activos, principalmente generación convencional en España, por valor de 4.851 millones de euros.

Archivado en: 

Francisco Reynés

A nivel consolidado, Naturgy ha cerrado 2018 unas pérdidas contables por valor de 2.822 millones de euros, fruto del ajuste del valor contable de los activos, principalmente generación convencional en España, por valor de 4.851 millones que se ejecutó en el primer semestre de 2018. No obstante sin ese impacto extraordinario, su EBITDA ordinario de 4.413 millones de euros, supuso un 12% más que el año anterior; y su beneficio neto ordinario  alcanzó 1.245 millones, un 57% más que en 2017.

Y todo ello, en un año de cambios, marcado por la llegada de un nuevo presidente ejecutivo, la entrada de nuevos accionistas, la renovación del Consejo de Administración y la puesta en marcha de nueva estructura organizativa “para una gestión más simple, transparente y con mayor autonomía de los negocios”.

Tan solo seis meses después de presentar al mercado su Plan Estratégico 2018-2022 –que supuso la revisión del valor contable de sus activos, lo que se tradujo en un write down de 4.851 millones de euros–, el presidente ejecutivo de la compañía, Francisco Reynés confía en que será durante los próximos años “cuando veremos una mejora más sustancial de resultados: el acuerdo con Sonatrach o las nuevas inversiones en renovables en Brasil y Australia son muestras destacadas de los avances positivos en el plano internacional”.

Destaca, por tanto en el ejercicio, la renovación de los contratos de suministro de gas con Sonatrach en Argelia hasta 2030 y el laudo favorable del CIADI, con su homologación en Reino Unido, en un proceso iniciado por Unión Fenosa Gas (UFG) contra Egipto, a la espera de alcanzar un acuerdo integral que restablezca el valor de la inversión en el país, al margen del citado proceso arbitral.

También en el periodo, la compañía aceleró el plan de eficiencias, que tiene un objetivo de 500 millones anuales de reducción de costes en 2022. El ejercicio 2018 cerró con unas eficiencias anuales recurrentes de 110 millones de euros que requirieron unos costes de captura de 180 millones. Naturgy avanzó en los últimos seis meses en la optimización de su estructura de capital con emisiones en moneda local en México, Brasil y Chile con la amortización de aproximadamente 1.700 millones de euros de deuda bancaria a nivel corporativo.

A cierre del ejercicio, la deuda financiera de Naturgy fue de 13.667 millones de euros, un 10% menos que a cierre de 2017. Por su parte, el free cash flow se situó en los 3.055 millones de euros, frente a los 746 millones del periodo anterior. Adicionalmente, Naturgy ha dotado de la flexibilidad que requieran las divisiones de negocio para su financiación autónoma.

Disciplina de capital

La compañía generó 5.500 millones de euros de caja durante el ejercicio a través de la positiva evolución del negocio y las desinversiones de activos no estratégicos, “que se ha dedicado, principalmente, al crecimiento en activos estratégicos, reducir deuda y remunerar al accionista”, exponen.

En concreto, se invirtieron 2.321 millones, un 30% más que en el ejercicio 2017. Las inversiones en proyectos de crecimiento orgánico supusieron más del 70% del total, hasta los 1.638 millones (+76%).

Del crecimiento en activos estratégicos en el ejercicio destacan, entre otros, la adjudicación de un nuevo parque eólico en Australia con una inversión asociada de 166 millones y la entrada en operación de dos proyectos fotovoltaicos en Brasil con una inversión de 95 millones.

La compañía tiene previsto invertir en nueva capacidad renovable 663 millones de euros durante el ejercicio 2019.

En cuanto a la remuneración al accionista, la compañía incrementó el dividendo un 30% en el ejercicio 2018, hasta los 1,30 €/acción, y a partir de ahora y hasta 2022 lo aumentará un mínimo de 5% anual.

También puso en marcha un plan de recompra de acciones propias y hasta finales de enero de este año, Naturgy recompró acciones por un importe de 145 millones de euros.

Resultados por negocios

Asimismo, la evolución de los tipos de cambio entre enero y diciembre tuvo un impacto negativo de 218 millones de euros en EBITDA y afectó a todas las divisas en las que opera la compañía, principalmente el peso argentino, el real brasileño y el dólar.

Por unidades de negocio, Gas&Power, que crece en todas sus actividades,  debido principalmente al negocio internacional de GNL y a la comercialización de gas.

El negocio de Infraestructuras EMEA también presentó buen comportamiento en las redes de gas y electricidad y en Europe Maghreb Pipeline Limited (EMPL).

El resultado del negocio de Infraestructuras América del Sur (Chile, Argentina y Brasil, principalmente) se vio afectado de manera más destacada por la evolución negativa del tipo de cambio y en el caso de Infraestructuras Norte Latinoamérica (México y Panamá) el impacto negativo de las divisas fue algo menor.

Suscríbete a nuestra newsletter