La información económica de los líderes

"El 40% de las empresas tienen pérdidas", recordó el presidente de la CEV

S. Navarro: “Las empresas que puedan, deben iniciar un incremento salarial”

El Club de Encuentro Manuel Broseta reunió ayer a los líderes de la patronal y los sindicatos en la mesa redonda titulada ¿Pacto o ruptura social?

Salvador Navarro, presidente de la CEV; Amparo Maties, presidenta del Club de Encuentro Manuel Broseta; Arturo León, secretario general de CC.OO.-PV; e Ismael Sáez, secretario general de UGT-PV. |

“Apostamos por que las empresas que puedan inicien un incremento salarial en la parte que les pueda corresponder. De hecho, ya hay un acuerdo entre Cepyme y los sindicatos en subidas salariales. Es lo que está recomendando la CEV, declaró ayer Salvador Navarro, presidente de la patronal de la Comunitat Valenciana, antes del inicio de la mesa redonda organizada por el Club de Encuentro Manuel Broseta, titulada ¿Pacto o ruptura social?. Navarro matizó, sin embargo, que “hoy por hoy, el 40% de las empresas de este país tienen pérdidas, por tanto, esto va por sectores y no todas pueden hacer este esfuerzo”.

En la mesa redonda también participaron los secretarios generales de CC.OO-PV y UGT-PV, Arturo León e Ismael Sáez, respectivamente. León restó importancia a un posible peligro de una próxima ruptura social, al señalar que “lo de ruptura es un título atractivo para los debates. Siempre apostamos por el pacto, indiscutiblemente. Incluso cuando convocamos movilizaciones, lo hacemos con el objetivo de llegar a un acuerdo. El diálogo es nuestro modelo de concertación social y no renunciamos a él”.

En una línea similar, Sáez recalcó que “el diálogo social es mucho más que el acuerdo entre empresarios, sindicatos y Gobierno. Se practica todos los días en las empresas, en los convenios colectivos, y cuando hay dificultades de cualquier tipo. Está vivo permanentemente, pero la crisis y la reforma laboral han debilitado la posición de los trabajadores”.  Navarro añadió que “desde la CEV siempre se ha defendido la voluntad de negociación. Si llega un momento de ruptura entendemos la posición de los sindicatos, que ejercen su derecho. Por eso hay un derecho a la huelga”. Asimismo, recordó que “desde el año 77 la patronal y los sindicatos, con o sin acuerdo con el Gobierno, hemos estado en las mesas de diálogo social, y eso es lo importante”.

Distribución de la riqueza y derogación de la reforma laboral

El secretario general de CC.OO.-PV manidfestó que “ha llegado el momento de redistribuir la riqueza, ya que desde el año 2014 las empresas están ganado mucho dinero y tenemos un gravísimo problema de desigualdad social. Para quienes consideran que hay que hacer un ejercicio de patriotismo, éste es el más importante: una redistribución de la riqueza efectiva entre los trabajadores”.

Ismael Sáez negó rotundamente el posible mérito que se le atribuye a la reforma laboral efectuada por el Gobierno anterior para la salida de la crisis. “La reforma laboral en absoluto ha contribuido a mejorar la productividad. El concepto de productividad no puedo entenderlo, en ningún caso, como una devaluación del factor trabajo ni de los horarios, porque de esa manera es imposible que podamos competir. Al menos en el discurso público, coincidimos con los empresarios en la necesidad de un cambio de modelo productivo que fomente la innovación”.

Ninguno de los líderes sindicales espera que la derogación de la reforma se produzca a corto o medio plazo. León recordó que “la situación política es complicada y la aritmética parlamentaria es la que es”. Por su parte, el secretario general de UGT-PV no escondió su pesimismo al declarar que “se han dado pasos muy difíciles de revertir, y no podemos ignorar que se necesita una mayoría parlamentaria que defienda la derogación. Por lo tanto, tenemos que buscar aquello que las circunstancias nos permiten”, y se ciñió a “corregir aquellos aspectos de la reforma que, fundamentalmente, debilitan al movimiento sindical”.

Finalmente, los dirigentes de patronal y sindicatos defendieron la voluntad de diálogo que les une. “Los agentes sociales deberían de trabajar en la misma dirección, y con esa voluntad vamos siempre a la mesa de negociación”, recalcó León. “Aquí no hay partes contrarias”, añadió Navarro. “Todas las mesas de negociación han estado abiertas, y creo que eso es lo importante de cara a la sociedad, a los trabajadores y, por supuesto, de cara a los empresarios”.

Mensajes de confianza necesarios ante un año electoral que se prevé incierto.

 

Suscríbete a nuestra newsletter