Asegurar las pensiones pasa por más natalidad y flexibilidad en la inmigración

El futuro de las pensiones ha vuelto a estar en el punto de mira. El problema ha sido abordado en dos foros bien distintos: durante la cumbre económica mundial de Davos y en el seminario convocado por Inverco y que contó con la participación del director de Economía y Estadística del Banco de España.

Óscar Arce, ha sugerido como solución políticas de fomento de la natalidad y una política flexible de inmigración como palancas para asegurar el futuro de las pensiones.

Otras medidas que mencionó Arce fueron unas políticas monetaria y fiscal que tengan en cuenta la estructura de edad de la población; retomar la senda de la consolidación fiscal y avanzar en reformas que permitan mejorar el empleo y la productividad.

Arce calificó de “interesante” la propuesta realizada por la Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva y Fondos de Pensiones, Inverco, a favor de que se ajusten las pensiones a lo efectivamente cotizado. Para Arce, ésta sería la fórmula para que que los ciudadanos puedan tomar decisiones sobre el ahorro con la suficiente antelación e información.

Así lo declaró durante el seminario de pensiones organizado precisamente por Inverco. La asociación propone la existencia de unas “cuentas nocionales” que registre todo lo que el trabajador cotice a lo largo de su vida laboral. Un sistema que ya se utiliza en países como Suecia o Polonia.

El modelo se completa con una serie de variables para calcular la pensión a la que tendrá derecho el trabajador: esperanza de vida, crecimiento del PIB o ratio entre cotizantes y pensionistas.


El Banco de España urge la reforma del sistema público de pensiones


Para el directivo del Banco de España, asegurar el sistema público de pensiones pasa por garantizar su sostenibilidad financiera y social y mantener el carácter contributivo mediante una gestión transparente y previsible.

Arce conmina a una urgente reforma de sistema público, interviniendo sobre los gastos y los ingresos para obtener una solución duradera.

Durante su intervención en el seminario ha puesto de manifiesto las consecuencias que tiene sobre el sistema el envejecimiento de la población, más acusado en España que en otros países. Un envejecimiento que tendrá impacto no sólo en las pensiones, sino también en la productividad, los equilibrios macrofinancieros y el futuro de la política fiscal y monetaria.

Por este motivo, desde el Banco de España se ha instado a impulsar estrategias que favorezcan la natalidad o establecer políticas de inmigración flexibles acordes con el mercado de trabajo español para paliar las consecuencias del envejecimiento.


Los fondos de pensiones privadas en España suponen el 14% del PIB, mientras que la media en los países de la OCDE llega al 50%


Arce se refirió las proyecciones realizadas por el banco supervisor que contemplan un aumento del gasto de pensiones entre el 4,6 y el 13,5% del PIB en 2050.

En España, los activos de los fondos de pensiones privados alcanzan el 14 % del PIB, frente al 50 % en la media simple de la OCDE, por lo que ha aconsejado darle más peso al ahorro privado para complementar el sistema público de pensiones.

También comentó temas referidos a las pensiones que se están debatiendo en los últimos tiempos, como la eliminación del tope máximo de cotización. Para Arce, tendría un potencial recaudatorio alto, pero también tendría un efecto negativo sobre la demanda de trabajo. Además, generaría un aumento del gasto de pensiones a futuro, a no ser que se mantenga el límite impuesto por la pensión máxima.

El Banco de España aconseja, por otro lado, limitar las exenciones y beneficios fiscales en las cotizaciones sociales, alegando que su eficacia es limitado. En cuanto a financiar las pensiones mediante impuestos indirectos, si bien considera que es una alternativa, la medida afectaría a toda la población, incluso los pensionistas, con fuertes efectos sobre el carácter contributivo del sistema.


El envejecimiento conlleva más gastos sociales y menos ingresos fiscales


En Davos, la directora del Fondo Monetario Inernacional, Christine Lagarde, ha hablado del envejecimiento de la población como un riesgo concreto para el sistema financiero mundial.

En la mesa de debate moderada por Lagarde se puso de manifiesto que el envejecimiento significa mayores gastos sociales y menores ingresos fiscales, lo que afectaría al crecimiento económico y a las instituciones financieras.

Suscríbete a nuestra newsletter