La información económica de los líderes

La Unió tacha de indignante el desconocimiento de la Comisión sobre la realidad de los cítricos

Europa no cree que haya que activar la cláusula de salvaguardia para los cítricos

Las importaciones sudafricanas han aumentado un 40,5% en sólo cuatro años, según datos de la propia UE

La delegación valenciana con Elena Cebrián a la cabeza en Bruselas

El resultado de la reunión con las autoridades de la Comisión Europea para abordar la crisis de los cítricos valencianos no parece que haya sido favorable a las reivindicaciones del sector.

La Comunitat Valenciana expuso a la Comisión la situación crítica que atraviesa el sector y pidió una mayor coordinación y control sobre las importaciones para proteger a los productores y evitar riesgos fitosanitarios.

La consellera Elena Cebrián ratificó el apoyo a las reivindicaciones del sector valenciano en favor de unas condiciones de reciprocidad en los acuerdos comerciales entre la UE y terceros paises. También se pide, “una especial vigilancia, una coordinación mejor en los controles en aduanas, en las fronteras, sobre todo de cara a los enormes riesgos fitosanitarios en el caso de la citricultura pero también de otros muchos productos hortofrutícolas”.

En este aspecto, la consellera recordó que la EU es muy exigente con el cumplimiento de las múltiples normas de tipo ambiental, fitosanitario y laboral para la producción europea, pero que no se corresponde con la de terceros países, lo que supone una fuerte desventaja competitiva para los cultivos propios.

Sobre la activación de la cláusula de salvaguardia, Cebrián recordó que no se puede hacer de forma automática, “sino que debe estar basada en evaluaciones cuantitativas y el efecto tienen sobre un sector particular”.

Finalmente, la consellera se mostró más positiva que los representantes agrarios y afirmó que el encuentro había servido para abrir “nuevas vías de trabajo” y animó al sector a fortalecer el asociacionismo para tener peso como lobby.


Sudáfrica, Egipto, Turquía, Marruecos, Argentina, Brasil … la competencia se multiplica, pero con reglas menos exigentes para los terceros países


En este aspecto, AVA-Asaja difundió la evolución de las importaciones de cítricos provenientes de Sudáfrica, Egipto y Turquía. En los últimos cuatro años, las importaciones de cítricos sudafricanos han aumentado un 40,5%; en el caso de Egipto, el crecimiento se eleva al 74,4% y para Turquía al 18%.

En cuanto a la reunión con la comisión de Agricultura del Parlamento Europeo, la reacción no ha podido ser más negativa. La Unió la ha calificado de “indignante” y ha añadido que la Comisión Europea presenta un alarmante desconocimiento de la realidad.

Según el secretario general de la organización agraria, Carles Peris, el representante de la Comisión ha afirmado que no hay motivo para activar la cláusula de salvaguardia y que la crisis del sector citrícola se debe a causas internas y no a las masivas importaciones de naranja sudafricana.

El representante de la Comisión también ha obviado, según Peris, la exigencia de reciprocidad en cuanto al uso de fitosanitarios. En este sentido, la organización agraria exige la implantación del tratamiento en frío de todos los cítricos procedentes de terceros países con plagas de cuarentena.


Cristóbal Aguado pide al gobierno que “se ponga las pilas” porque los procesos para activar la claúsula de salvaguardia duran años y puede llegar tarde para el sector


También AVA-Asaja reclama la cláusula de salvaguardia y considera que Sudáfrica no es la única causa de preocupación para los cítricos españoles, ya que Egipto y Turquía “están ejerciendo una competencia igualmente desleal”, señala en un comunicado.

Para la organización presidida por Cristóbal Aguado, “la consecuencia es que más de 1,5 millones de toneladas de agrios procedentes solo de estos tres países –y sin contar los tonelajes de cítricos de otros lugares como Marruecos, Argentina o Brasil– han inundado Europa durante los últimos años compitiendo con los cítricos españoles por el mismo nicho de mercado cuando ni las condiciones laborales, medioambientales, fiscales o fitosanitarias vigentes en todos ellos son las mismas que rigen en la Unión Europea”.

Aguado coincide con Peris en reclamar la cláusula de salvaguardia con los mismos argumentos para evitar “el devastador impacto que sobre las rentas de miles de familias está teniendo la actual crisis citrícola que atravesamos en España.

El presidente de AVA-Asaja, por último, pide al gobierno español que “se ponga las pilas” porque el proceso para lograr la cláusula de salvaguardia puede durar tres años.

Suscríbete a nuestra newsletter