La información económica de los líderes

La medida afecta a 3,2 millones de trabajadores

Unión de Mutuas explica a los autónomos el alcance del cambio en las cotizaciones

El nuevo real decreto obliga a los empresarios y profesionales autónomos a cotizar por todas las contingencias

Los expertos abordaron las medidas incluidas en el real decreto ley de diciembre pasado.

Unión de Mutuas organizó hoy en Castellón una jornada informativa sobre las nuevas medidas que fijan la cuantía de las cotizaciones que los trabajadores autónomos -3,2 millones en España-  tendrán que abonar a la Seguridad durante este año 2019. Una sesión que reunió a empresarios y auto empleados interesados en conocer cómo les va a afectar una norma que les obliga a cotizar por todas las contingencias.

La presidenta del Colegio de Graduados Sociales de Castellón, Amparo Máñez; el delegado de ATA en Castellón, Francisco Ronda, y el director provincial del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) de Castellón, Bernardo Castelló, expusieron la normativa y despejaron las dudas sobre unas medidas de calado social, laboral y de empleo, recogidas en el real decreto ley del 28 de diciembre, que avanzan en una mayor protección social de este colectivo y que suponen una contribución más equilibrada al sistema de la Seguridad Social.

Castelló indicó que la nueva cotización del RETA, cuya base mínima, desde este mes, aumenta un 1,25%, hasta los 944,40 euros al mes. También sube el tipo mínimo de cotización general, pasando del 29,9% a uno obligatorio del 30%. Un tipo que de forma escalonada irá subiendo 0,3 puntos porcentuales cada año hasta el 2022. Así, con el objetivo de mejorar las condiciones de protección social, la cuota mensual mínima que pagan los autónomos, ha aumentado 5 euros respecto a 2018, pasando de los 278,87 euros a los 283,3 euros.

La nueva normativa, añadió Castelló, obliga a los autónomos a cotizar por todas las contingencias. Por contingencias comunes el tipo de cotización se fija en el 28,30, que incorpora la incapacidad temporal por enfermedad común y accidente no laboral y queda igual que en el régimen general; el 0,9% para las contingencias profesionales, un tipo inferior al del régimen general; el 0,7% para el cese de actividad o paro de los autónomos y cuya contribución es menor de la que se da en el régimen general, y en el 0,1% para la formación profesional.

En total, el tipo se sitúa en el 30%, y de forma obligatoria, a diferencia de antes, que existía la opción de no cotizar por las contingencias profesionales y el cese de actividad.

De las mejoras en la protección social, Castelló ha destacado que se duplican los periodos de duración de la prestación por cese de actividad, pudiéndose cobrar hasta 24 mensualidades, con un mínimo de 4, en función de lo cotizado. Asimismo, los  autónomos tendrán derecho a cobrar la prestación por accidente de trabajo o enfermedad profesional desde el día siguiente de la baja, y no pagarán la cuota de la Seguridad Social a partir del día 61 de la baja médica por incapacidad temporal hasta el momento del alta.

En cuanto a la llamada tarifa plana, ésta cuota se adapta a la obligatoriedad de la cobertura por contingencias comunes y profesionales, tanto para los autónomos, con carácter general, como en los casos de discapacidad, violencia de género y terrorismo. Según Castelló, si se cotiza durante los primeros 12 meses por la base mínima, la cuota será de 60 euros, si se cotiza por encima de la media, la cuota por contingencias comunes se reduce en un 80 por ciento.

Suscríbete a nuestra newsletter