Los intereses del sector citrícola se defienden el jueves en Bruselas

El próximo jueves organizaciones agrarias, exportadores, cooperativas y consellería de Agricultura defenderán los intereses del sector citrícola en Bruselas.

La delegación valenciana se reunirá con la comisión de agricultura del Parlamento Europeo, así como con representantes de la Comisión Europea y de la representación permanente española ante la UE.

La situación de los cultivos citrícolas esta temporada ha sido aciaga. Una cosecha que se presentaba prometedora se vio afectada por las lluvias de otoño que provocaron una reducción de los calibres y una pérdida de valor comercial.

Pero la peor parte ha sido el mantenimiento en los mercados europeos de naranja sudafricana cuando ya había disponible producción europea.

Entre las medidas que se están llevando a cabo destaca la retirada de producción en 50.000 toneladas, de las que ya se han ejecutado 7.000, de las que más de la mitad corresponden a la Comunitat Valenciana. Otras medidas contemplan campañas para fomentar el consumo de cítricos.

La Consellería ha solicitado un mayor control de los orígenes de los cítricos al Ministerio de Agricultura y se trabaja con el Icex para mejorar la promoción de cara a la exportación.

Medidas estructurales

Pero estas son medidas coyunturales. A medio y largo plazo el objetivo es reforzar la presencia del sector en Bruselas, revitalizando la interprofesional. Para Elena Cebrián, “se trata de un instrumento clave para la vertebración del sector, para actuar en situación de crisis como esta o para la divulgación del conocimiento científico y técnico”.

Cebrián ha solicitado también al Ministerio que exija a la CE un seguimiento detallado de las importaciones sudafricanas, tanto en lo que se refiere al impacto sobre la producción como en el espinoso asunto de los fitosanitarios. En caso de darse las condiciones, se debería activar la cláusula de salvaguardia.

La consellera ha solicitado al Ministerio, de cara a la negociación de la nueva PAC, “herramientas y mecanismos de regulación para actuar en crisis de mercado de carácter más preventivo y con mayor alcance”.

Activar la interprofesional

Para todo ello, ha recalcado Elena Cebrián, “es necesaria una mayor organización del sector, para planificar las campañas y las salidas al mercado, para una autorregulación de la calidad, la promoción interior y exterior y para hacer frente con más solidez a problemas como los que estamos viviendo en esta campaña”.

Esa articulación en buena parte se haría vía interprofesional, cooperativas y mediante el reconocimiento como organizaciones de productores, “una cuestión clave porque habilita para recibir ayudas de la Unión Europea, que van destinadas a retiradas en situaciones crisis del mercado, a promoción o a mejoras e inversiones en sus propias instalaciones”.

Con esa mejor organización se puede abordar el plan de reestructuración y reconversión varietal que necesita el sector, proceso en el que el Ivia juega un papel clave en el desarrollo y saneamiento de variedades, así como en la transferencia de conocimiento al sector.

Suscríbete a nuestra newsletter