La información económica de los líderes

Investigación junto al Ayuntamiento de Serra y otras instituciones europeas

La UPV, tras la herramienta europea de gestión ‘perfecta’ de los bosques

El proyecto europeo parte de la realidad de que las prácticas actuales de gestión forestal en los bosques mediterráneos son costosas

Serra es el escenario escogido para desarrollar el proyecto europeo de gestión de los bosques. | Foto: Ayto. Serra

Investigadores del Instituto de Ingeniería del Agua y Medio Ambiente de la Universidad Politécnica de Valencia (IIAMA-UPV), el Ayuntamiento de Serra (Valencia) y otras instituciones de Portugal, Alemania y Bélgica participan en el proyecto Life ResilientForests para desarrollar una herramienta de soporte a la decisión que optimice la gestión forestal en las zonas de cabecera de cuenca.

Esta nueva herramienta ayudará a determinar cuál será la gestión más adecuada para maximizar la rentabilidad de los sistemas forestales con producción de biomasa, aumentar los recursos hídricos, reducir el riesgo de incendio e incrementar la resiliencia frente al cambio climático.

El proyecto europeo, que comenzó el pasado mes de octubre y tiene una duración de cuatro años, parte de la realidad de que las prácticas actuales de gestión forestal en los bosques mediterráneos son costosas, por lo que generalmente terminan sin ser administrados y abandonados con el consiguiente riesgo de incendios forestales.

El coordinador del proyecto por parte de la UPV, Antonio del Campo, ha explicado a la agencia Efe “sin la población rural que los aprovechó en el pasado y sin interés para empresas del sector, los bosques de la zona del Mediterráneo suelen terminar abandonados o con una nula o muy escasa gestión”. “Las consecuencias ya se están notando en dos frentes especialmente: la disminución de las aportaciones tanto superficiales como subterráneas provocadas por la densificación de las masas y el incremento sustancial del riesgo de incendio, y de la gravedad de los mismos cuando éstos se produce”, advierte.

A este contexto de baja productividad hay que añadir las devastadores consecuencias que tendrá en los bosques mediterráneos semiáridos el impacto del cambio climático, por sus efectos en la estación de crecimiento y en el régimen hídrico del suelo, así como en el incremento del riesgo de incendios forestales por los largos períodos de sequía.

Por estas razones, el Life ResilientForests busca desarrollar una herramienta de soporte a la decisión, que ayude a mejorar y optimizar la gestión forestal en las zonas de cabecera de cuenca y permita obtener rendimiento de dichos espacios naturales. “Queremos desarrollar medidas de adaptación al cambio climático para mitigar su impacto con un software que cuantifique los beneficios derivados de la gestión forestal y determine cómo desarrollar dicha gestión de la forma más óptima, de acuerdo a la realidad ambiental y socioeconómica de cada cuenca”, resalta.

Serra como escenario

La investigación tiene su punto de partida en el proyecto piloto llevado a cabo por el Ayuntamiento de Serra para mejorar la gestión de los bosques ubicados en su municipio. “Desde hace unos años, Serra ha desarrollado un proyecto para el manejo y gestión de la biomasa, al tratar los restos agrícolas y de poda en una planta peletizadora que, por un lado, abastece de energía al sistema de calefacción de los edificios públicos y, por otro, comercializa el producto resultante de dicha transformación“, explica la investigadora del IIAMA María González.

Inicialmente, la investigación de este estudio europeo se desarrollará en la cuenca del Carraixet donde se calibrará el modelo, que posteriormente se replicará “en la cuenca del Turia, en una cuenca mediterránea del área portuguesa y en otra seleccionada por los socios alemanes”, afirma la investigadora.

En este sentido, apunta que cada socio del proyecto debe calibrar el software en función de las características de su cuenca, siendo la resiliencia al cambio climático el factor común a todos ellos. “Las variables de agua y vegetación se insertarán con el modelo Tetis de la UPV, el riesgo de incendios con el sistema proporcionado por la asociación portuguesa, mientras que el centro alemán aportará las diferentes proyecciones de cambio climático”, concluye González.

Suscríbete a nuestra newsletter