«Es necesario divulgar la cultura de la mediación entre la ciudadanía»

«Es necesario divulgar la cultura de la mediación entre la ciudadanía»

Los expertos que han participado en los actos con motivo de celebración del Día Europeo de la Mediación han coincidido en señalar la importancia de impulsar y divulgar la cultura de la mediación entre la sociedad. El acto tuvo lugar en la Ciudad de la Justicia de Valencia y en su organización han colaborado Gemme España y PNPM.

Fernando de Rosa, presidente de la Audiencia Provincial de Valencia y encargado de inaugurar el acto, ha defendido la mediación como «un método alternativo al proceso» y ha querido transmitir la importancia de de que «la justicia con mayúsculas llegue a todos los ciudadanos». Igualmente, ha calificado la recién aprobada Ley de la Mediación de la Comunitat Valenciana como «un paso importante» ya que, en su opinión, «los cambios legislativos son necesarios pero tiene que haber un cambio de cultura y los jueces tenemos que interiorizar la mediación».

De Rosa ha manifestado el apoyo absoluto desde la Audiencia Provincial de Valencia a estas iniciativas.

Pedro Viguer, decano de los jueces de Valencia, ha incidido en que este año es «clave para el impulso de la mediación». El decano ha expuesto una serie de reivindicaciones que contemplan desde la judicatura como son: la obligatoriedad de la sesión informativa en determinadas materias y la necesidad de dar una mayor divulgación a la mediación entre la ciudadanía. A su juicio, la mediación hay que «venderla» para ofrecer de manera consensuada los conflictos.

José García Añón, director general de Reformas Democráticas y Acceso a la Justicia ha expuesto un análisis sobre el uso de la mediación en los últimos cuatro años  y en él que queda constancia de que en este periodo solo se han derivado 214 casos, de estos, el 40% van a la sesión informativa y de esta última cifra, solo el 60% llegan a un acuerdo.

En su opinión, «en estos momentos nos encontramos en una situación en que hay una insuficiencia en la normativa actual» y ha propuesto una serie de ejes de actuación como son: las escasas derivaciones, que él ha achacado a un problema de «falta de asentamiento de la cultura de la mediación»; el fomento de la mediación que debería «dotarse de un organismo de la mediación que dependa de la Administración, aunque ya existe una estructura organizativa provincial»; la escasez de asuntos que llegan al acuerdo y en este punto García Añón ha incidido en la «importancia de la profesionalización«;  y la desconfianza en la mediación por parte de los jueces y ha hecho hincapié en la necesidad de la «calidad de la mediación«.

El director general de Reformas Democráticas también ha puesto de relieve la importancia de «valorar la satisfacción del ciudadano ante el servicio de la mediación». Y ha coincidido con el resto de ponentes en la necesidad de que la ciudadanía conozca qué es la mediación.

García Añón ha explicado detalladamente el diseño del Centro de la Mediación que  contará con tres espacios bien definidos. El primero de ellos corresponde al Servicio de Orientación y Mediación (SOM), una oficina administrativa a la que podrá dirigirse el ciudadano para activar el proceso. El segundo será el Espai Mediem y estará a disposición de la entidades mediadoras y, el último, es el Espai Trobem, lugar destinado a la sesión informativa.

Este Centro de la Mediación ya está licitado en la Ciudad de la Justicia de València y «queremos repetir el modelo en Alicante y Castellón».

Entre los apartados que quedan por hacer, según ha expuesto García Añón se encuentran: el reglamento, la extensión territorial del servicio y la coordinación con las entidades mediadoras.

Javier Plaza, catedrático en Derecho Civil de la Universitat de València ha incidido en que «un país es más civilizado cuanto menos casos judiciales tiene». También ha aclarado que «un mediador puede dar una solución pero esta no es vinculante. Si lo fuera nos dirigiríamos a un arbitraje».

A su juicio, «las técnicas de mediador están más unidas a la psicología que la Derecho» y se ha mostrado partidario de la puesta en marcha de «unidades de mediación en grandes entidades y colectivos».

Plaza ha alabado el gran servicio que están haciendo los colectivos y colegios profesionales en favor de la mediación. Ha recalcado la importancia de que la mediación sea voluntaria y transversal y «continuará siéndolo, pero esta cuestión,  -ha querido dejar claro- no le priva de las garantías judiciales«, ha recalcado.

Por otra parte, y al igual que hay justicia gratuita, «las personas también podrán acceder a la mediación gratuita que será gestionada por el Centro de Mediación Valenciano y que para este año cuenta con un presupuesto de 350.000 euros».

El experto en Mediación y catedrático de la Universitat de València ha insistido en la importancia de que «la mediación sea remunerada y sus profesionales puedan vivir de la mediación».

Virginia Madrid, directora del Centro de Mediación del Colegio de Administradores de Fincas de Valencia y Castellón, ha explicado a los asistentes el mapa de la conflictología con el que pretende dar a conocer a toda la ciudadanía en qué tipo de conflictos pueden utilizar la mediación para resolverlos. Es decir, «diseñar ellos su propio recorrido para resolver el conflicto que tienen aportando las posibles soluciones que sean más satisfactorias para ellos. Es decir, que puedan exponer, acompañados de un mediador profesional, cuáles son sus intereses y qué es lo que necesitan.

Virginia Madrid también ha destacado la importancia de trabajar las emociones en los procesos de mediación para conocer cuál es su mejor solución que da respuesta a las necesidades que tienen las partes.

«Hay que tener en cuenta, -ha continuado- que cuando planteamos un conflicto ante los juzgados es necesario ceñirse a lo que la ley permite. Sin embargo, en la mediación se pueden trabajar otros aspectos como emociones, situaciones personales, conflictos antiguos… que forman parte de ese litigio pero no se pueden tratar en un juzgado ya que el juez no puede abordar emociones personales. Él tiene como herramienta lo que la ley le dicta. Mientras que los mediadores trabajan empatía, comunicación… allá donde el diálogo se ha roto establecen un puente de comunicación para que las partes expresen aquello que les ha llevado a generar ese conflicto y de ahí van acercando posturas, van dándose cuenta  de que sus necesidades tienen muchos puntos de encuentro y a raíz de ahí pueden generar soluciones creativas que les de su mejor resultado. Es decir, se diseña una solución a medida de sus necesidades».

Para el mediador, la comunicación es la herramienta más importante y dentro de la comunicación, la escucha, ha apuntado Virginia Madrid. Con lo cual, «el mediador escuchando a las partes se da cuenta de por dónde aflora el conflicto y de ahí, y gracias a su formación, conduce a las partes a generar soluciones creativas, a que se puedan expresar con respeto, a que escuchen las verdaderas razones de lo que está ocurriendo».

Entre las situaciones que deben ser solucionadas por medio de la mediación, Virginia Madrid alude a «todas aquellas que se deseen mantener y que tengan que ver con una relación interpersonal».

Para Virginia Madrid un buen mediador debe saber escuchar  y a raíz de esta habilidad vienen de la mano todas las demás como la empatía, la creatividad, el sentido del humor y «mucha formación», ha resaltado.

Sobre la calidad de la formación para convertirse en mediador, Virginia Madrid ha recomendado «ser selectos a la hora de elegir la formación». En su opinión, «la vara de medir la formación no puede ser el precio, ni la rapidez con la que concedan el título, sino elegir una formación seria, veraz, con profesores que hayan practicado la mediación».

Ribera ritmos de vida
consum-crecimiento
Pamesa marcas
GVA sanitat usa condon

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.