La información económica de los líderes

El president y el ministro se han reunido con los agentes del sector

Puig y Planas comparten un “optimismo racional” por el futuro el sector citrícola

Luis Planas ha afirmado que pedirá a la UE que active una "cláusula de salvaguardia" para rebajar las importaciones de países terceros

El president Puig y el ministro Planas conversan antes de reunirse con los representantes de sector agrícola. | EFE / Manuel Bruque

“La crisis permanente del sector de los cítricos necesita de una acción permanente”, ha descrito el president de la Generalitat, Ximo Puig, en su comoparecencia de esta mañana junto al ministro de Agricultura, el valenciano Luis Planas. Ambos han mantenido una reunión con representantes del sector agrario para abordar la dramática crisis de la actual campaña citrícola, con unas pérdidas que se han llegado a elevar a 130 millones de euros. Tras la reunión, tanto el president como el ministro han expresado un “optimismo racional” a la espera de las nuevas medidas que se pretenden aplicar.

“Necesitamos la restitución del sector y contamos con el respaldo del Ministerio para aportar certidumbre”, ha aseverado Puig. “Defenderá en Bruselas nuestros intereses”, especialmente la “necesidad de ampliar los mercados. El ministro es un aliado activo, conoce perfectamente la situación y con él no empezamos de cero”. Eso sí, ha matizado que “el protagonismo fundamental lo tienen los propios agentes del sector”.

España es el primer exportador de producto fresco del mundo, debe continuar siéndolo e incluso expandirse. Somos el primer productor de la UE y el sexto mundial”, ha iniciado su análisis el ministro Luis Planas.  “Durante las campañas se generan 6,6 millones de toneladas, de las que probablemente 3,6 van destinadas a exportación”.

Cláusula de salvaguardia de los cítricos

El ministro ha efectuado un diagnóstico sobre lo sucedido en la presente campaña. “Se ha situado la producción citrícola por encima de los 7 millones de toneladas. Es decir, superior a la media. Esto, lógicamente ha influido en la bajada de los precios”. A este hecho se le añadido el que “la campaña ha sido tardía. y las lluvias han producido también daños en el fruto”. Y, por último, “la entrada en vigor de los nuevos aranceles reducidos a países terceros supone, en mi opinión, no tanto un factor cuantitativo sino, básicamente, una cuestión de calendario. Es decir, que del 15 de octubre al 30 de noviembre se ha solapado ese retraso con la entrada en el mercado de estos productos” y por eso “se ha retraído con una bajada de precios que me parece injusta”. Como medida de apoyo ya aprobada, ha recordado la “retirada de 50.000 toneladas para su transformación en zumo financiada con 2,5 millones de euros de fondos europeos” para aliviar la situación.

Respecto al candente tema de los acuerdos con países terceros, uno de los aspectos que más quejas ha provocado en el sector citrícola, ha anunciado acciones en distintas vertientes. En lo que se refiere a las condiciones fitosanitarias, susceptibles haber introducido enfermedades en los cultivos, “el Ministerio va a instar a la Comisión Europea para que se cumplan las normas sanitarias con todo el rigor”.

optimismo-racional

La vicepresidenta, Mónica Oltra y la cosellera de Agricultura, Elena Cebrián, también han participado en la reunión. EFE / Manuel Bruque

Sobre la influencia de las importaciones de los productos procedentes de estos países ha afirmado que “hemos pedido a la Comisión Europea que haga un seguimiento específico de la situación del mercado de los cítricos. Concretamente, en el informe que tiene hacer la CE a los tres años de la entrada en vigor del acuerdo -el próximo octubre- que analice específicamente la situación del sector de los cítricos. No le temblará la mano al Gobierno, si ve argumentos, de que la CE active una cláusula de salvaguardia en defensa de los intereses del sector”, lo que podría rebajar sustancialmente la entrada en la UE de cítricos procedentes de países como Sudáfrica.

“Una nueva arquitectura de gestión”

Planas ha hecho hincapié en la necesidad del sector de mejorar su perfil comercial. “Aquí tenemos el 34% del total de la producción comercializada a través de organizaciones profesionales. Es muy poco. Hay, probablemente, más y mejor. Necesitamos una mejor organización interprofesional. De esa forma tendremos más fácil acceso a los fondos europeos, a la posibilidad de planificar mejor las campañas, que los incrementos y las bajadas sean más leves y, en definitiva, conseguir un incremento de los precios y que las crisis como las planteadas este año puedan ser mucho más leves”.

El ministro ha subrayado que, durante la reunión “alguien decía que 7 millones de toneladas no tiene por qué ser el techo, y estoy de acuerdo, pero para ello tenemos que ampliar los consumidores”.

Como ejemplo, ha señalado la labor de organización interprofesional y promoción comercial existente en el sector del aceite de oliva o del vino. “Yo creo que hemos dado por supuesto que la presencia de las naranjas y de los cítricos en general era tan saludable en sí que casi nos hemos olvidado de recordarlo. Hay que explorar todo lo que pueda acercarnos más a los consumidores desde el punto de vista varietal, de la calidad” y ganar presencia “en el mercado emergente. Este diagnóstico es el que nos puede permitir mantener, como ha declarado el president, un optimismo racional de cara al futuro”.

Finalmente, Puig ha instado al sector a trabajar en “una nueva arquitectura de gestión”.

Suscríbete a nuestra newsletter