La información económica de los líderes

El presidente de la Generalitat advierte contra los populismos

Puig hace un elogio a la democracia y el diálogo en el discurso de Fin de Año

Archivado en: 

La recuperación de la reputación, la defensa de la democracia, la reinvindicación de la igualdad y el diálogo como base de la convivencia han sido los mensajes que ha dejado el discurso de Fin de Año del presidente de la Generalitat, sin olvidar la histórica reclamación de una financiación justa y la celebración del 600 aniversario de la creación de la Generalitat como institución y el 40 aniversario de la Constitución.

Respecto al primer punto, Ximo Puig ha declarado que la Comunitat Valenciana es hoy referente en España de “honradez, diálogo y estabilidad” como generadores de crecimiento económico. Para el presidente, con “la identidad valenciana integradora y los valores democráticos (…) hemos recuperado el respeto de España y el respeto por nosotros mismos”.

En este contexto, Ximo Puig aboga por un ejercicio de la política sin crispaciones y en clima de buen entendimiento, una política que ha permitido avanzar en los aspectos sociales. “Por ello agradezco a todos los partidos políticos que hayamos conseguido ser un ejemplo de concordia desde el respeto a las diferencias”, ha añadido.

Un ambiente de diálogo que se traslada a la relación con patronal y sindicatos.

Todo ello se traduce en “crecimiento económico y justicia social al mismo tiempo. Hemos recuperado el sentido de lo que significa la democracia”.

A pesar de ello, para Puig todavía queda mucho por hacer, como dar oportunidades a los jóvenes o dar soluciones a problemas sectoriales como los que recientemente se han desvelado en el sector citrícola o la automoción.

El presidente ha defendido la reforma del Estatuto por el blindaje del cambio de modelo de financiación o las inversiones justas. “Ahora -ha continuado- se nos presenta una gran oportunidad. La oportunidad valenciana de convertirnos en una de las regiones innovadoras, prósperas y dinámicas de Europa. Sin fantasías, sin estridencias y sin atajos”.

Por todo ello, Puig propone “renovar el contrato social valenciano que tenga como meta la creación de empleo, la igualdad de oportunidades y la democracia”.


Califica la igualdad de la mujer y la lucha contra la violencia de género como el gran combate social de nuestro tiempo


Las derivas populistas también han tenido hueco en el discurso del presidente de la Generalitat, cuando ha recordado que “la historia nos ha enseñado la democracia no es irreversible. Es fácil caer en la tentación de acudir a respuestas tan simples como equivocadas. Respuestas que menosprecian nuestra autonomía política o
desdeñan el feminismo”.

El feminismo ha sido otro de los hilos argumentales del discurso, en una defensa de la igualdad de la mujer, “el gran combate social de nuestro tiempo”. Por ello, Puig asegura que ante “la violencia de género no cabe retroceder ni un paso”.

Ximo Puig ha hecho una alabanza del espíritu solidario del pueblo valenciano, evocando hechos como la llegada del Acuarius o el rescate realizado por el pesquero de Santa Pola Nuestra Señora de Loreto. “Ellos nos representan y son los mejores embajadores del pueblo valenciano”, ha asegurado.

El presidente de la Generalitat ha concluido su discurso afirmando que 2019 será un año decisivo. “Basta mirar, porque se cubre de verdad la mirada”, ha parafraseado a Miguel Hernández. “Estamos en condiciones de construir una sociedad en la que nuestros hijos y nuestros nietos puedan decidir su propio proyecto de vida. Un futuro con las máximas ráfagas de felicidad, ese es mi deseo para ustedes”.

Suscríbete a nuestra newsletter