La información económica de los líderes

La Generalitat incrementa en un 13% las ayudas para familias acogedoras

Estas recibirán 450 euros mensuales, el doble que en 2015

Monica Oltra, en una imagen de archivo | Foto: J.A.Calahorro

Mónica Oltra, vicepresidenta y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, ha destacado que a partir del año próximo las familias valencianas que acogen a niños y adolescentes tutelados por la Generalitat verán incrementadas las prestaciones económicas para el sostenimiento de la crianza en familias acogedoras (PESC) hasta un 13% respecto al 2018.

“Este incremento evidencia la clara apuesta del Consell por la crianza en el entorno familiar”, ha señalado la vicepresidenta, quien ha destacado que, desde 2015, estas prestaciones se han hasta triplicado, y se han consolidado como un derecho de los niños tutelados, convirtiendo la partida en crédito ampliable, “lo que permite que las ayudas no se dejen nunca de pagar”.

El incremento de los módulos previsto para 2019 significa que una familia acogedora tanto extensa como educadora recibirá 450 euros mensuales, el doble que en 2015, el triple en el caso de las familias extensas, que son aquellas que tienen vínculos sanguíneos con el niño o la niña tutelada. Pero además, si se trata de una familia monoparental, la prestación mensual se elevará a 540 euros y si se trata de un acogimiento especializado ascenderá a 990 euros.

Mónica Oltra ha manifestado que actualmente las familias acogedoras de la Comunitat Valenciana, tanto educadoras como extensas “están recibiendo puntualmente cada mes la prestación económica que le corresponde según la modalidad de acogimiento que tengan”.

Asimismo, ha asegurado que la Comunitat Valenciana ya se sitúa por encima de la media de comunidades autónomas en cuanto a la cuantía abonada para cada tipología de acogimiento, y es la única autonomía que hace distinción respecto a la remuneración otorgada a las familias monoparentales.

Mejoras en el acogimiento

Para la vicepresidenta del Consell es “muy importante” impulsar acciones que contribuyan a conseguir que los niños y adolescentes “se puedan desarrollar en un ambiente familiar” y ha incidido que por ese motivo, además de la campaña de fomento del acogimiento familiar ‘Millor en Familia’, el Consell han adoptado otras medidas concretas como la mejora de las prestaciones económicas para las familias acogedoras.

Concretamente, las ayudas a las familias acogedoras se han equiparado y perciben la misma cantidad las educadoras que las extensas, y a principios de año se aprobó un nuevo decreto que incluye novedades importantes, como el reconocimiento de gastos médicos cualificados.

Estas ayudas cubren aquellos gastos que no son cubiertos en la red sanitaria pública valenciana y siempre que estos superen el 25% de la prestación mensual por acogimiento. La cuantía en este concepto podría alcanzar, si fuera necesario, 10.000 euros anuales por persona menor de edad acogida.

Este sería el caso de las ortodoncias, las gafas o los tratamientos psicológicos o psiquiátricos que pudiera necesitar el niño, la niña o el adolescente. Además, la Administración puede adelantar cantidades con la presentación de un presupuesto.

Asimismo, ha indicado que las cuantías de las prestaciones se actualizan al alza mediante la Ley de Presupuestos de la Generalitat y las personas interesadas pueden solicitar la prestación para el sostén del acogimiento o la disponibilidad, en cualquier momento.

Subida módulos

En cuanto a la subida de los módulos de las prestaciones económicas, tanto las familias extensas como educadoras, este año reciben 14 euros por día y por cada persona menor de edad acogida, y en 2019 recibirán un euro más por día, es decir, 450 euros mensuales.

Además, desde este año se contempla las situaciones de acogida en familias monoparentales, que tienen una prestación de 16 euros por día, y que en 2019 será de 18 euros, de 450 euros a 540 euros al mes.

Las familias con niños acogidos con un grado de discapacidad o diversidad funcional igual o superior al 33% reciben este año 16 euros por día y por cada persona menor acogida, y pasarán en 2019 a recibir 18 euros, 540 euros al mes, frente a los 315 euros de 2015 y, si además son familias monoparentales, se elevará a 20 euros al día, 600 euros al mes.

En cuanto a las familias que realicen acogimientos especializados, reciben una prestación de 33 euros al día por cada persona menor acogida, 990 euros al mes y pasarán a recibir el año que viene 34 euros, 1.020 euros al mes, que se elevará a 37 euros al día, 1.110 euros mensuales si son monoparentales.

Finalmente, la disponibilidad para acogimiento de urgencia diagnóstico en familia educadora monoparental este año se establece en 9.855 euros al año, y, para 2019, se ha establecido en 10.220 euros, cantidad que se elevará a 13.505 euros si es monoparental.

“Todo ello repercutirá directamente en un acogimiento de calidad y por tanto en un desarrollo integral, holístico y comunitario digno para estos niños y adolescentes”, ha concluido la vicepresidenta.

La ley valenciana de protección de la infancia entra en vigor en Navidad

La ley de valenciana de derechos y garantías de la Infancia y la Adolescencia entrará en vigor mañana, día de Navidad, después de que haya sido publicada hoy en el Diari Oficial de la Generalitat Valenciana (DOCV).

La norma, aprobada por Les Corts Valencianes el pasado 29 de noviembre, otorga a los niños la consideración de ciudadanos “de pleno derecho”, e impulsa su participación en la vida pública y la promoción de sus derechos.

Regula el derecho a que la opinión de este colectivo sea escuchada y tomada en consideración en todos los asuntos que les afectan y establece el acceso al ocio educativo como un derecho de manera que el exceso de deberes en Primaria no reduzca el tiempo de juego, así como el derecho al buen trato.

Además, sitúa la infancia y la adolescencia en el centro de las políticas públicas; elimina el límite de edad para que se escuche su opinión en el consentimiento informado en los tratamientos médicos, y fija la obligación de los padres a respetar sus convicciones en cuanto a libertad ideológica, conciencia o religión.

También reconoce el derecho a la identidad y la expresión de género, y establece que las Administraciones públicas tendrán que consultar la opinión de los niños en las políticas de ocio educativo o diseño urbano de los municipios.

La ley fue aprobada con los votos a favor de los todos los grupos menos el PP, que se abstuvo al considerar que esta norma es “importante y necesaria” pero les separa “la ideología” incluida en ella, como las referencias a la interrupción voluntaria del embarazo o el consentimiento informado en enfermedades graves.

Suscríbete a nuestra newsletter