La información económica de los líderes

Estas fiestas las tablas de queso valenciano que no falten en la mesa

Archivado en: 

Cuando se habla de queso pensamos en manchego, idiazabal, burgos … Pero en la Comunitat Valenciana también tenemos grandes quesos por los que merece la pena apostar. Son productos de gran calidad y de proximidad, que a casi todo el mundo le apetece y siempre es un recurso en caso de necesidad.

Para las comidas de estas fiestas una tabla de quesos es una gran idea: quesos de pasta blanda, tiernos y curados, variedades muy diferenciadas para disfrutar de todos los matices de este gran producto.

En la Comunitat Valenciana disponemos de excelentes elaboraciones. Muchos de ellos proceden de la comarca del Maestrazgo, donde los quesos de oveja y cabra han conseguido unos altos niveles de calidad.

Entre los quesos frescos destaca el de La Nucía, elaborado en esta localidad alicantina con una mezcla de leche de vaca y de cabra. Tiene un gran aroma lácteo, pero al mismo tiempo es suave y gomoso.

Otro queso blando muy popular es el de Cassoleta, con origen en Castellón, se ha extendido por todo el territorio valenciano. Se elabora con diferentes clase de leche y un peculiar sabor salado debido a su inmersión en salmuera.

Entre los semicurados no podemos olvidar el queso de servilleta. Aunque dispone de una variedad fresca, el semicurado elaborado con leche de oveja y cabra en las comarcas de interior de València y Castellón ha adquirido gran predicamento. Su sabor suave y algo salado le convierte en un participante habitual de las tablas de queso.

Si hablamos de quesos curados no podemos olvidar el Heretat de Pere en Quatretonda, elaborado con leche de cabra. Aquí las piezas maduran al menos durante 60 días en cuevas naturales, lo que les proporciona un sabor rotundo.

Del Maestrazgo nos llegan los quesos de la cooperativa Vall de Catí, elaborados con leche de ovejas de razas autóctonas o de cabra. Quesos con una personalidad muy acusada y que se ofrecen en una amplia gama que incluyen acabados al romero, la trufa o el vino, incluyendo una línea de quesos ecológicos.

Alicante también contribuye a la tabla autóctona con el queso Blanquet, una elaboración realizada con leche de cabra, muy intensa y de textura cremosa.

Hay quesos para disfrutar para todos los gustos y para todas las fiestas.

Suscríbete a nuestra newsletter