La patronal azulejera confía en que la tendencia se mantenga en 2019

Ascer preve el crecimiento del sector un 1,5%, pese al lastre del coste energético

En 2018 las ventas se incrementaron en 1,5% llegando a los 3.590 millones y la producción creció un 1% generando 535 millones de metros cuadrados

El presidente de Ascer, Vicente Nomdedeu (segundo por la izquierda) hizo balance positivo del año.

La patronal azulejera Ascer fija en un 1,5 por ciento el crecimiento en ventas del sector en 2018, resultados favorecidos por los buenos resultados del primer trimestre. Las previsiones para el 2019 dependerán de si se invierte la tendencia a la baja de los últimos ocho meses que, caso de ser así, permitiría un crecimiento alrededor del 2 por ciento, según el presidente Vicente Nomdedeu. Éste reclamó, una vez más, al Gobierno un plan estatal para la industria y la mejora de las comunicaciones, con el corredor ferroviario Mediterráneo como referente.

El incremento de las ventas en un 1,5 por ciento supone que éstas alcancen 3.590 millones de euros, en tanto que el aumento de un 1 por ciento de la producción conlleva la fabricación de 535 millones de metros cuadrados. El mercado nacional copa el 7 por ciento de las ventas, mientras que las exportaciones –destino del 80 por ciento de las ventas del sector- crece un 1 por ciento siendo Estados Unidos el mercado en que más crecen. Por el contrario descienden un 32,4 por ciento en Israel.

El sector ve lastrada su competitividad en los mercados externos, a donde envía el 80 por ciento de la producción, por los costes de la energía –en España es más cara que en Italia, principal competidor- que supone un incremento del 24 por ciento sobre 2017 y por el encarecimiento del mercado de emisiones que este año fue de 11 millones, por los 4 de hace un año.

Ante esas cifras, Nomdedeu reclama un plan estatal que apoye al tejido industrial, que reduzca trabas, que impulse su competitividad y que respalde la inversión en innovación. Considera que las políticas de las administraciones públicas deben incluir un objetivo de industrialización de la economía española, con un peso muy reducido en el PIB, del 16%. Porque, “la industria es un gran generador de empleo directo de calidad, generador de empresas auxiliares y puestos de trabajo indirectos”.

El vicepresidente Juan Francisco Ramos apuntó que el peso del coste de la factura energética sobre el precio de venta del azulejo es del 13 por ciento, una tendencia que se mantendrá, puesto que para 2019 se prevé que el precio de la energía crezca entre el 5 y el 10 por ciento. A este coste, añadió el secretario general Pedro Riaza, el del comercio que en 2018 llega a los 11 millones. Y para el lustro 2020-25 se prevé que ronde entre los 11 y 33 millones de euros.

Otro de los vicepresidentes de Ascer, Ismael García, apuntó la tendencia proteccionista creciente, que se observa en mercados de gran importancia para España, especialmente en el norte de África como Argelia, Egipto, Túnez o Marruecos. Mientras que los países del Golfo han iniciado una investigación antidumping contra las importaciones españolas. Por ello, Ascer, ha organizado la defensa sectorial y hará frente a la investigación con determinación.

A estas previsiones se añaden obstáculos como los vaivenes de los precios de la energía, tanto del gas como del precio del barril de Brent, que se prevé vuelva a subir y eso “se repercute en el precio final del producto”, añade Nomdedeu. En este contexto, apuesta por mantener la baza diferencial del sector que es el valor de la innovación y el talento o conocimiento del clúster cerámico. Algo en lo que España es puntera.

En ese marco de trabajo, la Junta Rectora de Ascer desgranó noticias positivas como que las plantillas seguirán creciendo en 2019, pese a reconocer que algunas empresas están ya planteando regulaciones temporales de empleo (ERE) que pueden paralizarse en función de la evolución del sector en los próximos meses.

Asimismo, apuntan que ha crecido el precio medio de venta del metro cuadrado, amparando en la mayor eficiencia de utilización y aprovechamiento de los recursos destinados a la producción. Dato éste que repercutirá en las cuentas de explotación de las empresas.

Suscríbete a nuestra newsletter