La información económica de los líderes

En el momento álgido de la exportación a Europa

La crisis de los “chalecos amarillos” pudo bloquear 700.000 Tn de naranjas

La crisis vivida en la frontera francesa demuestra lo "fundamental" que es contar cuanto antes" con el Corredor Mediterráneo

 / 

| E3

Los pasos por la frontera de la Jonquera e Irún que cerraron el pasado martes por la Guardia Civil debido a la crisis de los ‘chalecos amarillos’ franceses, y de manera puntual, en algunas importantes infraestructuras viales francesas, afectaron a la campaña de San Nicolás, que se celebra hoy en centroeuropa. Esta festividad tradicional supone un momento clave de la exportación de cítricos. Unida a la campaña de Navidad, convierte a diciembre en el mes en el que más volumen de exportación se realiza todos los años: entre 620.000 y 700.000 toneladas, fundamentalmente de clementinas de Nules y de naranjas Navelinas.

Para ilustrar la magnitud de esas cantidades, desde el Comité de Gestión de Cítricos (CGC) indican que “eso es mucho más de lo que Marruecos exporta durante todo el año a la UE, y tanto como lo que Sudáfrica exporta a la UE durante todo el año. Son cifras muy grandes. Todas esas toneladas están bajo la Espada de Damocles: sufrirán retrasos, algunos llegarán y otros no”. 

Una situación paralela, y más problemática, se da con los envíos a países terceros, de fuera de la UE. Hay que llevar la mercancía en camión hasta el barco que lo lleva a destino. Hay fletes con fechas programadas, y si no se llega a tiempo, el armador busca alternativas, por lo que puede optar por transportar otras naranjas y mandarinas. Si el camión llega tarde, no sólo pierde el dinero de esas mandarinas, sino que se plantearía un problema de orden logístico en tanto no existen lugares en zonas portuarias, como Rotterdam, donde poder almacenar y conservar la fruta.El martes día 4 es que con lo que ya ha acontecido se produjeron retrasos de 1-2 días en muchos de los envíos a Europa, y con 4.000 camiones retenidos.

A finales del pasado martes, el gobierno de Macron cedió a las demandas de los “chalecos amarillos” para reducir el precio de los carburantes, pero no se descartan nuevas protestas que desemboquen en nuevas crisis. Como declaró Rodríguez Mulero a Economía3, “es un mal momento para tener problemas e impedimentos para transportar nuestra producción citrícola. Transportamos nuestros productos a través de camiones porque no tenemos aún el Corredor Mediterráneo, que es un tema fundamental, especialmente para la agricultura. Lo que ha ocuirrido pone de manifiesto su importancia”.

Tras el aparente regreso a la normalidad vivido en la jornada de ayer, cabe recordar que las negociaciones entre Macron y los grupos reivindicativos franceses sigue abierta, y no se descartan nuevas movilizaciones que afecten al transporte de mercancías. Debido a eloo, algunos exportadores consultados han preguntado a la embajada española por la posibilidad de reclamar indemnizaciones al estado francés. Al parecer, la información ha sido clara: atendiendo a las experiencias anteriores, es poco viable esta alternativa. En teoría, se puede reclamar tal cosa en caso de inoperancia por parte de la policía francesa. En ocasiones se les ha acusado de pasividad, pero es una acusación difícil de demostrar.

En términos jurídicos, el pedir una indemnización al estado francés es costoso, se prolonga mucho en el tiempo y no tiene ninguna garantía. Los exportadores  están en contacto con los Ministerios de Fomento y Agricultura, y se han mandado cartas a la Comisión Europea, que a su vez ha presionado al estado francés.

Desafortunadamente, no se puede hacer mucho más que eso, y lo mejor es esperar a que la jornada de hoy permita un tránsito fluido y tantas toneladas de naranajas no se echen a perder en el momento álgido del año y tras haber atravesado una campaña de gran inclemencia meteorológica.

 

-->
Suscríbete a nuestra newsletter