La información económica de los líderes

Los sindicatos denuncian un "esclavismo laboral" en el sector

UGT y CC.OO. reclaman un salario mínimo para los “collidors”

En el mejor de los casos perciben 700 euros al mes

 / 

Vista general de la manifestación. | EFE / Kai Försterling

Los sindicatos UGT y CCOO han reclamado este miércoles en una manifestación en València un salario mínimo para los trabajadores de la recolección de cítricos que, en el mejor de los casos, perciben 700 euros al mes, así como un incremento salarial acorde al Acuerdo de Negociación Colectiva.

Más de 300 personas han participado en la movilización, que ha salido de la plaza del Parterre, ha pasado por la sede del Comité de Gestión de Cítricos (CGC) y tiene previsto finalizar en la Dirección General de Trabajo para exponer allí sus reivindicaciones.

El secretario general de CCOO-PV, Arturo León, ha participado en la marcha, que se ha desarrollado con el lema En defensa del sector citrícola y en la que los asistentes llevaban una naranja gigante.

Los responsables sindicales han denunciado que, tras meses de negociación con la patronal, el CGC y cooperativas/almacenes, no se ha alcanzado ningún acuerdo en un convenio que finalizó en agosto y que se está negociando para los próximos tres o cuatro años.

En este convenio, que afecta a unos 100.000 colllidors -75.000 de ellos de Valencia, 20.000 de Castellón y el resto localizado en la zona de la Marina, en Alicante-, los sindicatos reclaman el cumplimiento del Acuerdo de Negociación Colectiva -con al menos un incremento del 2 %-, una cláusula de garantía salarial del destajo que garantice el salario de las horas trabajadas, y un empleo estable y con derechos.

El 90 % de los trabajadores del sector de la recolección de cítricos trabaja a destajo -a recoger el máximo de cajas- y muchas veces “no se llevan el jornal a casa” debido a las malas condiciones climatológicas o por la producción, por lo que exigen un “salario digno” y que se pague lo recogido en el convenio de 51 euros al día, según ha explicado el secretario general de Federación de Industria, Construcción y Agro (FICA)-UGT-PV, Daniel Argente.

Estos trabajadores trabajan solo en la temporada citrícola -de septiembre a junio- y, en el mejor de los casos, cuando las condiciones climatológicas son propicias, hay producción rentable y no se les rechaza parte de ella en los almacenes, pueden cobrar unos 700 euros al mes.

Según afirma el responsable de Industria de CCOO-PV, Javier Galarza, el convenio recoge un salario/hora garantizado de 10,47 euros en función del producto y el número de cajas, pero el 90 % de los trabajadores no trabaja con estas condiciones sino a destajo y la realidad es que hay días que perciben 20 euros.

Son condiciones de los años 50 del siglo pasado, ha lamentado Galarza, que se ha referido a una situación de “esclavismo laboral” en el sector, que también acoge a trabajadores inmigrantes.

También han denunciado la temporalidad y precariedad del sector, donde menos del 50 % de trabajadores es fijo discontinuo y donde están presentes las empresas multiservicios, que “abusan” del colectivo con cotizaciones que no son del cien por cien de la jornada real. EFE

-->
Suscríbete a nuestra newsletter