La organización agraria anuncia movilizaciones para exigir ayudas ante una situación que califican de calamitosa

AVA-Asaja evalúa las pérdidas de la campaña citrícola en 163 millones

La Consellería estima unas pérdidas globales de 62 millones, de los que 45,5 corresponderían a cítricos

La sectorial citrícola de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja) prepara acciones de protesta para reclamar medidas que “permitan contrarrestar la calamitosa situación en la que se encuentra sumida en estos momentos la campaña citrícola en el capítulo relativo a las rentas que perciben los citricultores”.

Según la organización agraria, en el primer tramo de la campaña las pérdidas de los productores valencianos superan los 163 millones de euros, afirmación que apoyan en un estudio de sus propios servicios técnicos.

AVA-Asaja eleva a 91 millones de euros los daños ocasionados por el último temporal de lluvias, que se suma a un descenso de las cotizaciones de la fruta que valoran en 52 millones de euros, más otros 20 de la fruta que se ha quedado por recoger.

Por su parte, el secretario autonómico de Agricultura, Francisco Rodríguez Mulero, señala que las pérdidas por las lluvias de noviembre se estiman en 61,8 millones de euros, de los que el 89,5% corresponden a cultivos y el resto a infraestructuras. Concretamente la pérdida económica en los cítricos se evalúa en 45,5 millones de euros.

Ante este panorama, los citricultores de AVA-Asaja plantean movilizaciones para exigir a las administraciones, en particular la autonómica, que contribuyan “a enderezar el rumbo de una temporada citrícola que está ofreciendo resultados ruinosos a los agricultores”. La organización agraria anuncia que sondeará a las restantes asociaciones representativas del sector citrícola para organizar protestas conjuntas.

Asimismo, AVA-Asaja se dirigirá tanto a la consellera de Agricultura, Elena Cebrián, como al presidente de la Generalitat, para solicitar su máxima implicación en la búsqueda de soluciones, sobre todo de cara a la reunión que la próxima semana tienen previsto mantener los responsables agrarios del Consell con los representantes del sector citrícola.

Acusaciones a la industria de transformación

“Hasta el momento la Generalitat no nos ha hecho ningún caso -lamenta el presidente de la organización, Cristóbal Aguado-. Pedimos su colaboración para retirar del mercado en fresco unas 200.000 toneladas de calibres pequeños a fin de poder revitalizar así los mercados y no hubo respuesta. Estamos decepcionados porque la conselleria no puede mirar hacia otro lado mientras los citricultores se hunden en la miseria. Algunas de las medidas que hemos reclamado son competencia del Gobierno central, pero la conselleria debe hacer suyas esas peticiones y tomar la iniciativa enarbolando la bandera del sector”.

También acusó a la industria de transformación de la actual situación que, según Aguado, “se está aprovechando descaradamente de la situación, porque las cotizaciones internacionales del zumo están altas. Su actitud es inmoral y sería preferible que los agricultores destruyésemos la producción que no podemos comercializar en fresco antes que regalársela a ellos”.

La valoración de la consellería

Por otro lado, en una reunión informativa mantenida con el sector agrario, Rodríguez Mulero señaló que, por provincias, las mayores pérdidas se acumulan en València, con daños estimados en 40,4 millones. En Castellón los daños ascienden a 14,6 millones y en Alicante rondan los 329.000 euros.

El cultivo más afectado ha sido el de los cítricos, con pérdidas de cosecha cercanas a 45,4 millones de euros (82,1% de las pérdidas en cultivos), seguido del caqui con 8,9 millones de euros (16,1%) y los hortícolas (1,8%), al estimarse unas pérdidas en 0,9 millones de euros.

Existen otros cultivos, como la uva de mesa, de los que todavía no se han cuantificado los daños por encontrase en periodo de recolección y otros a los que les va a afectar en su desarrollo, retrasándolo, como la cebolla o la chufa, así como a las alcachofas, las coles y las lechugas, entre otras hortalizas.

Agroseguro ha empezado a recibir siniestros de las tres provincias que, a fecha de hoy, suponen 783 hectáreas y ha iniciado con 61 peritos la valoración de daños de estas lluvias cuyas indemnizaciones se sumarán a los 74,8 millones de euros ya contemplados en los siniestros anteriores al mes de noviembre.

A pesar de todo …

estas lluvias van a tener un efecto positivo en general en todos los ámbitos geográficos de los cultivos valencianos, indica la consellería de Agricultura. Por una parte, van a ser beneficiosas para los cultivos de secano y los pastos, ya que van a incidir en un aumento de las reservas de agua de cara a la parada vegetativa invernal, especialmente en frutales y viña.

Además, van a permitir la recarga de los acuíferos y la limpieza del arbolado, así como el engorde de los frutos que, en el caso de los cítricos, tenían unos calibres más pequeños que en una campaña normal.

De igual modo, con las precipitaciones se ha mejorado la calidad del agua, que se encontraba con alta salinidad en algunas zonas y se van a reducir los gastos de cultivo por menor aportación de agua de riego.

En la cabaña ganadera no solo no hay constancia de daños, sino que las lluvias han propiciado la recuperación de los pastos y de las fuentes de agua, asegurando agua suficiente para el otoño e invierno.

Suscríbete a nuestra newsletter