La información económica de los líderes

Jornada de la Asociación Profesional de Administradores Concursales

¿Es posible suscribir operaciones financieras para salir del concurso?

 / 

Manuel Calvé, Jacinto Talens y Salvador Vilata

Actualmente, más del 95% de los concursos que se declaran acaban en liquidación, en buena medida por el retraso en la solicitud de declaración del concurso por parte de los administradores sociales. Una vez llegados a este punto, la financiación bancaria deja de ser posible en el 99% de los casos.

¿Pero realmente una vez presentado el concurso se puede pactar entre las partes suscribir operaciones financieras para lograr liquidez –como líneas de descuento, leasing o lease-back, un instrumento este último muy interesante si la empresa dispone de elementos patrimoniales, pero no de tesorería–?

Jacinto Talens, magistrado de los Juzgados de lo Mercantil de Valencia número 2, ha confirmado que sí es posible, durante la  jornada “Hay vida después de la declaración de concurso” celebrada por la Asociación Profesional de Administradores Concursales (ASPAC) en València.

Según el magistrado no hay restricciones legales, pues esa financiación se orienta fundamentalmente a sacar adelante el convenio, pero ha matizado que esta actuación propia de la empresa concursada precisa de autorización judicial, ya que en algunos casos puede suponer una venta de activos o salida de patrimonio. El procedimiento, según ha explicado el magistrado requiere de la presentación de un escrito por parte del administrador concursal en el que se comunique el hecho a la administración judicial que debe aprobarlo.

Por su parte, Salvador Vilata, magistrado de los Juzgados de lo Mercantil de Valencia número 1 ha lamentado que se llegue a una “situación de asfixia financiera” en fase preconcursal, pero ha explicado que la ley concursal en origen no propiciaba un escenario de seguridad jurídica para los proveedores de liquidez, y tuvo que ser la doctrina y el legislador los que contemplaran los “escudos protectores”.

En este sentido Vilata ha explicado que en 2011, se aprobó una reforma de la Ley Concursal 22/2003, que vino a completar la reforma parcial que ya se había  introducido en el año 2009 , con el objeto de  potenciar los acuerdos de refinanciación extrajudiciales que el deudor en situación de insolvencia actual o inminente pudiera alcanzar según la voluntad de las partes.

De este modo, como novedad en nuestro derecho, se establece que la entrada de “dinero fresco” preconcursal, en el marco de acuerdos generales o particulares de refinanciación, se computen en un 50% como créditos contra la masa –y por tanto de pago preferente respecto de la totalidad de créditos concursales–, y otro 50% como crédito concursal con privilegio general.

El letrado Manuel Calvé ha moderado asimismo durante la jornada una mesa redonda en la que se han compartido casos reales de concursos.

El acto ha sido presentado por el presidente de ASPAC, Diego Comendador, y ha contado como ponentes con Nuria Latorre, profesora titular de Derecho Mercantil de la Universitat de València y José Luis Riera, director Financiero del Grupo Gedesco.

La sesión ha estado dirigida a administradores concursales, letrados y asesores de empresas con problemas de insolvencia que han podido conocer de primera mano herramientas específicas sobre diversas  posibilidades de financiación: rentingfactoring o descuento de pagarés, entre otros.

-->
Suscríbete a nuestra newsletter