La información económica de los líderes

El mercado estadounidense, un gran vivero de oportunidades a pesar de todo

Las exportaciones de la Comunitat Valenciana crecieron un 8,6% más de enero a agosto de 2018

Archivado en: 

A pesar de todo, el mercado estadounidense sigue siendo un gran vivero de oportunidades para la Comunidad Valenciana, con una alta capacidad de innovación, que permiten convertir una idea en inventos e inventos en industrias, siendo ambas los pilares de la gran fortaleza económica del país. EE.UU. es un mercado altamente competitivo y cualquier empresa extranjera que se embarque en la aventura de entrar en él tiene que estar muy preparada.

Estos datos han quedado patentes en el Foro Empresarial España-Estados Unidos, un encuentro organizado por  Cámara Valencia y la Spain-U.S. Chamber of Commerce en el que han intervenido el exembajador de EE.UU. en España, Alan Solomont y ha participado también Ximo Puig, presidente de la Generalitat; José Vicente Morata, presidente de Cámara Valencia, entre otros.

El evento ha reunido a empresarios, expertos y líderes políticos de España y EE.UU. para intercambiar conocimientos y explotar oportunidades de negocio. Durante la jornada, expertos en legislación, fiscalidad, política y economía han analizado las oportunidades de negocio y la situación en Estados Unidos.

Estados Unidos es el principal mercado del mundo, fuera de la Unión Europea. Con más de 325 millones de consumidores, y una renta per cápita de 58.000 dólares. Las distintas ponencias lo han situado como uno de los más atractivos para las empresas valencianas. Este mercado se ha visto sujeto en los últimos dos años a numerosos y significativos cambios: reforma fiscal, el American First, las nuevas tendencias proteccionistas y los cambios políticos han generado dosis de incertidumbre en la empresa exportadora valenciana, sobre todo para aquellas que han iniciado su aventura en el mercado norteamericano.

Este país norteamericano es el primer socio comercial extracomunitario de España. Las exportaciones de la Comunitat Valenciana alcanzaron los 1.351 millones, un 8,6% más que en el mismo período del año anterior, de enero a agosto de 2018; mientras que las importaciones sumaron los 855 millones de euros. En concreto, los productos con un mejor comportamiento de ventas en el mercado estadounidense son los vehículos, productos cerámicos, calzado, material y aparatos eléctricos y aparatos de precisión.

Por su parte, las exportaciones españolas a Estados Unidos alcanzaron los 8.620 millones de euros de enero a agosto de 2018, mientras que las importaciones de productos estadounidenses se situaron en cerca de 8.563 millones.

La nueva política comercial de Estados Unidos: consecuencias económicas

La nueva política proteccionista de Trump supone un impulso artificial al proceso de reindustrialización un Estados Unidos, con efectos dispares a corto y medio plazo:

A corto plazo, los incentivos fiscales (mayor inversión pública, menores impuestos) están generando un mayor crecimiento económico. La economía estadounidense crece un 3% en el tercer trimestre de 2018, basado en la mejora de la confianza de los consumidores y del empresario. Situación que se ha traducido en un aumento de 250.000 empleos en dicho trimestre, con una tasa de paro en mínimos: el 3,7% (pleno empleo).

Sin embargo, este dinamismo está generando en 2018 tensiones inflacionistas, aumento del déficit público (pudiendo alcanzar en 2018 el 5% del PIB) y aumento de los tipos de interés (se sitúa ya en el 2%), y en consecuencia, una apreciación del dólar, afectando negativamente a las exportaciones y al poder adquisitivo del consumidor.

A largo plazo, las políticas proteccionistas estadounidenses pueden alentar el fortalecimiento de otras zonas o regiones comerciales (Acuerdo del Pacífico, UE, Mercosur) y acuerdos comerciales entre ellas, lo que se traduciría en una pérdida de peso de Estados Unidos en el comercio mundial.

Según un estudio elaborado por la OCDE (noviembre 2017), una escalada proteccionista que condujera a que los tres grandes bloques económicos –Unión Europea, Estados Unidos, y China- elevaran los aranceles en diez puntos porcentuales, les acarrearía una pérdida de dos puntos porcentuales de su Producto Interior Bruto (PIB) a medio plazo, pues los efectos negativos sobre el comercio internacional superarían los beneficios de la protección de su producción nacional.

Suscríbete a nuestra newsletter