Un informe alerta del riesgo para la cerámica castellonense

El sector azulejero afrontará subidas de hasta el 35% en el precio del gas en 2019

El incremento de los costes de la energía preocupa a la patronal del sector porque resta competitividad a las empresas en un mercado muy globalizado

Javier Díaz presentó el informe en Castellón.

A la ralentización del crecimiento del sector azulejero del clúster castellonense avanzada por la patronal Ascer se suma ahora el incremento del precio del gas natural como alerta un informe de la consultora energética Ayming, presentado en Castellón y que anuncia un posible incremento del precio de hasta el 35 por ciento, vinculado al precio del barril de petróleo Brent.

Javier Díaz Carmona, consultor de Ayming, sostiene en su informe que el coste del gas se ha disparado y refleja un incremento del 55 por ciento en dos años y para 2019 las previsiones apuntan que pueda registrar un incremento de hasta el 35 por ciento. Ello resta competitividad a las empresas del sector azulejero, porque encarece los costes de producción.

Tras analizar la evolución de los precios del gas natural desde enero de 2016 hasta ahora, Díaz sostiene que los niveles de precio que se están cerrando para 2019 serán de hasta un 120 por ciento más caros que en 2017, momento más barato de compra de los últimos años. Y añade que en 2017 se cerraron contratos a 11 euros el mega vatio/hora y actualmente el precio es de 17 euros “un grave problema” para un sector azulejero tan dependiente del gas.

El informe plantea a las empresas del sector que pongan en marcha nuevas estrategias de mejora de la competitividad, profesionalizando la Compra de Energía y la gestión del riesgo asociado lo que, según sus cálculos, puede suponer un ahorro anual de entre el 3  y el 8 por ciento del consumo anual de gas natural.

Desde la patronal se ha indicado en repetidas ocasiones que la “subida acumulada” del precio del gas natural en España unida a unos de los precios de electricidad más altos de los países de la Unión Europea” preocupa en aras a la competitividad.

Son conscientes en Ascer que les “perjudica el pagar la energía más cara que otros estados productores, pues resta competitividad en un entorno en el que cada día hay más competencia en el mercado global”.

Recientemente, Nomdedeu indicó que “a diario se pone en marcha una azulejera en el mundo y se consume más, pero nosotros estamos estrangulados por costes logísticos, medioambientales, laborales y por otros factores que dificultan la competencia”.

Suscríbete a nuestra newsletter