Según datos aportados por CBRE, se realizaron 31.000 operaciones de compraventa, un 6% del total nacional

El mercado inmobiliario aumentó un 21% en la provincia de Valencia en 2017

La escasez de suelo finalista y el retraso en la concesiones de licencias en la ciudad influyen en el desplazamiento de la demanda hacia los municipios colindantes

Archivado en: 

El incremento anual en el número de compraventas en la provincia de Valencia confirma la evolución positiva del mercado residencial. Así, en 2017, se registraron 31.000 transacciones de vivienda, un 6% del total a nivel nacional y un 21% más que en 2016.

Según el informe elaborado por CBRE, la vivienda de segunda mano se ha posicionado como la tipología que concentra el mayor volumen, con un 94%, mientras que las operaciones de compraventa de obra nueva en la región metropolitana se encuentran todavía en mínimos desde la crisis, concentrada principalmente en la capital con casi el 20% de las transacciones.

“El número de transacciones de vivienda, crece de media desde 2014 al 15% anual, ritmo que está siendo replicado o incluso superado por municipios colindantes como Torrent y Paterna, o localidades costeras como Gandía” afirma José Ángel Sospedra, director de la oficina de CBRE en València. De este modo, la capital valenciana y estos tres municipios concentraron el 47% del volumen total de transacciones de la provincia en 2017.

En este sentido, la escasez de suelo finalista y el retraso en la concesiones de licencias municipales en la ciudad pueden influir en el desplazamiento de la demanda hacia los municipios colindantes, y tal y como apunta Sospedra “los municipios de Torrent, Paterna y Sagunto representan casi el 10% del mercado de la región. Otras zonas costeras como Gandía o Cullera están absorbiendo también una buena parte de la demanda, bastante moderada, de obra nueva”.

Todo ello, junto con el intenso ajuste experimentado tras la crisis, ralentiza la demanda de nuevas promociones, muy condicionada, también, por la escasa oferta de obra nueva. Concretamente, en 2017 se registraron 565 viviendas terminadas en la provincia de Valencia.

Los indicadores de la oferta de vivienda, y concretamente los visados de dirección de obra, muestran que la producción de inmuebles irá recuperándose de forma paulatina. De hecho, en la provincia de Valencia el número de visados ha crecido a un ritmo del 38% con respecto a 2016, proyectándose a corto plazo en la capital un total de 1.400 visados de obra nueva a construir. Asimismo, se espera que a lo largo del año comiencen a tramitarse en la ciudad las licencias pendientes, lo que debería impulsar la producción de obra nueva en los próximos meses.

“Las cifras reflejan que por el momento existe poco dinamismo en el resto de la provincia. No obstante, observamos que, a la hora de adquirir una vivienda, la tipología y la propuesta de valor de la promoción pueden tener más peso que una localización céntrica” afirma Samuel Población, director nacional de Residencial y Suelo de CBRE.

Por otro lado, los precios en toda la Comunidad Valenciana han mostrado una tendencia al alza desde 2015. Según apunta Población, “las razones que explican esta tendencia son principalmente el aumento de la demanda de vivienda y la limitada oferta de vivienda terminada y de obra nueva”.

Se consolida la vivienda en alquiler en València

Las rentas del alquiler en la ciudad experimentan un gran crecimiento, con una tasa del 40% en la renta media desde el mínimo registrado tras la crisis, como consecuencia de la tensión generada por la mayor demanda de vivienda en este régimen habitacional, así como por el auge del alquiler turístico.

Por su parte, la renta media en la ciudad de València a finales de 2017 (8,2 €/m2 al mes) es comparativamente inferior a las registradas en las grandes ciudades de España como Madrid, Barcelona, Bilbao, Palma de Mallorca o Málaga), por lo que  se posiciona como una localización más asequible para el alquiler.

Suscríbete a nuestra newsletter