La información económica de los líderes

La Comisión de Relaciones Laborales de CEV defiende una subida salarial del 2%

 / 
Archivado en: 

Arturo Cerveró, Director de Relaciones Laborales de la CEV; Carmen Pleite, socia fundadora de Carrau Corporación; Salvador Navarro, presidente de la CEV y Jordi García, Director de Relaciones Laborales de CEOE.

La Comisión de Relaciones Laborales de la CEV considera ajustado al contexto económico el acuerdo alcanzado por las organizaciones empresariales Ceoe y Cepyme y sindicales UGT y CCOO para el empleo y la negociación colectiva 2018-2020.

La patronal autonómica señala en un comunicado que “la recuperación económica se consolida y es momento de que esta mejora tenga su reflejo en un incremento salarial de los trabajadores de manera que el crecimiento económico que confirman las magnitudes macro se traslade a la economía real y, de manera más específica, al colectivo de trabajadores con salarios más bajos, tal y como ha defendido la CEV en los últimos meses”.

La CEV recomienda plantear subidas salariales en torno al 2% en el tramo fijo y del 1% en la parte variable, ligada a productividad, resultados y absentismo injustificado en las próximas mesas de negociación colectiva, sin perjuicio de la realidad de cada sector y empresa.

Para la CEV, estos incrementos salariales contribuirán también a “la mejora de la economía, reactivarán el consumo e incrementarán la recaudación en la Seguridad Social y otros tributos. Se considera, en definitiva, que un acuerdo de estas características traslada a la sociedad y los mercados un mensaje de estabilidad y confianza en la economía española.”

Otros aspectos que destaca la patronal sobre el acuerdo es la apuesta por la negociación y los sistemas de mediación y arbitraje en caso de que se bloqueen las negociaciones.

La CEV también valora el acuerdo sobre flexibilidad interna en la empresa y sistemas que “fomenten la movilidad funcional, a promover la ordenación flexible del tiempo de trabajo a través de la distribución irregular de la jornada y a establecer estructuras salariales que favorezcan la competitividad de las empresas mediante la sustitución de conceptos retributivos obsoletos e improductivos (como la antigüedad) por otros vinculados a la productividad, el absentismo o los resultados de la empresa”.

Suscríbete a nuestra newsletter