La información económica de los líderes

La Inspección de Trabajo exige a la empresa pública que pague las cuotas a la Seguridad Social de los falsos autónomos

Los falsos cooperativistas le cuestan 7,5 millones de euros a Mercavalencia

UGT denuncia que crear falsas cooperativas de trabajo asociado es una práctica habitual en el sector cárnico para ahorrar costes empresariales

Mercavalencia deberá abonar a la Seguridad Social 7,5 millones de euros en cuotas a la Seguridad Social, según la resolución de la Inspección de Trabajo que ha dictaminado que 429 personas han estado trabajando irregularmente como falsos autónomos. La resolución se produce a solicitud de UGT que había denunciado en la cooperativa de trabajo asociado Workman. La Inspección considera que dicha cooperativa tenía “carácter ficticio (…) para eludir el cumplimiento de las obligaciones de alta en Régimen general y cotización por parte del empleador según las normas del convenio colectivo sectorial”.

Según la resolución, la cooperativa no funcionaba como una asociación de trabajadores, sino que era un mero instrumento para eludir la obligación de cotizar en el régimen general de la Seguridad Social. De los 429 casos considerados, 250 todavía están en activo y el resto ha trabajado para la cooperativa en años pasados en tareas de sacrificio y despiece de reses.

La Inspección constata que las órdenes de trabajo se producían desde Mercavalencia y establecían horario, días de trabajo, calidad de producto y otras especificaciones. Asimismo, era Mercavalencia quien proveía de medios materiales a los trabajadores para el desempeño de su labor. Además, 19 miembros de la cooperativa compartían actividad con la empresa principal, llegando a jornadas laborales de 16 horas.

Por ello, la Inspección resuelve que se liquiden las cuotas pagadas por estos trabajadores en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos con carácter retroactivo y establece que los afectados deben disfrutar de los derechos que les reconoce el Estatuto de los Trabajadores, como indemnización por despido, derecho a cobrar subsidio de desempleo y derechos sindicales.

El acta de la Inspección constata que mientras los trabajadores de Mercavalencia con el mismo desempeño laboral tienen una base de cotización de entre 2.000 y 3.000 euros, la de los falsos cooperativistas es de 1.200 euros.

A pesar de las irregularidades detectadas, no se multa a Mercavalencia al tratarse de una empresa semipública. Otro de los aspectos que trata la resolución se refiere a las medidas de prevención de riesgos laborales y constata el alto índice de siniestrabilidad laboral entre el grupo de los falsos cooperativistas

Según denuncia UGT-PV, este tipo de prácticas fraudulentas está generalizado en el sector cárnico para no cotizar en el régimen general de la Seguridad Social, no aplicar convenios colectivos, jornadas laborales, permisos, descansos, indemnizaciones … en fin, los derechos reconocidos en el Estatuto de los Trabajadores. La central sindical diferencia este tipo falso cooperativismo con el de trabajo asociado establecido en la Comunitat Valenciana y reconoce las buenas prácticas, por ejemplo, en el caso de las cooperativas citrícolas.

Según los datos económicos de Mercavalencia en 2017, los ingresos del área de matadero y despiece, 14 millones, suponen el 70% del total.

UGT-PV advierte que este tipo de prácticas abaratan en un 30% los costes empresariales y perjudican la caja e pensiones, al tiempo que privan a los trabajadores de derechos básicos, como las bajas remuneradas o el desempleo.

Dado que Mercavalencia es una empresa en la que participan entidades públicas como el propio ayuntamiento de València o la empresa pública Mercasa, la central sindical pide que den ejemplo y asuman la regularización de estos falsos autónomos.

Suscríbete a nuestra newsletter