La información económica de los líderes

La instalación Esa cosa rosa refrescará el verano en la explanada del IVAM

 / 
Archivado en: 

María Langarita, Jerónimo Hagerman y Víctor Navarro bajo la sombra de Esa cosa rosa

El director del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM), José Miguel G. Cortés, los arquitectos, Langarita & Navarro, y el artista, Jerónimo Hagerman, han presentado la instalación Esa cosa rosa, una intervención efímera que permanecerá todo el verano en la explanada del IVAM y que aportará sombra a los visitantes, además de seguir criterios energéticos y ecológicos.

“El colectivo Langarita & Navarro y el artista Jerónimo Hagerman han creado una especie de oasis en la explanada que reivindica lo accesorio, lo efímero, frente a la arquitectura permanente que
representa el IVAM”, ha explicado G. Cortés.

Esa cosa Rosa ocupa una extensión de 340m2, y está conformada por 400 plantas de especies mediterráneas como las adelfas o las cycas revolutas, distribuidas en cuatro islas. Estas islas están delimitadas por biorollos, compuestos de fibra de coco, y  cubiertas por una lona rosa que se eleva en altura sobre la fachada del edificio y cuya forma se asocia a la de las hojas de las palmeras.

“Según nuestra teoría podemos distinguir dos resistencias en la arquitectura: el busto y el pellejo. El
‘busto’ corresponde a la parte dura, pesada, inerte, de un edificio. El ‘pellejo’ se refiere a todo lo que es perecedero, orgánico, que se pudre o pierde con el paso del tiempo, como las plantas. Nosotros reivindicamos esos tejidos  blandos en la arquitectura”, ha comentado María Langarita. El arquitecto Víctor Navarro ha explicado que el objetivo del proyecto era “transformar un espacio público en un lugar más habitable”.

El título de la instalación alude al color rosa de las lonas, la tela spinnaker utilizada en los barcos de vela deportivos, un material ignífugo que contribuye a generar una zona húmeda. El colectivo de artistas ha escogido el rosa “porque representa valores como la diversidad o la inclusión”, según ha
explicado Jerónimo Hagerman. “Desde el punto de vista óptico, el rosa se complementa a la perfección con el verde de las plantas y genera un gran contraste con la fachada del IVAM”.

La instalación tiene un importante componente de sostenibilidad ya que se ha realizado “utilizando plantas y tensando unas cuerdas con consumo cero de energía”, según han explicado.

La obra de Langarita & Navarro y Jerónimo Hagerman forma parte de la línea IVAM Produce que promueve la creación de obra de distintos artistas y pone en valor proyectos site specific para
algunos espacios aparentemente no museísticos.

Suscríbete a nuestra newsletter