La información económica de los líderes

Discurso del presidente de la Fundación BBVA, Francisco González, en la entrega de los Premios Fronteras del Conocimiento

Ciencia y conocimiento para luchar contra los populismos y la posverdad

Los premiados han desarrollado desde materiales para "cosechar" agua en el desierto, a nuevas terapìas efectivas contra el cáncer; de la lucha contra el cambio climático a la batalla contra la ciberdelincuencia

 / 
Archivado en: 

El presidente de la Fundación BBVA, Francisco González, ha destacado la ciencia como herramienta para luchar contra los populismos y la posverdad. González ha hecho un llamamiento para fortalecer la cultura científica de la sociedad, una de las pocas maneras para que la toma de decisiones sea racional y se aleje de liderazgos populistas, durante la entrega de los X Premios Fronteras del Conocimiento.

“Tenemos una ciencia poderosa, pero en las decisiones individuales y, sobre todo, públicas con frecuencia no se utiliza ese potencial, porque se niega su validez o se pone en pie de igualdad con opiniones carentes de fundamento”, ha dicho Francisco González.

Los Premios que concede la Fundación BBVA reconocen el trabajo de científicos y creadores, “cuyas contribuciones amplían la visión del mundo y aumentan las oportunidades para el mundo natural social y la creación artística (…) A través de ellos -prosiguió Gonzálezaspiramos a hacer llegar a la sociedad elementos propios del  proceso de investigar y crear”.

El presidente de la Fundación BBVA resaltó que precisamente en una sociedad digitalizada como la actual donde la información fluye sin filtros, puede llegar a ser difícil distinguir el conocimiento validado de “narrativas fabricadas para revestir intereses espúreos”.

Francisco González señaló que la sobreabundancia actual de información plantea el problema de orientarse y es frecuente, sobre todo en redes sociales, encontrarse con opiniones subjetivas e interesadas.

Mostró su preocupación por la proliferación de lo falsedades deliberadas o lo que se denomina posverdad que relativiza “sin rubor el mejor conocimiento”, un fenómeno que vinculó al “resurgimiento de movimientos de perfil populista” que asaltan la racionalidad científica y la evidencia empírica.

Los galardonados en esta edición han sido: el químico Omar Yaghi, por sintetizar los materiales cristalinos porosos MOF y COF, con revolucionarias aplicaciones potenciales; el inmunólogo James P. Allison, creador de la primera inmunoterapia altamente efectiva contra el cáncer; los biólogos evolutivos Rosemary y Peter Grant, que han observado procesos evolutivos a medida que ocurren, en el mismo archipiélago de Galápagos que inspiró a Charles Darwin; los criptógrafos Shafi Goldwasser, Silvio Micali, Ronald Rivest y Adi Shamir, por sentar las bases de las técnicas criptográficas que han hecho posible el auge de la actual era digital; los economistas Timothy Bresnahan, Ariel Pakes y Robert Porter, por ser los pioneros de la nueva economía industrial empírica; la compositora Kaija Saariaho por la amplitud y alcance de sus contribuciones a la música contemporánea; el economista William Nordhaus, por fundar el campo de la economía del cambio climático; y la epidemióloga Nubia Muñoz, que demostró que el virus del papiloma humano es la causa principal y necesaria del cáncer de cuello de útero e impulsó la creación de una vacuna eficaz contra esta enfermedad, el cáncer femenino más letal en países en vías de desarrollo.

La dotación de los premios es de 3,2 millones de euros, distribuidos equitativamente entre todas las categorías.

Desde cosechar agua en el desierto a luchar contra los virus naturales y digitales

“Cosechar agua del aire del desierto”
En su discurso de agradecimiento, Omar Yaghi, premiado en Ciencias Básicas, ha contado que siempre quiso hacer “investigación básica, un trabajo que te dirige hacia lo desconocido, sin garantías de éxito, buscando la emoción del descubrimiento; creía, y todavía creo, que la independencia de la ciencia es primordial para hacer una ciencia transformadora”. También ha resaltado la importancia de los cristales MOF y COF: “Son útiles en múltiples aplicaciones; entre ellas cosechar agua del aire del desierto y capturar dióxido de carbono de la atmósfera. Están siendo estudiados por más de un millar de investigadores de todo el mundo”.

James P. Allison, ganador en Biomedicina, ha narrado uno de los capítulos más emocionantes de su vida profesional cuando comprobó que, gracias a los hallazgos de us investigación sobre el cáncer, comprobó como desaparecía el melanoma que padecía una paciente de 24 años. “Desde luego, todavía queda mucho por hacer. No hemos podido tratar con éxito cánceres como el de páncreas y el glioblastoma. Seguiremos trabajando y esperamos avanzar en el futuro próximo”.

Rosemary y Peter Grant, galardonados en Ecología y Biología de la Conservación, señalaron que especies y medios cambian continuamente y ese es el vínculo entre ecología y conservación.

Shafi Goldwasser, Silvio Micali, Adi Shamir y Ronald Rivest, premiados en Tecnologías de la Información y la Comunicación, señalaron que sus contribuciones han hecho posible que la criptografía pasara de ser “una antigua forma de arte” a “una ciencia joven”. En su opinión, “la criptografía es una de las ramas más pesimistas de la ciencia: asume la existencia de adversarios extremadamente poderosos que pueden leer todos tus mensajes, generar mensajes falsos o modificar tus contraseñas y tus bits aleatorios. Sin embargo, también es una de las ramas más optimistas de la ciencia, ya que muestra cómo puedes superar esas dificultades con el poder de las matemáticas y de algoritmos computacionales como los que nosotros y nuestros colegas hemos desarrollado”.

Timothy Bresnahan, Ariel Pakes y Robert Porter, premiados en Economía, Finanzas y Gestión de Empresas estudian la organización industrial empírica. su investigación se centra en “la regulación de los mercados cuando la competencia es imperfecta”, y desarrolla herramientas que “han permitido analizar los efectos sobre el bienestar del consumidor, la productividad y la rentabilidad de fenómenos como las fusiones, la desregularización, el diseño de los mercados de subastas y de seguros, y muchos otros”.

La compositora Kaija Saariaho, galardonada en Música Contemporánea, trabaja con ordenadores para componer música desde 1982. En su discurso ha reivindicado el “papel fundamental de la música para la humanidad” y ha recordado lo mucho que comparten música y ciencia.

William Nordhaus, ganador en Cambio Climático, defendió la necesidad de un impuesto al carbono: “Poner precio a las emisiones de carbono es la forma primordial de ralentizar el cambio climático”.

Nubia Muñoz, galardonada en Cooperación al Desarrollo, ha llamado la atención sobre la elevada mortalidad por cáncer de cuello uterino en países en desarrollo: “Tal vez porque, tratándose de un cáncer que afecta eminentemente a mujeres de países pobres, no se le ha dado la importancia que merece”, dijo. Cada año se diagnostican en el mundo más de medio millón de casos y 280.000 mujeres mueren por él. “La gran tragedia es que un 85% de los casos ocurre en los países en vías de desarrollo afectando a mujeres jóvenes, que al morir dejan desprotegida una familia que se sume aún más en la pobreza”, subrayó.

Suscríbete a nuestra newsletter