La información económica de los líderes

Frente a la embotellada en plásticos

Hidraqua defiende la sostenibilidad del consumo de agua de grifo

Contando que cada botella de litro y medio suele contener aproximadamente de 40,3 gramos de plástico, al año se generan 14,7 kilos de residuos

Cata de agua realizada entre los vecinos

Los clientes de Hidraqua evitan la generación de 35.000 kilos de residuos plásticos al día gracias al consumo de agua del grifo. Con esta afirmación, la empresa quiere poner en valor el uso sostenible del agua consumida desde los hogares frente a la embotellada. Hidraqua trabaja, desde hace tiempo, en acciones dirigidas a reducir el uso de plásticos y en la limpieza de espacios naturales.

Para visibilizar el problema la compañía del grupo Suez ha realizado sencillos cálculos como: Si una persona consume 1,5 litros de agua al día, y contando que cada botella de litro y medio suele contener aproximadamente la cantidad de 40,3 gramos de plástico, al  año está generando 14,7 kilos de residuos plásticos. Sin embargo, a día de hoy sigue habiendo una tendencia creciente al consumo de agua embotellada.

Según las encuestas llevadas a cabo por la empresa, el 51% de la población bebe agua del grifo; bien filtrada o directamente de éste. Contando que Hidraqua gestiona el  ciclo integral del agua a 1,7 millones de personas en la Comunidad Valenciana, han estimado que 867.000 personas consumen directa o indirectamente agua del grifo. Esta cantidad les lleva a determinar que se evita la generación de 35.000 kilos de residuos de plásticos al día, lo que supone 12.775 toneladas al año.

El dato se da a conocer también con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente. En 2018 las celebraciones mundiales pondrán el foco sobre la crisis del plástico en nuestros océanos y encontrar maneras de reducir el uso indiscriminado con el lema: “Un planeta sin contaminación por plásticos”. Entre los indicadores que ha aportado la compañía, está el apunte realizado por los expertos, las cuales alertan de que en el año 2050 habrá más plástico que peces en los mares. Frente a la necesidad de articular iniciativas que permitan racionalizar su consumo y gestionarlo de forma adecuada, la ONU ha expuesto su preocupación por conservar y utilizar en forma sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible.

Medidas locales para problemas globales

Para garantizar la calidad del agua del grifo, Hidraqua y sus empresas participadas – Aguas de Alicante, Aigües d’Elx, Agamed, Aigües de Paterna, Aigües de Cullera y Aigües de l’Horta – analizan más de 25.000 muestras de agua al año, lo que supone  la realización en sus laboratorios de cerca de 165.000 parámetros anuales para garantizar que el agua suministrada cumpla con creces con las exigencias sanitarias. Así, realiza comprobaciones diarias del nivel de cloro libre, toma muestras de los depósitos y de diversos puntos estratégicos de red de agua potable, e igualmente comprueba el nivel de cloro después de reparar cada una de las averías que se producen.

Cada minuto, se venden en el mundo un millón de botellas de plástico y según un estudio publicado en el diario inglés ‘The Guardian’. Se espera que, en los próximos años, esta cantidad se incremente en un 20%. A pesar de que la mayoría de estas botellas, sobre todo las ligadas a bebidas sin alcohol, están hechas con material altamente reciclado; menos de un 10% se utilizan para producir nuevos envases.

El precio es otro aspecto que debería influir en el consumo de agua del grifo. Así, el precio medio del agua por m3 (1.000 litros) de los municipios gestionados por Hidraqua es de 1,37 euros. Por otro lado, el consumo doméstico (agua para consumo en el hogar, beber, lavarse, ducharse, fregar, tirar de la cadena, regar las plantas…) es de 137 litros habitante/día; lo que supone un coste de 0,19 euros.

Catas de agua

Para incentivar el consumo de agua del grifo, Hidraqua ha realizado constantemente campañas sobre la calidad de este este recurso. Con el fin de hacer más atractivas estas campañas, y desde hace años, la compañía ha apostado por llevar a cabo ‘Catas de agua’. Se trata de una iniciativa en la que se enseña a los participantes a diferenciar las propiedades organolépticas del agua.

En primer lugar se realiza una explicación sobre el procedimiento adecuado para la degustación del agua, para pasar a continuación a una parte aplicada en la que se probarán varios tipos de aguas de diferentes procedencias. Este  estudio se lleva a cabo mediante el análisis sensorial, realizando tests entre los asistentes, con un enfoque similar al que se emplea en la investigación de mercado a la hora de lanzar un nuevo producto.

Entre las muestras se degustan aguas minerales embotelladas y aguas captadas de origen superficial de pozos, de desaladora y mezcla de varias. Todas ellas numeradas de forma que la cata se realizará a ciegas, sin que el participante sepa inicialmente qué agua es la que está probando.

 

Suscríbete a nuestra newsletter