La información económica de los líderes

La Real Sociedad Española de Química reconoce su contribución científica "brillante y sostenida en el tiempo"

Premio a una carrera distinguida al catedrático de la UPV Miranda Alonso

Ha centrado su investigación en fotoquímica y sus implicaciones biológicas, medioambientales y tecnológicas

Archivado en: 

Miguel Ángel Miranda Alonso, catedrático de la Universitat Politècnica de València (UPV) e investigador del Instituto de Tecnología Química (UPV-CSIC), ha recibido el Premio de la Real Sociedad Española de Química (RSEQ) “Reconocimiento a una Carrera Distinguida 2018”, que destaca trayectorias científicas brillantes y sostenidas en el tiempo.

El jurado ha reconocido la dedicación profesional del profesor Miranda a la investigación química, centrada fundamentalmente en la fotoquímica y sus implicaciones biológicas, medioambientales y tecnológicas. Entre sus principales aportaciones resalta los estudios mecanísticos sobre la formación de daños fotoinducidos en biomoléculas sus contribuciones al establecimiento de las bases moleculares de la fotosensibilización por fármacos y el desarrollo de estrategias con base científica para la fotoprotección y la fotorreparación.

Este premio constituye un reconocimiento adicional al trabajo realizado por el grupo durante las últimas tres décadas y va asociado con una mayor visibilidad dentro de la comunidad química nacional.

Por proceder de la RSEQ, una de las sociedades científicas más grandes e influyentes del país, el último reconocimiento supone una especial satisfacción y al mismo tiempo una gran motivación para continuar desarrollando nuestras líneas de investigación”, destaca Miguel Ángel Miranda.

Entre sus retos más inmediatos, el profesor Miranda trabaja actualmente con su equipo en la combinación de la luz con compuestos fotosensibilizantes para conseguir efectos terapéuticos. Como socios de Lumiblast, un proyecto financiado por la Unión Europea dentro del marco H2020, forman parte de un consorcio cuyo objetivo es desarrollar un innovador tratamiento de ciertos tumores cerebrales prácticamente incurables, como el glioblastoma multiforme (GBM).

La nueva técnica se basaría en la generación de luminiscencia dentro de las mitocondrias para activar las porfirinas endógenas y acabar con las células tumorales, actuando de forma directa sobre cada una de ellas a nivel individual y no sobre el tumor en general”, explica Miranda.

Suscríbete a nuestra newsletter