El voto en blanco de la tránsfuga Nerea Belmonte cambia la alcaldía

Luis Barcala (PP) gobernará Alicante en solitario a un año de elecciones

El Grupo Popular, con ocho concejales, dirigirá el gobierno municipal ante una coalición progresista que pasa a la oposición tras el en KO técnico de hoy

Luis Barcala toma la vara de mando del Ayuntamiento de Alicante

El voto en blanco de la edil ex Guanyar Nerea Belmonte ha dado esta mañana la Alcaldía a Luis Barcala del Partido Popular. Con el cambio de gobierno, se han vivido en el Pleno del Salón Azul situaciones previsibles, pero no por ello menos sorprendentes. Barcala accede a dirigir el consistorio con otros siete concejales, lejos de la mayoría absoluta (15). Ciudadanos ha rechazado rápidamente entrar a formar parte en el gobierno y ahora todos se preguntan qué proyectos podrá sacar adelante el grupo municipal.

El voto de los dos ediles tránsfugas ha sido determinante a la hora de posibilitar un relevo en la Alcaldía, pues a pesar de los esfuerzos realizados in extremis por el grupo socialistas no se ha llegado a ningún acuerdo con ellos. Tanto el ex edil de Ciudadanos Fernando Sepulcre, que ha votado nulo, dándose el respaldo a sí mismo, como la ex de Guanyar, Nerea Belmonte, que ha votado en blanco ha querido apoyar a Eva Montesinos.

Desde la dimisión oficial de Gabriel Echávarri el pasado 9 de abril, Montesinos ocupaba la Alcaldía. Pero hasta ese día, la no dimisión de Echávarri provocó que los ex socios de gobierno – Compromis y Guanyar– abandonaran el gobierno municipal. Hoy todos, los 14 concejales, han mostrado abiertamente su papeleta de voto de confianza a la primera edil socialista.

Cruce de acusaciones

Belmonte, que es sobre quien se ha depositado la presión, ha sido señalada tanto por Miguel Ángel Pavón, portavoz de Guanyar como por Compromís como responsable de que vuelva a gobernar el “partido más corrupto”. Natxo Bellido, portavoz de Compromis, ha calificado la actuación de la edil tránsfuga como “belmotazo“. Bellido ha sostenido en todo momento que el voto en blanco se merece una explicación por parte del PP. La propia Belmonte, que ha rechazado intervenir en el pleno, se ha limitado a señalar a Pavón como responsable de “no querer restituir sus derechos democráticos y económicos”.

Por su parte, el PSOE no sólo ha señalado a los tránsfugas, sino que ha sido especialmente crítico con Ciudadanos que se han votado a sí mismos y no han evitado la vuelta de los populares al gobierno municipal. Montesinos ha estado acompañada de una pequeña representación de dirigentes socialistas entre los que ha estado José Muñoz, secretario de organización del PSOE; el delegado del Consell, Esteban Vallejo o la diputada Juana Serna, entre otros.

Ejerciendo de Alcalde

En estas idas y venidas en las que se ha convertido el Ayuntamiento, Luis Barcala ha querido tomar distancia nada más tomar posesión. El nuevo alcalde de Alicante ha hablado de proyectos y ha fijado una declaración de intenciones positiva. El ánimo conciliador ha sido su seña en los primeros minutos como primer edil. Ya en su discurso ha abordado temas prioritarios como convertir la Junta de Portavoces en un foro de información para hacer partícipes a todos los partidos y sacar adelante proyectos para la ciudad que están en marcha.

No hay tiempo para grandes proyectos. Hay que ser realista y práctico” ha apuntado Barcala. “Hay que cerrar una agenda de manera inmediata con otras administraciones“, en referencia a la Generalitat y al gobierno central, ha reivindicado el primer edil, quien se ha comprometido a que “el Ayuntamiento deje de ser el problema“.

Suscríbete a nuestra newsletter