La información económica de los líderes

Coopego presenta esta la unión de pequeñas parcelas para aumentar la productividad de los cultivos

La iniciativa de gestión común, una solución al cultivo munifundista

La IGC pretende evitar el abandono de tierras de labor y recuperar el paisaje

 / 
Archivado en: 

Cultivamos paisaje. Recuperemos futuro. Nuevos modelos de recuperación de parcelas” ha sido la jornada que hoy se ha celebrado en el CdT de Denia, en la que la Cooperativa Agrícola de Pego, Coopego, ha presentado su iniciativa de gestión en común de tierras (IGC).

Este programa tiene como objetivo mantener la capacidad productiva de la cooperativa, así como mejorar su eficiencia y reducir costes. Se plantea como una herramienta para evitar el abandono de parcelas por falta de rentabilidad y recuperar terreno abandonado como una forma de retornar al paisaje propio de la comarca de la Marina Alta.

Este proyecto impulsado por Coopego cuenta también con la participación del Grupo Operativo Innoland, integrado por Cooperatives Agro-alimentàries de la Comunitat Valenciana, Anecoop, Cajamar y la Universitat Politècnica de València. Innoland fomenta las iniciativas de gestión común en toda la Comunitat Valenicana, tras la primera experiencia con la cooperativa de San Vicente Ferrer de Benaguasil.

El presidente de Coopego, José Pastor, ha asegurado que para cumplir con los objetivos que se fija la IGC, van a intentar abandonar un modelo de minifundios independientes y pasar a la gestión bajo un mismo plan de negocio y prácticas de cultivo de explotaciones de mayor tamaño, formadas por la suma de parcelas de menor tamaño.

Teresa Morell, gerente de Coopego ha incidido en que “necesitamos explotaciones agrarias que incentiven el relevo generacional”, de forma que una actividad agraria revitalizada “repercuta en otros sectores, como la gastronomía o el turismo”.

Por último, Ángel del Pino, de Anecoop, ha recordado que un 37% de las explotaciones de la Comunitat tiene una dimensión inferior a las 0,5 hectáreas, lo que avala un minifundismo en la región más acusado que el de otras zonas productoras como Murcia o Andalucía. Del Pino ha recordado que una IGC puede ser la llave para una reorganización de la producción enfocada a las necesidades y demandas de los mercados y los consumidores.

También ha destacado que Coopego trabaja con una línea de producto con “residuo cero”, una tendencia cada vez más en auge y que viene para ocupar un lugar en los mercados junto a los productos bio y al producto de cultivo tradicional.

Se pretende reunir extensiones de terreno de al menos 5 hectáreas de superficie, lo que garantizaría una optimización de costes de producción en cuestiones como la mecanización de determinadas actividades propias del cultivo. A partir de esta presentación, Coopego seguirá manteniendo encuentros con ayuntamientos, propietarios y cooperativas de la zona para sumar nuevas parcelas a la IGC.

-->
Suscríbete a nuestra newsletter