La información económica de los líderes

Aimplas coordina el proyecto para que bolsas y vajillas desechables de plástico sean compostables y biodegradables

A la búsqueda del plástico biodegradable de un solo uso

El Instituto Tecnológico del Plástico, Aimplas, coordina el proyecto Bio+, en el que participan empresas fabricantes de productos de un solo uso, como el fabricante de bolsas Picda. El proyecto, en el que también participan otros centros y universidades, permitirá desarrollar materiales compostables a medida para envases, bolsas y vajillas de plástico.

El principal reto del proyecto es que los nuevos materiales cumplan la legislación actual con los mismos requerimientos funcionales que los productos obtenidos con materiales plásticos tradicionales y con un coste competitivo.

La reducción del impacto ambiental de los plásticos es un imperativo social que se traduce en una normativa cada vez más restrictiva del uso de envases. La utilización de materiales compostables para la fabricación de productos plásticos de un solo uso se impone. De hecho, en Francia se prohibirán a partir de 2020 las vajillas desechables si el 50% de su material no procede de fuentes renovables.

En España, un proyecto de real decreto obligará a extender a compostable el concepto de biodegradable.

Ante esta situación y la inexistencia de materiales que den respuesta a las necesidades del mercado y que sean una alternativa eficiente al plástico convencional, Bio+ desarrollará materiales que cumplan estos requisitos.

El programa trabajará en conseguir  que los materiales sean biodegradables, con los mismos requerimientos funcionales que los productos obtenidos con materiales plásticos tradicionales y con un coste competitivo. Para los envases de un solo uso y menaje desechable, normalmente contaminados con restos de comida, se quiere lograr la compostabilidad en condiciones de “home compost”. Para las bolsas de un solo uso, que mal gestionadas pueden acabar en el mar, se va a buscar la biodegradabilidad en medio marino.

El consorcio del proyecto está liderado por Picda, una compañía valenciana de referencia en la extrusión de bolsas de plástico de diversos formatos, y en él también participa Granzplast, dedicada a la fabricación de compuestos plásticos a medida para las tecnologías de inyección y extrusión. Para abordar los desarrollos en productos de menaje desechable el consorcio cuenta con Nupik, empresa líder en la fabricación de productos de menaje desechable, y con Perez Cerdá Plastics, especializada en trabajos de inyección de plásticos que en este caso aplicará sus conocimientos sobre menaje inyectado de un solo uso (cubiertos y vasos).

El consorcio se completa con empresas que abordarán los desarrollos de envases de un solo uso, como Indesla, fabricante de envases para el sector hortofrutícola y alimentario, y Thermolympic, dedicada a la inyección de termoplásticos que en este proyecto abordará el desarrollo de envases para catering. Además, el consorcio se apoya en tres centros tecnológicos: Aimplas, Aittip, Cetim y la Universidad de Santiago de Compostela.

Noticias relacionadas

2 Comentarios

  1. www.biodegradable.es
    Ago 06, 2018 @ 14:14:29

    Qué importante es dar pasos hacia la sostenibilidad… Pronto estarán las bolsas de plástico prohibidas!

    Reply

  2. www.resycam.com
    Feb 06, 2019 @ 10:51:29

    El plastico es la plaga del presente y futuro.
    El problema no es erradicar el uso del plastico, que tambien, sino eliminar del medio ambiente el que ya hemos utilizado…

    Reply

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete a nuestra newsletter