La maternidad es uno de los mayores obstáculos para la promoción femenina

El coloquio “Mujer, ciencia y empresa” ha reunido a profesionales y científicas españolas que han debatido sobre los roles femeninos en la sociedad

Archivado en: 

Entre los mayores obstáculos para la promoción de las mujeres en el ámbito empresarial y científico están la maternidad, la educación y la falta de conciencia. Estos han sido los temas en los que más se ha incidido esta mañana en el coloquio “Mujer, ciencia y empresa”, celebrado esta mañana en València y moderado por Pepa Fernández, periodista de Radio Nacional de España (RNE).

Este encuentro, organizado por la Fundación Premio Jaime I y la Fundación Valenciana de Estudios Avanzados (FVEA) en el edificio de Bankia, ha estado protagonizado por profesionales femeninas procedentes del mundo científico y empresarial. Así, Alicia Asín, PRJI Emprendedor 2017; Ana Lluch, catedrática de la Facultad de Medicina de la Universidad de Valencia; Hortensia Roig, presidenta de EDEM; Celia Sánchez-Ramos, emprendedora, investigadora y miembro del jurado de PRJI; y Eugenio Coronado, premio PRJI Nuevas Tecnologías 2003, han dado voz a este debate.

Entre los temas tratados, la figura de madre trabajadora y la dificultad para conciliar la vida profesional y familiar han acaparado la atención de los ponentes. “La maternidad es uno de los grandes obstáculos para conciliar la vida personal y profesional, necesitamos legislación que reconozca el gran derecho que tiene la mujer a continuar en sus puestos de especialización”, ha apuntado Ana Lluch.

Las mujeres tenemos más dificultades en el periodo de maternidad, y no solo es un año o dos. En mi caso, durante ocho o casi diez años estuve en el pelotón, hasta que mis hijos crecieron y pude lanzarme de nuevo”, reconoce Celia Sánchez-Ramos. En la misma línea, Eugenio Coronado ha advertido que “en el momento que una mujer decide ser madre pierde unos meses o unos años que la hacen menos competitiva, se desengancha de alguna manera. Muchas veces las mujeres renuncian a la ciencia por la maternidad, por eso tiene que haber una concienciación y unas reglas que permitan conciliar la vida laboral y familiar para que sigan desarrollando su talento”.

Educación, concienciación y valentía
Los participantes en el coloquio han coincidido en la importancia de la educación y la concienciación, aspectos que complementas la legislación. Hortensia Roig ha insistido en lo difícil que puede resultar para las mujeres conseguir puestos directivos. Sin embargo, la empresaria valenciana ha añadido que “hay atreverse y a dar un paso a delante, fomentar el liderazgo femenino y reconocer que es duro, pero merece la pena”. Asimismo, Ana Lluch ha querido resaltar que “tenemos que creer en la capacidad de las mujeres para alcanzar puestos de responsabilidad, hay que romper los techos de cristal, que en muchos casos nos lo ponemos nosotras mismas por sentirnos responsables de tener que cuidar a nuestra familia y no poder dedicar tiempo al desarrollo profesional”.

Celia Sánchez-Ramos no ha querido excluir a los hombres de esta lucha y ha señalado que “ellos también nos van a ayudar, y van a ayudar a la sociedad, de no ser así el 50% del talento estará perdido”. En relación a la implicación masculina, Eugenio Coronado ha hecho hincapié en que “en el colectivo de ciencias, los hombres están muy concienciados. La mujer necesita que la sociedad se implique, porque es la única manera de estar en igualdad para poder avanzar en sus aspiraciones científicas”. Coronado también ha puesto sobre la mesa que, en este momento, hay muchas investigaciones en los que el hombre está más en la sombra y la mujer ocupa la primera línea.

Estereotipos y roles sociales
Pepa Fernández ha apuntando una frase de María Moliner en la que la filóloga española criticaba algo así como que “cuando un hombre trabaja mucho se dice que se desvive por la familia y cuando una mujer trabaja mucho abandona la familia”.

Ana Lluch ha compartido con el público lo difícil que resulta no abandonar tu profesión tras la maternidad sin ser juzgada. “En la sociedad gira el concepto de ‘mala madre’, que normalmente se atribuye a aquella mujer que decide trabajar y pasar menos tiempo con sus hijos. En mi caso se podría decir que fui una de esas malas madres, que seguí dedicándome a la investigación y me llevé conmigo a mis hijos a Italia y a Estados Unidos”.

Alicia Asín ha denunciado que a las mujeres les faltan referentes. “El éxito masculino tiene un montón de caras diferentes en todos los ámbitos, pero el éxito femenino cada vez está más estereotipado y más restringido a figuras extremadamente sexualizadas. Es imprescindible que nuestras chicas jóvenes tengan todo tipo de espejos para poder elegir la mujer que quieren ser”.

Huelga del 8 de marzo
En cuanto a la huelga de próximo 8 de marzo, las opiniones han sido dispares. “Desde mi puesto profesional tengo la suerte de poder defender los derechos de las mujeres, como por ejemplo la eliminación total de la brecha salarial, y el ejercicio de esa influencia será mi aportación a esta lucha”, ha explicado Alicia Asin. Del mismo modo, la presidenta de EDEM y Celia Sánchez-Ramos comparten la lucha, pero asistirán a sus puestos de trabajo.

En cambio, la catedrádica de medicina se unirá al parón femenino. “Voy a adherirme a la causa por todas aquellas mujeres que no lo podrán hacer y conseguir así la máxima visibilización del problema”.

Suscríbete a nuestra newsletter