Los clubs de fútbol reciben “como una bendición” el control financiero

Archivado en: 

El Colegio de Economistas de Valencia (COEV) ha organizado en su sede la mesa redonda La política de control económico y financiero de los clubes y sociedades anónimas deportivas (SAD) de LaLiga. La jornada ha sido presentada por Juan José Enríquez, decano del COEV.

La mesa redonda ha tratado sobre el proyecto de control económico de las SAD y clubs que participan en competiciones oficiales de fútbol de ámbito estatal y profesional que se viene desarrollando desde 2012 y que ha supuesto una significativa mejora en sus indicadores económicos.

Javier Gómez, director general corporativo de LaLiga, ha iniciado su intervención recordando por qué surge el control económico de los clubs a través del panorama que se encontraron antes de ponerlo en marcha en 2012. En aquel momento, “se producía un incumplimiento general de las obligaciones de pago de los clubs con la administración pública, los jugadores, el personal y los proveedores”.

La deuda con Hacienda se situaba, por ejemplo, en el entorno de los 650 millones de euros y el pasivo neto de los clubs multiplicaba por 2,7 la cifra de negocios (sin tener en cuenta a Real Madrid y FC Barcelona). Respecto a los jugadores, se contaba con 340 denuncias por impago por un monto total de 90 millones de euros.

Posteriormente, ha desglosado los principales criterios de este control. A los equipos que cumplen ratios aceptables de solvencia se les solicita únicamente la cuenta de pérdidas y ganancias pero aquellos que no están obligados a presentar junto a las cuentas, su financiación, su tesorería mensualizada, la estimación del cierre de la temporada y las cifras del primer semestre auditadas.

Respecto a las previsiones presupuestarias, la norma establece la aplicación, por ejemplo, de los ingresos y de los costes del año anterior como modelo pero entrando en detalles como las variaciones que puede suponer jugar o no competiciones europeas y la firma de nuevos contratos de patrocinio.

El resultado se refleja por ejemplo en los límites para el gasto de plantilla que puede realizar un club en función de estas variables, una vez se ha valorado y aceptado su presupuesto.

La directora financiera del Valencia CF, Inmaculada Ibáñez, ha reconocido que “el control económico supuso una bendición” aunque, es cierto, que en determinados momentos puede provocar una rigidez. En su opinión, “la norma es objetiva, compleja y cuenta con criterios muy claros” además de coincidir en que resulta más efectiva que la aplicada por la UEFA aunque las sanciones de esta resulten muy duras.

Por su parte, el director financiero del Levante UD, Ignacio García, ha señalado la importancia de este control que “impide que se puedan hacer trampas y que genera una competición más transparente e igualitaria” además de haber salvado de la desaparición a varios clubs. Además, ha recordado que el Levante ya tuvo que realizar ese ejercicio “aunque de manera más rudimentaria” dos temporadas antes de su aprobación, una vez se había convocado el concurso.

Suscríbete a nuestra newsletter