BBVA Research presentó sus previsiones económicas para la Comunitat Valenciana

El PIB de la Comunitat crecerá al menos un 2,4% los dos próximos años

La entidad financiera recomienda para las pensiones el sistema sueco

BBVA Research prevé que el PIB de la Comunitat Valenciana crezca al menos un 2,4% tanto en 2018 como en 2019. De cumplirse estas previsiones, se podrían crear más de 100.000 puestos de trabajo y la tasa de paro se reduciría hasta el 13,3% a finales de 2019. A día de hoy, dos terceras partes de los afiliados a la Seguridad Social que se perdieron con la crisis ya se han recuperado.

Así lo indica el servicio de estudios de BBVA en su último informe ‘Situación Comunitat Valenciana’ presentado hoy por Rafael Doménech, responsable de Análisis Macroeconómico de BBVA Research y Carlos Rodríguez, director de la regional Este de Banca de Empresas y Corporaciones de BBVA.

Para Doménech “el elevado dinamismo del empleo en el arranque de 2018 apunta un sesgo al alza en las previsiones de crecimiento, lo que podría extrapolarse en tasa anual hasta un 2,8% de aumento del PIB, por lo que habrá que estar atentos a la próxima revisión que haga el servicio de estudios para finales de abril”, ha concretado.

Si bien, las previsiones para los dos próximos años constatan cierta “desaceleración” con respecto a 2017 cuando el crecimiento del PIB fue del 3,2%. “El comportamiento favorable de la economía valenciana se debió a algunos componentes de la demanda como el empuje del consumo privado, el repunte de la inversión o la recuperación de las exportaciones apoyada por el aumento del comercio mundial”.

En estos momentos “los vientos de cola no son tan favorables” aunque a corto y medio plazo, “la mejora del entorno exterior, la política monetaria, que continuará siendo expansiva, y el precio del petróleo, que aunque aumentará lo hará de forma moderada, también contribuirán al crecimiento de la economía valenciana”.

Según el informe, la incertidumbre derivada del entorno político en Cataluña podría restar entre tres y cuatro décimas al PIB de la Comunitat en 2018. No obstante, Doménech  ha resaltado que los datos apuntan a que “el impacto, de momento, ha sido muy limitado y transitorio”. “Se han superado con creces las previsiones que hicimos en septiembre pese a las incertidumbres en política económica que se registraron en octubre. Ahora la prima de riesgo está en 90 puntos, frente a los 122 que alcanzó por entonces”, ha subrayado.

No obstante, existen también otros factores que invitan a la cautela como  “la dificultad para continuar sosteniendo el crecimiento del sector turístico, las consecuencias que podrían derivarse de un eventual aumento del coste de financiación, en una economía con un elevado nivel de apalancamiento público y privado, o los efectos sobre los flujos externos del brexit”.

El informe insiste en que siguen siendo necesarias políticas que reduzcan los actuales desequilibrios de la economía valenciana. Así, hay que continuar con la mejora de la percepción de solvencia de las cuentas autonómicas, avanzar en medidas que incrementen la productividad, el tamaño medio de las empresas y aprovechar las oportunidades de la cuarta revolución industrial para mantener e incluso mejorar la competitividad.

Sobre los problemas de infrafinanciación que viene recalcando la Comunitat, Domenech ha apuntado que “existe un consenso técnico respecto a la infrafinanciación, pero falta ahora un acuerdo político, evidentemente mayores ingresos para la Comunitat tendrían un efecto positivo en nuestras previsiones de crecimiento económico”.

Volver a financiarse al mercado

En otro orden de cosas Doménech ha señalado que con un buen nivel de crecimiento económico y un buen sistema de financiación, la Comunitat podrá tener acceso a los mercados, independientemente del nivel de deuda que acumule. El experto entiende que gracias a un aumento del PIB, asociado a mayores ingresos para la Comunitat, descienden los niveles de deuda sobre PIB, aunque en sí misma la deuda no disminuya, como ocurrió entre 1995-1997 cuando los niveles de deuda sobre PIB descendieron del 65 al 36%. “Los mercados se fijan en las expectativas de crecimiento a largo plazo y en la mejora de los ingresos recurrentes que tenga la Comunitat”.

Asimismo, desde la perspectiva económica opina que, una prórroga de los Presupuestos Generales del Estado aceleraría el cumplimiento de los objetivos de déficit previstos. “De hecho, de haberse prorrogado ya en 2017 se podría haber alcanzado el objetivo de déficit holgadamente, incluso situarse una décima por debajo del 3%”, ha constatado el responsable de Análisis Macroeconómico de BBVA Research.

Mirar a Suecia para la reforma de las pensiones

Respecto al debate sobre las pensiones, Rafael Doménech, responsable de Análisis Macroeconómico de BBVA Research se ha mostrado partidario de “no revertir las reformas llevadas a cabo” e “impulsar nuevas que mejoren el mercado de trabajo, tanto en cantidad como en calidad”, pues desde un punto de vista más eficiente y de mayores ingresos es posible empezar a corregir ciertos desequilibrios, ha destacado.

No obstante admite que son necesarias medidas adicionales al sistema de reparto público, como ya han hecho otros países como Suecia. Por ello aboga por “introducir cuanto antes cuentas individuales (nocionales) de reparto, que tengan en cuenta toda la carrera laboral”.

Y asegurar la progresividad mediante pensiones mínimas con una capacidad adquisitiva blindada, que garanticen la suficiencia cuando no se haya cotizado y ahorrado lo necesario. La revalorización de estas pensiones podría estar sujeta, no ya a incrementos del IPC, sino a crecimientos salariales si estos fueran más representativos, ha defendido Doménech.

Suscríbete a nuestra newsletter