La información económica de los líderes

Rafael Climent, conseller de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Trabajo

“La macroeconomía va bien, pero es el momento de subir los salarios”

 / 

Rafael Climent, conseller de Economía Sostenible / Reportaje gráfico: Vicente A. Jiménez

La cohesión social y del territorio, la proximidad con el empresario, asociaciones y ciudadanos, el diálogo, la creación de políticas inclusivas conociendo la realidad del momento y poniendo a las personas en el centro, son solo algunas de las premisas que envuelven los diferentes planes que ha desarrollado la Conselleria de Economía Sostenible para definir el modelo económico de la Comunidad Valenciana.


Documentos relacionados


– ¿Qué es lo más gratificante y lo de menos de este puesto? ¿Cómo ha trasladado la idiosincrasia de la alcaldía de Muro de Alcoy, (1999-2015) a la Conselleria de Economía Sostenible?

– Lo más gratificante para mí es ver cómo, poco a poco, puedes tomar decisiones que transforman nuestra sociedad y cómo los ciudadanos te transmiten que las cosas están cambiando y que están viviendo mejor que hace dos años y medio. Todo ello, partiendo siempre desde el concepto que para mí, la política es “servicio a” y rompiendo con los tabúes de “servirse de”, que venían del pasado.

Como bien ha dicho, he sido 16 años alcalde de Muro de Alcoy, he pasado cuatro elecciones encabezando la candidatura y en cada una de ellas, cuando la gente me daba su apoyo, no saltaba de alegría mientras que mis compañeros y las personas que iban en la lista sí. Yo siempre pensaba en la responsabilidad que acababan de depositar en mí para ir transformando mi pueblo y mi sociedad de la mejor manera posible. Esta es la idea que he tenido siempre de la política y de ostentar un cargo como alcalde y, en este caso, como conseller.

Un gran acuerdo para el comercio

– ¿Cómo se consigue un acuerdo entre los pequeños y grandes comerciantes y que sea beneficioso para todas las partes?

– Ha sido un acuerdo muy complicado debido al posicionamiento de cada uno de los actores del comercio. A pesar de todo, debemos poner en valor el diálogo ya que es fundamental para llegar a consensos y fijar acuerdos. Además, no debemos olvidarnos que en este sector, el problema de los horarios comerciales ha estado judicializado desde el primer momento y que han existido contradicciones entre la ley estatal y la autonómica.

Por lo tanto, puedo hablar de acuerdo histórico porque ninguna de las partes está contenta. ¿Por qué digo esto? Porque si hubiese salido alguien contento del Observatorio del Comercio del pasado 4 de febrero, después de un año y medio de negociaciones, hubiéramos podido decir que “hemos beneficiado a unos y perjudicado a otros” pero, partiendo desde la base de la legalidad que teníamos con la ley valenciana y la estatal, las partes vieron que este acuerdo puede ser útil para el futuro y debemos verlo de manera positiva.

Concretamente, el acuerdo contempla siete zonas en la Comunidad Valenciana de gran afluencia turística que no son València y Alicante y que abrirán 40 festivos desde el 15 de junio al primer domingo de enero. Por su parte, València y Alicante podrán abrir 38 festivos en el mismo periodo. Además, hay zonas de gran afluencia turística que se mantienen como estaban –del 15 de junio al 15 de septiembre– y se que corresponden con zonas de veraneo.

También se ha llegado al acuerdo de que en el resto del territorio, donde no hay declaradas zonas de afluencia turística, abrirán onces festivos y que se concentrarán en la época navideña.
Un aspecto muy importante que también contempla el acuerdo es la desjudicialización de todo los recursos que hay en estos momentos en los tribunales.

De igual manera y gracias a este acuerdo del Observatorio, los consejos de comercio de València y Alicante tienen la potestad, sin ningún voto en contra, de cambiar el acuerdo que tienen en València o Alicante ciudad. Hay que tener presente que la ciudad de Alicante es toda ella zona de afluencia turística, mientras que en València se mantienen las cinco zonas vigentes.

– ¿Qué otras actuaciones se están llevando para fomentar este sector?

– Queremos resaltar el papel de la artesanía en nuestra economía, un sector integrado por 30.000 artesanos, 9.000 empresas y 62 asociaciones o gremios que generan un volumen de negocio de 1.900 millones de euros. Por ello, hemos puesto en marcha el programa de ayudas Avalem Artesanía porque no queremos que se pierda el trabajo artesano.

A este programa se suman otros dos que son Avalem Comerç, para inversiones en equipamiento para el establecimiento; y Emprenem Comerç, del que se podrían beneficiar aquellos que quieran poner en marcha una nueva iniciativa comercial. Para estos tres programas hemos destinado cerca de tres millones de euros.

Por otra parte, uno de los objetivos que nos hemos marcado para este semestre es impulsar los mercados municipales a los que concederemos un distintivo u otro -oro, plata y bronce– en función de criterios como la proximidad, llevar la compra al domicilio…

– ¿Cómo tiene previsto impulsar el comercio digital?

– A través del Plan e-commerce (2018-2023), para el que hemos presupuestado 12,3 millones y que ya vamos a implementar. En él han participado Pateco, Unión Gremial, Covaco, Cecoval y el Centro de Artesanía de la Comunidad Valenciana.

Este plan, con el queremos posicionar al pequeño comercio en la realidad actual, engloba varios ejes de actuación como son la sensibilización; la formación, a través de la cual llegaremos a 12.000 empresarios en el ámbito del e-commerce; y asesoramiento y acompañamiento, dos matices muy importantes ya que el problema que siempre tenemos con autónomos o comercios en los que trabaja una única persona que sino tiene a alguien que les acompañe, no van a interesarse por esta convocatoria y tenemos 55.000 comercios que podrían acogerse a este plan.

Por ello, debemos buscar fórmulas para que les acompañemos de verdad y una de ellas podría ser formar a personas en esta línea través del Servef. También existe la opción de que ellos contraten una persona para un periodo de tiempo determinado.

También nos comprometemos a dar visibilidad a estas buenas practicas a través de proyectos demostrativos para que otros posibles interesados vean que si siguen el modelo puede darles resultados a ellos también. En definitiva, queremos que el comerciante vea la digitalización y la venta online como una oportunidad para su negocio ya que la sociedad camina en esa dirección y no se puede quedar atrás.

– ¿Cómo se está incentivando el emprendimiento en la Comunitat?

– Cuando llegamos al Gobierno nos encontramos con un maremagnum en el ámbito del emprendimiento. Teníamos muchísimos organismos trabajando pero descoordinadamente. Lo primero que hicimos fue construir el mapa del emprendimiento de la Comunidad Valenciana y comprobamos que habían 115 organismos que se dedicaban a esta cuestión. Al final, desde el Consell hemos decidido que los cuatro CEEI sean los que lo coordinen, bajo la supervisión de esta Conselleria.

Además, desde el mismo Consell estamos trabajando en un plan 2018-2023 pero siempre haciendo políticas desde la realidad y desde abajo. De hecho, no entenderé una gestión donde las decisiones vengan única y exclusivamente desde arriba y máxime sin conocer la realidad. Es decir, si hay algo que tengo muy claro como político es que tenemos que hacer que la democracia sea diaria, no que la democracia sea solamente cada cuatro años. Por lo tanto, debemos trabajar poniendo a las personas en el centro porque, de lo contrario, no tiene ningún sentido lo que hagamos en la Conselleria. Si queremos coser el territorio y vertebrar cualquier proyecto debemos pisar el terreno y estar al lado de la sociedad.

Por ello, una de las características más relevantes del plan 2018-2023 está en convertir esas ayudas a la empresa que emprendía en apoyos para el acompañamiento y consolidación del negocio. Hemos comprobado que había muchas ayudas para la puesta en marcha de nuevas empresas pero el 97 % de las que nacían, morían. Por ello, trabajaremos en el acompañamiento y la consolidación de la empresa emprendedora.

– Una vez pasada la tempestad en los institutos tecnológicos, ¿cómo han previsto impulsarlos?

– Cuando comenzamos la legislatura, tuve muchas reticencias con respecto a ellos debido a las problemas que arrastraban. Pero, nos pusimos manos a la obra separando aquellos que habían hecho acciones que no tocaban -Aidico y Aido- con respecto a otros que sí que estaban trabajando bien para impulsarlos como instrumentos dinamizadores de la innovación y de la economía.

Tambien nos encontramos con que les debíamos más de 45 millones. Pero, hablando con ellos y con Redit negociamos cómo hacer frente a esa deuda y pagarla para, a partir de ese momento, potenciarlos a través de dos vías: hacer crecer los presupuestos para ayudarles con dinero público con el fin de que implanten la innovación en las pymes y, por otro lado, buscar la fórmula para adelantar ese dinero con el fin de que no tengan problemas económicos en su día a día. Después de todo, en 2016 presupuestamos 22 millones de euros; en 2017, alcanzamos los 28 millones; y para 2018, hemos previsto 38 millones. Con estas cifras, estamos a muy poco de los números precrisis (2007-2008) que esperamos superar en 2019. Siempre bajo la premisa que tiene este Gobierno de trabajar la innovación como instrumento dinamizador de la economía: o innovamos o innovamos, no hay otra manera de mejorar la productividad y de diferenciarnos en el mercado.

– ¿Cómo ha resuelto su situación patrimonial?

– Este es uno de los problemas que nos transmitieron en su momento y, si todo va bien, en pocos meses podremos firmar en la notaría la cesión por 99 años de esos terrenos de la Generalitat a los institutos tecnológicos.

Un nuevo modelo productivo

– ¿Cómo están incentivando la industria valenciana, que ya representa el 20 % del PIB?

– El Botànic se comprometió a cambiar el modelo productivo y económico que había en ese momento y, para ello, se fijaron cuatro pilares fundamentales.
El primero de ellos era la reindustrialización de nuestro territorio. Cuando llegamos en 2015, la industria representaba el 14 % del PIB y yo me comprometí, en mi primer discurso en Les Corts, a llegar al 20 % del PIB en esta legislatura. En estos momentos estamos ya muy cerca y, todo ello, gracias a que el empresariado se ha concienciado de que el camino para mejorar la vida de las personas de nuestro territorio reside en la industria ya que esta genera, estabilidad y empleo de calidad. De hecho, si en España se han creado cerca de 170.000 puestos de trabajo en la industria, el 50 % de ellos han sido en la Comunidad Valenciana, una situación que se ha dado, prácticamente, en todos los sectores. De hecho, hemos agotado en ayudas 1.800.000 euros para diez sectores -el mármol, mueble, juguete, metal, calzado, cerámica, química, plástico…-.

Apuesta por la industria 4.0

También estamos apostando por la digitalización de nuestras industrias ya que debemos ir hacia el conocimiento y hacia la eficiencia y vamos a implementarla con 13 millones de euros.

Y en esta línea, el segundo pilar es la innovación y además del presupuesto que hemos destinado a los institutos tecnológicos y que ya he comentado, estamos invirtiendo más de 20 millones de euros en innovación para aquellas empresas que quieran hacerlo por si mismas.

En este punto quiero destacar el papel de la Agencia Valenciana de la Innovación que ayudará a coordinar el sistema de la innovación valenciana y que actualmente está contratando al personal por lo que no creo que tarde en echar a andar ágil y rápidamente.

Igualmente, desde Consell estamos apostando por la innovación porque es la base para diferenciarnos y fomentar una mayor productividad ya que genera más bienestar en la ciudadanía y salarios más altos.

En esta línea, quería recalcar que la macroeconomía está funcionando bien pero quiero transmitirle al empresariado que es momento de subir los salarios y hacer que la microeconomía funcione.

El tercer pilar ha sido la exportación de nuestros productos y servicios que nos ha salvado de la crisis. El empresario valenciano está ofreciendo en un mercado global productos con diseño, calidad, posicionamiento de marca… que están teniendo una muy buena acogida como así lo demuestran las cifras de exportaciones. Concretamente, en estos dos últimos años, hemos conseguido que 1.063 empresas más exporten.

Por ello, y para continuar creciendo en esta línea, hemos lanzado Comença a Exportar, un plan que estamos desarrollando junto con los ayuntamientos y que está coordinado entre los gobiernos central y autonómico y las cámaras de comercio, algo que no sucedía, porque esto era un reino de Taifas y cada uno iba a la suya. Por ello, quiero destacar nuestra capacidad para trabajar conjuntamente con diferentes instituciones, algo que no era habitual en la política anterior. De hecho, este Consell está haciendo las cosas de otra manera y esto es solo un pequeño ejemplo, pero podríamos poner muchos más y no solo de esta Conselleria. Y esto, ¿cómo se consigue? hablando mucho con la gente y estando próximos a la realidad.

Por un modelo energético más sostenible

Y por último, el cuarto pilar está relacionado con todo aquello que tiene que ver con la transformación del modelo energético ya que en muchas empresas, la energía representa el 25 % de sus costes de funcionamiento. Si conseguimos aminorarlo, las ganancias de la empresa serán mayores. Para solucionar esta cuestión hemos puesto en marcha el Plan de Energía Sostenible de la Comunidad Valenciana para 2020 cuya finalidad está en transformar el modelo energético caminando hacia la eficiencia y el autoconsumo, dos ámbitos para los que tenemos ayudas. En definitiva, queremos descarbonizar nuestra economía y potenciar las energías alternativas como la eólica, la fotovoltaica…

– ¿Y cuál sería la fórmula ideal para conseguir estos cuatro pilares?

– Dejando de lado, de una vez por todas, la especulación de la que veníamos. Tenemos que ir hacia una economía real para poder crecer de una manera cohesionada y estable en nuestro territorio, de lo contrario todo son burbujas. Y todo ello, bajo el paraguas del Servef, desde donde se está haciendo un trabajo muy importante para cambiar las dinámicas formativas que había hasta este momento y ofrecer una formación individualizada a las empresas, una vez que hemos escuchado sus necesidades.

El cooperativismo en el ADN

– Usted es un gran defensor del modelo cooperativo. ¿Qué políticas están llevando a cabo para incentivarlas?

– Yo, como persona, llevo en el ADN el mundo cooperativo y, por lo tanto, todo lo que sea poner en el centro a las personas, siempre me encontrarán. Pero, además, las cooperativas también fomentan el territorio y la sociedad donde están ubicadas. Y como no podía ser menos, son importantes en el desarrollo del modelo económico que estamos impulsando porque trabajamos proyectos que implican solidaridad, justicia social, transparencia, que sean lo más democráticos posibles y, sobre todo, que sean sostenibles con el objetivo de ganar, día a día, el bienestar de las personas. Y esto es, precisamente, lo están haciendo las cooperativas.

En el mundo de las cooperativas me siento a gusto. De hecho, trabajamos con codo con codo para que crezcan en nuestro territorio. Para ello, y por primera vez, después de aprobarse la ley de 2014, hemos llevado adelante el Plan Bienal del Cooperativismo cuyo rasgo más relevante es la coordinación y generación de sinergias entre todas y cada una de las Consellerias que tenemos cooperativas. Y por primera vez también tenemos un plan con presupuesto. Para 2018 hemos destinado una partida de 6 millones y medio. El plan consta de varias líneas estratégicas como son el desarrollo empresarial sostenible y societario, empleo y desarrollo territorial, financiación de las cooperativas, divulgación, investigación, formación y consolidación de las cooperativas y consolidación institucional.

– Su Conselleria se ha comprometido a desarrollar el objetivo Territorio y Competitividad (Pyme e Industria) para consolidar una red territorial de agentes de proximidad en la Comunidad Valenciana. ¿Puede explicarnos en qué consiste?

– Desde la Conselleria hemos detectado que la ciudadanía y las empresas no conocen las ayudas que lanzamos desde la Administración. Para solucionar este problema, crearemos una red de agentes de proximidad con los medios que tenemos -ADL, CEEI, asociaciones territorializadas…- Estos agentes, además de transmitir al máximo de empresas posibles la información sobre ayudas, les ayudarán a cumplimentar la documentación.

– Por primera vez, el Servef ha realizado, con el apoyo de las universidades (UV, Universidad de Alicante y la UJI), un análisis científico de la realidad laboral valenciana con perspectiva territorial (Avalem Territori). ¿Cuáles son los datos más relevantes que ha arrojado este estudio?

– El proyecto nos permitirá implementar políticas de formación y de empleo en función de las necesidades territoriales. Con ello, lo que quiero decir es que debemos singularizar las políticas en el ámbito de la formación y el empleo basándonos también en los clústeres.

Pero este estudio va un poco más allá ya que, no solo ha detectado temas estrictamente formativos, incluye también un estudio forestal, cultural… Al final, hemos hecho una radiografía momentánea pero viva de la Comunidad Valenciana que nos permitirá planificar políticas futuras y trabajar con rigor. Venimos de una época en la que todo era estándar y las políticas eran generalistas y no toca. Si queremos que este territorio esté cada vez más cohesionado debemos desarrollar políticas singulares para cada una de las zonas.

Pioneros en regular las áreas industriales

– ¿En qué situación se encuentra la Ley de Modernización y Gestión de las Áreas Industriales?

– Es una ley pionera en España que el sector, con el que hemos trabajado conjuntamente, venía reclamando desde hace tiempo.

El objetivo final está en mejorar los polígonos industriales a través de ayudas. La ley marcará el camino presupuestario de ayuda continuada por parte de la Administración a los polígonos y, por otra parte, implicamos a sus propietarios para que implementen esas necesidades. Es decir, nos obligan a la Administración a tener mucho cuidado con esas áreas porque dinamizan la economía y mejoran nuestra sociedad.

Otras de las actuaciones que hemos llevado a cabo ha sido clasificar las zonas industriales en función de sus dotaciones y servicios -básica, consolidada y avanzada- a través de la cual ofreceremos unas ayudas u otras y quedarán reflejadas en los presupuestos.
Otra de las ventajas de esta ley y que nos va a permitir planificar el futuro desde la base y el conocimiento, es la posibilidad de contar con un mapa de todas las áreas empresariales que hay en la Comunidad Valenciana y que no existía hasta el momento y que reflejará incluso las que se van a proyectar.

Esta ley, además, potencia la gestión del polígono entre el ayuntamiento y la asociación, una medida que contribuirá a que todas las áreas empresariales estén más cuidadas ya que no debemos olvidar que también forman parte del municipio.

En cuanto al apoyo económico que han recibido desde esta Conselleria, en 2017 presupuestamos ayudas para 9 comarcas y en 2018 y 2019 dotaremos a las que no apoyamos económicamente en 2017. Para este año, hemos presupuestado 24 millones y vamos a intentar superar esta partida en 2019.

Con todo ello, podemos decir que, aun no teniendo la ley, es la primera vez que un Consell en toda la democracia apuesta por mejorar en servicios las áreas industriales.

Suscríbete a nuestra newsletter