Navarro hace un llamamiento a la unidad tras la conversión de la CEV en patronal autonómica

La CEV se ha convertido esta mañana en la patronal autonómica, tras la aprobación de sus nuevos estatutos. La Asamblea ha contado con la participación de 276 empresarios, que representan el 75% de su base.

En su intervención, Salvador Navarro ha destacado la participación de empresas, federaciones y asociaciones en la fase de borrador de los nuevos estatutos, “normas de funcionamiento -ha dicho-, que garantizan a los asociados que todas las empresas, sectores y territorios de la Comunidad están bien representados y sus intereses bien difundidos”. 

Navarro se ha referido a la misión de la CEV como un “modelo de organización autonómica que vertebre e integre la representación empresarial de la Comunitat Valenciana y que sea, además, solvente e independiente. Una organización en la que todas las empresarias y empresarios de los diferentes sectores y territorios de la Comunidad se sientan bien y sientan propia”. 

El presidente de la CEV ha dado la bienvenida a los nuevos asociados de Alicante y Castellón, tanto empresas como asociaciones, que se han sumado al proyecto en los últimos meses (la federación del Metal de la Porvincia de Alicante, FEMPA; la Asociación de Ceramistas de Castellón, ASCER; la Asociación de Empresarios Textiles de la Comunidad Valenciana, ATEVAL; la patronal hotelera HOSBEC; la Asociación de Fabricantes de etiquetas, ANFEC; etc.), al tiempo que reiteraba -aludiendo a las resistencia que todavía se aprecian en algunos sectores empresariales alicantinos-, que la nueva patronal autonómica está “abierta a todas las empresas, sectores y territorios de la Comunitat Valenciana que quieran sumar a nuestro proyecto. Todos tienen cabida y para todos estarán abiertas siempre las puertas de la CEV“.

A continuación, Navarro se refirió a la financiación de la organización y aseguró que el presupuesto se nutre en un 60% de las cuotas de los asociados, reduciendo de forma notable los ingresos procedentes de la Administración, lo que “hará posible que nuestros posicionamientos sean también solventes e independientes”. 

Por último, el presidente de la CEV recordó que este año se celebraba el 40 aniversario de su fundación, pero que debido a la crisis institucional que han sufrido las asociaciones empresariales no se convocó ningún acto conmemorativo. “Hemos querido esperar -concluyó- a todos los que hoy somos la CEV, y a los que entonces seremos, para celebrar los actos de aniversario con nuestra nueva y ampliada base asociativa” en actos, jornadas y conferencias que tendrán lugar en todo el territorio autonómico bajo el lema “40+1. Somos más”. 

Próximas elecciones y nuevos estatutos

En su intervención, Salvador Navarro anunció que, tras el primer trimestre de 2018, se convocará una nueva asamblea general de carácter electoral, para renovar la Junta Directiva, Comité Ejecutivo y elegir a los presidentes de los Consejos Empresariales Provinciales (nuevo órgano de carácter territorial en la CEV autonómica). A partir de ese momento empezarán a funcionar los órganos de gobierno de la nueva Confederación -con reuniones que tendrán carácter rotatorio en los tres territorios de la Comunidad- y, una vez consolidado el funcionamiento de los nuevos equipos, a finales de 2018 o primeros de 2019 se convocarán elecciones para la Presidencia.

La asamblea general de la Confederación aprobó con carácter definitivo las cuentas anuales correspondientes a 2016 (que habían sido aprobadas provisionalmente en marzo) y, lo más importante, aprobó los nuevos estatutos de la entidad. Varias son las novedades que incorporan dichos estatutos, y la más relevante de ellas es la creación de los ya citados Consejos Empresariales Provinciales, que se elegirán, obviamente, de entre los afiliados a la Confederación de una misma provincia.

Los nuevos estatutos contemplan la posibilidad de crear diferentes comisiones internas de trabajo y establecen la creación preceptiva de la Comisión Económica (con plenos poderes de supervisión y control sobre las cuentas de la entidad y es la encargada de nombrar al auditor externo de la CEV), y la de Buen Gobierno, encargada de vigilar el cumplimiento del Código de Buen Gobierno Corporativo de la entidad.

Con respecto a la Presidencia, se limitan a dos de cuatro años los periodos de mandato consecutivos que puede ostentar una misma persona, y se exige para le elección de presidente que el candidato electo haya obtenido, al menos, el 40% de los votos emitidos en la votación. De no ser así, se repetirá la votación de los candidatos presentados, eliminándose en cara ronda de votos al que menos sufragios haya conseguido.

Suscríbete a nuestra newsletter