La información económica de los líderes

M. Guirado: “A pesar de las condiciones favorables, el crecimiento inmobiliario es asimétrico”

Forinvest, el mayor espacio de networking financiero-empresarial de España, y la firma Gesvalt, sociedad de tasación especializada en consultoría y valoración, han organizado esta mañana en Bolsa de Valencia una  jornada donde se ha analizado la transformación que atraviesa el sector inmobiliario español.

Manuel Illueca

Manuel Illueca

Manuel Illueca, director general del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF), ha introducido la jornada con una visión general de los objetivos que la han motivado: “Es hora de recuperar el valor de los activos inmobiliarios, entre otras muchas cosas, porque generalmente la vivienda es la principal inversión que hacemos en la vida”.  “No es justo -ha subrayado- que el sector inmobiliario siga anclado a la rémora del pasado que le identifica como el gran protagonista de la crisis; las verdaderas causas provenían de otros ámbitos, ya que fue la regulación del sector financiero la que realmente provocó la burbuja”.

Ha indicado que en la actualidad “el viento de cola es favorable: las condiciones macroeconómicas son estables, la inflación se mantiene controlada y el Banco Central Europeo vigila la aparición de posibles burbujas”. También ha avanzado que “el mayor dinamismo del mercado interno prevé para 2018 una demanda de 550.000 viviendas a las que se une el auge del alquiler”.

Illueca ha dado paso a la ponencia de Luis Martín Guirado, director corporativo de negocio de la consultora Gesvalt, quien ha resaltado la “visión independiente” que aporta la entidad ya que “nosotros no compramos ni vendemos, sino que efectuamos valoraciones que provienen de estudios realizados a inmobiliarias, entidades financieras y cualquier otro tipo de agente vinculado con el sector”.

En su charla, “Visión y perspectivas del mercado inmobiliario español”Martín Guirado ha hecho notar “la gran velocidad a la que cambian las cosas en España: en 2014, cuando estaba en la Sareb, no se vendía nada y parecía imposible hacerlo: apenas dos años y medio después, todo es diferente”. Sin embargo, a pesar de los buenos datos de crecimiento que repercuten en la mejora de la salud del sector, ha alertado de que “el crecimiento inmobiliario es asimétrico: en primer lugar, seguimos sin solucionar el principal problema, el paro, y la población envejece, lo que genera dudas sobre la futura aparición de nuevos activos en el mercado”.

Las razones de la asimetría no terminan ahí. Por un lado, se ha producido “un cambio de paradigma en las nuevas generaciones, que compran menos por su bajo nivel de ingresos y se inclinan por el alquiler. No compran y ellos son el sustrato del crecimiento”. Una situación que ha traído como consecuencia lo que Martín Guirado ha calificado como “la profesionalización del alquiler, aunque los datos indican que los propietarios que deciden alquilar sus bienes “los suelen poner a la venta al cabo de 3-5 años“, y esta salida de nuevos activos habrá que tenerla en cuenta.

El director corporativo de Gesvalt se ha detenido en un nuevo agente que ha irrumpido con fuerza y ha contribuido de manera notable a la transformación del sector: las Socimis, acrónimo de  Sociedades Anónimas Cotizadas de Inversión en el Mercado Inmobiliario, cuyo principal objetivo es ayudar a promover el mercado de alquiler. De hecho, las ha señalado como “el gran catalizador del cambio desde hace tres años, y mucho dinero seguirá entrando en ellas. Ahora hasta la Sareb es una Socimi”.

Todo este análisis no anula en absoluto la buena salud general del mercado y las grandes oportunidades que va a traer consigo: “No hay un sector promotor lo bastante fuerte para entregar las 150.000 viviendas nuevas anuales que desea el Estado. Si a eso unimos que Madrid y Barcelona está sobreseídas, porque no todo se va a hacer en la Castellana o en el Paseo de Gracia, se abre una inmensa oportunidad para el resto de Comunidades Autónomas y ciudades como Valencia y Alicante. Lo que antes se invertía en el centro de las dos grandes capitales ahora se puede invertir en la calle Colón, siempre y cuando las administraciones locales favorezcan las oportunidades para ello”.

En definitiva, “hay financiación, hay liquidez, España vuelve a estar de moda como mercado inmobiliario pero las modas pasan: nunca ha sido más importante valorar adecuadamente si conviene comprar o vender” , concluyó Martín Guirado.

Suscríbete a nuestra newsletter